Home
Home



EL "BALA" ECHEVERRÍA
                          

(Por LC / Relatos verídicos recopilados por el autor)
 

   


Hombre de campo..."solo"

Nacido y criado en el campo. Bien criollo, rústico y fiel como he visto pocos. Trabajó muchos años con mi padre, por quien sentía una gran admiración y respeto.

Medio retacón, de boina, bombachas y alpargatas, estaba como pegado al paisaje de la pampa.

De unos cincuenta años, soltero, compartía sus tristezas y alegrías con dos cuzcos mejor cuidados que el dueño. Eran toda su familia. Discutían entre los tres. El diálogo era casi continuo, y las discusiones tupidas...pero nunca llegaban a los hechos.

Historias de La Pampa - Leonardo Castagnino El Pancho y el Gordo

Dos cuzcos de la misma cría, retacones y mal entrazados, eran toda su pasión y sus desvelos.

Tuvo la mala suerte que mi padre, al cruzar un yuyal con la camioneta, no lo vio al “Pancho”, talvez distraído o enredado entre las quinuas, y lo pasó por arriba con la camioneta. No lo mató, pero lo estropeó bastante. Lo cargaron el la camioneta y lo llevaron “pa´las casas”. Pero no tuvieron suerte y no pudieron salvarlo.

Lo enterraron cerca de la casa, con la presencia de todos los perros de la estancia, como en un cortejo. El Bala estaba desconsolado.

Al tiempo estábamos haciendo un asado con mi padre y “El bala”, y teníamos cerca y de observador al “Gordo”. En un momento el Bala se da vuelta, lo ve al Gordo que nos miraba, y se largó a llorar:

- Pobrecito...todavía se acuerda.!!!

Te la canté, Gordo, te la canté.

Estábamos haciendo pasar por la manga unos novillos medios chúcaros, y el Gordo encarnizado, chumbando la hacienda.

-Juera gordo, sali de´áhi que te vas a ligar una patada – le decía Bala – salí de´áhi que te van a estropear – pero el Gordo encarnizado nomás...

En una de esas, un novillo le acomodó una patada que lo hizo recular como tres metros...

- te la canté Gordo...te la canté.

El Tiburcio.

Como se le habia muerto El Gordo, para consuelo de Bala mi padre le consiguió un reemplazante: el “Tiburcio”.

Un día estábamos trabajando con hacienda en el corral. Lo hacíamos “de a pie”, despacio, porque era hacienda cruza, medio arisca.

El Bala andaba por el campo, y los cuzcos quedaron en “las casas”. En el corral la peonada era bastante numerosa: mi padre, mi hermano y el hijo, mis dos hijos y yo, y por supuesto “el gordo” y “el Tiburcio”.

Entre los gurises que eran chicos, la hacienda arisca y los dos cuzcos que no hacian caso, la cosa estaba medio complicada.

En un momento, para “correr” los perros, agarro un palo y se los tiro, como para asustarlos, - “fuera” – les grito, con tal mala suerte el palo girando en el aire, le dió justo en la nuca al Tiburcio, que quedó patas pa´arriba.

Se arrimaron los gurises, y uno pregunta:

-que pasó?
-...lo pateó un novillo – apuré la respuesta.
-No – dice Juan, mi hijo menor – si le pegaste un palo.
-No,...lo pateó un novillo- le dije con autoridad.

Yo me quería morir... Pensé que lo había matado, y no sabia cual era la explicación que le pudiera dar a Bala cuando llegara.

El pibe mío se fue para la casa, donde estaban haciendo el asado, y llegó con la noticia:

-Al Tiburcio lo pateó en novillo...aunque de verdad le pagaron un palo.

Menos mal que al rato el perro reaccionó, y a Juan mío lo convencieron que no le dijera nada a Bala, porque “se va a poner triste”.

No pasó nada, pero Juan a cada rato le decía a la madre:

-¿le digo o no le digo?

...es que para Juan, Bala era su mejor amigo...

Ya están enterados de todo.

El Bala era un fumador empedernido. A la larga, lo tuve que llevar a operar “al clínicas”.

Cuando llegamos a Buenos Aires pasamos por lo de mi padre, que ya “estaba retirado”. Apenas se saludaron, mi padre pregunta.

- Que tal Bala…¿y los perrros?
- Quedaron con los Macrino (unos vecinos)...pero....ya están enterados de todo...

Bala en la Yerra (por Juan C) Bala ordeñando (por Juan C)


Leonardo Castagnino
Copyright © La Gazeta Federal / Leonardo Castagnino

Obras de Leonardo Castagnino Ver más anécdotas en el : Indice

Fuente:

- Castagnino Leonardo Historias de La Pampa. Anecdotario
- www.lagazeta.com.ar

La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Compartir en:






Inicio