Home
Home


LOS BANCOS CENTRALES
                          

Escudo de la Federal Reserve


(01) La economía de los EEUU
(02) La Reserva Federal
(03) Banco de la Provincia de Buenos Aires
(04) El Banco Central Argentino
(05) Opiniones de personalidades internacionales
(06) Fuentes.
(07) Artículos relacionados.


LA ECONOMIA DE LOS EEUU

A principio del siglo XX, el desarrollo de Estados Unidos continuaba con gran fuerza. Tan solo en la primera década fueron admitidos como inmigrantes 8.795.000 inmigrantes. La población total del país subió a 92 millones. El campo era activamente cultivado. Crecían pequeñas, medianas y grandes empresas. Prosperaba todo aquel que aportara laborioso esfuerzo.

Se imponía con grandes logros, el sano mecanismo de producir, de organizar, de mejorar la productividad, de bajar costos y de hacer accesible a las masas la adquisición de mucos bienes a que antes no tenían acceso. Era el triunfo de la economía basada en el trabajo.

Pero paralelamente a ese progreso se desarrollaba un cáncer económico-político. A diferencia de la mayoría de agricultores y empresarios, un pequeño grupo de super-magnates tenía metas que rebasaban el área de la sana economía.


RESERVA FEDERAL

Ese grupo – encabezado por Bernard Mannes Baruch, Henry Morgenthau y Jacobo Schiff- apoyó a Woodrow Wilson para que llegara a la presidencia, en la que estuvo entre 1913 y 1919. Aparentemente a cambio de ese apoyo, lograron en 1913 que Wilson y varios legisladores votaran la ley conocida como “Federal Reserve Act”. Fue un triunfo importantísimo para ellos.

Warburg fue el primer presidente del “Federal Reserve Board”, organismo que en lo sucesivo se encararía nada menos que de la emisión de dinero.

El F.R.B. disponía de fondos privados y sus directores eran banqueros privados. La facultad de controlar las alta finanzas ya no dependería del Congreso de la Unión, sino de unos cuantos magnates. Se alegó el pretexto de que así se separaba la fundón política de la función económica de crear dinero. De esa manera el Estado cedía el manejo económico.

En la práctica, unas cuantas dinastías (con el Nacional City Bank de Nueva Cork, la John Pierpont Morgan, la Huhn, la Loeb and Companý y el First Nacional City Bank) adquirían una influencia arrolladora en el campo económico-político, pudiendo por intermedio del crédito, beneficiar o perjudicar a distintos sectores. Incluso el Estado tendría que acudir al Federal Reserve System cuando necesitara dinero y pagaría intereses por él.

En esta forma no tenía cabida la gigantesca maquinaria económica de todo el país. Millones de ciudadanos que producían bienes y servicios quedaban al margen o indirectamente supeditados a ella.

En otras palabras, no era una maniobra de la libre empresa, de la economía libre. Era la obra de un pequeño grupo de hombres cuyo móvil no consistía únicamente en controlar más riqueza, sino en adquirir poder político.

Para protegerse en el campo legal, lograron situar en la Suprema Corte de Justicia a Louis Dembitz Brandeis, conocido izquierdista de la Universidad de Harvard. La Barra de Abogados protestó, pero no consiguió nada. La Ley Sherman – que en teoría tendía a limitar el poder de los grandes magnates- quedó prácticamente inoperante.

Entre tanto, en Gran Bretaña ocurría algo parecido con el Banco de Inglaterra, controlado por Rotschild, Lazard, Oppenheimer, Warburg, Seligman, Samuel Montagú y otros.

Fuentes:

- Salvador Borrego. Infiltración Mundial.
- Salvador Borrego. El supra capitalismo.


BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Rosas se recibió del mando el día 13 de abril de 1835, y su obra es beneficiosa a pesar de las luchas que sostiene con los enemigos de la causa. Nombró colaboradores de su gobierno a personas de reconocida capacidad: Felipe Arana, en el Departamento de Gobierno y Relaciones Exteriores; don José María Roxas y Patrón, en el de Hacienda y al general Pinedo, en el de Guerra y Marina.

Entre los importantes decretos merece especial mención el que funda, sobre el extinguido Banco Nacional, la Casa de Moneda de Buenos Aires. "En atención a que la carta del Banco Nacional ha terminado: Que la moneda corriente está exclusivamente garantida por el gobierno, quien es deudor de ella al público: que el Banco sólo ha prestado al tesoro del Estado la estampa de sus billetes, y que el gobierno es accionista del establecimiento por casi tres quintas partes de su capital, el decreto a que me refiero declara disuelto el Banco Nacional y nombra una junta para la administración del papel moneda, la cual junta, asociada a seis directores del extinguido Banco, debe proceder, además, a la liquidación de este con la debida prudencia y sin violentar la operación".

En los subsiguientes artículos de tal decreto, que es más bien una carta orgánica del nuevo establecimiento, se confiere a éste el privilegio fiscal para el cobro de los créditos a su favor, y se indica las operaciones que efectuará bajo la dirección de la junta nombrada por el gobierno y compuesta de don Bernabé Escalada como presidente, y de don Joaquín de Rezábal, Juan Alsina, Manuel Blanco González, Miguel de Riglos, David Weiler y Laureano Rufino, personas todas ventajosamente conocidas.

Así nació el Banco de la Provincia de Buenos Aires, este coloso que ha llamado después la atención de los gobiernos; que ha contribuido con sus fuerzas a consolidar las instituciones libres de la República, vinculándose estrechamente a la grande obra de la nacionalidad argentina, como asimismo al desenvolvimiento del progreso y adelanto material del país.


Banco Central Argentino EL BANCO CENTRAL ARGENTINO

En 1956, Argentina entra en el Fondo Monetario Internacional; se suprimió el control nacional del Banco Central, y se lo sometió a las normas del Banco de Inversiones de Basilea (Bis), cuya sede está ubicada en la ciudad suiza del mismo nombre, y funciona como un Banco Central de Bancos Centrales.

Es un banco privado propiedad de los Bancos que integran el G-6, grupo de directores de Bancos Centrales de los países industrializados, cuyas empresas financieras multinacionales manejan los bancos que de él dependen, entre ellos, el de Argentina, como si fuera una logia. Sir Andrew Large, del Directorio del Banco de Inglaterra, también integra el grupo del Banco de Basilea.

Proyecto de Sir Ottto Niemeyer

Sir Otto Niemeyer, director del Banco de Inglaterra, fue el autor del proyecto del Banco Central. Este Banco quedó en manos de técnicos que respondían a su presidente el inglés J.J. Powell, que vino especialmente con tal objeto desde Inglaterra, para que se hiciera todo bajo su control.

Los dictámenes del Sr. Niemeyer resultaban irrevocables para el Poder Ejecutivo. Como consecuencia de este proyecto nuestro país ha tenido, salvo el período de su nacionalización (1947-1955) no solamente los bancos de descuento en manos de particulares, sino, el Banco Central y emisor de su moneda en manos extranjeras.

Este proyecto constituyó un grave error: trasladar instituciones elaboradas en el extranjero, sin tener en cuenta la vida y las peculiaridades de nuestro país; si bien ellas podían aplicarse con éxito en una colonia del imperio británico, atacaba la independencia, idiosincrasia y estructura institucional argentinos El gobierno “democrático”, de un país, no puede hacer nada en absoluto, con respecto al Banco Central, que, por su carta orgánica es una entidad autárquica. El Estado Nacional, cuya misión primaria y fundamental es preservar el valor de la moneda está sujeto a las órdenes de este banco en la planificación y ejecución de la política monetaria.

En la República Argentina, el Banco Central funciona como un ente autárquico, es decir que el Estado, por la propia ley del Congreso que lo creó, no puede intervenir en sus decisiones, controlar su gestión, o su administración. Este banco, en efecto, se apodera de todo y lo monopoliza todo sin comprometer capitales. Con su anexo la “Casa de la Moneda”, puede emitir dinero sin ningún tipo de límite.


OPINIONES DE PERSONALIDADES MUNCIALES

Thomas Jefferson: Presidente de los EE.UU.).

“Yo creo que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que los ejércitos permanentes”...“Si el pueblo norteamericano alguna vez permite a los bancos privados controlar la emisión de su moneda, primero por medio de la inflación y luego por la deflación, los bancos y las corporaciones que se crearán alrededor de los bancos... privarán al pueblo de toda propiedad hasta que sus hijos despertarán sin techo en el continente que sus padres conquistaron”. “El poder de emisión debería ser retirado a los bancos y restaurado al pueblo, a quien pertenece en propiedad”

Abraham Lincoln: (Presidente de de los EE.UU.) (Asesinado en un atentado)

“El poder del dinero rapiña a la Nación en tiempo de paz y conspira contra ella en tiempo de adversidad. Es más despótico que la monarquía, más insolente que la autocracia. Denuncia como enemigos públicos a todos aquellos que cuestionan sus métodos o arrojan luz sobre sus crímenes”.

“Yo tengo dos grandes enemigos, el ejército sureño en el frente y los banqueros en la retaguardia. De los dos el de mi retaguardia es mi gran enemigo. (Como la más indeseable consecuencia de la guerra)... las corporaciones han sido entronizadas, sobrevendrá una era de corrupción a altos niveles. El poder del dinero del país se esforzará en prolongar su reinado trabajando en perjuicio del pueblo hasta que la riqueza sea concentrada en las manos de unos pocos y la república será destruida.”

James A. Garfield: (Presidente de los EE.UU.) (Asesinado)

“Cualquiera que en un país controle el volumen del dinero es el amo de la industria y el comercio”. (Este presidente fue asesinado como “un loco suelto”).

John Adams: (Embajador de EE. UU. en Gran Bretaña - 1861/ 68).

“La historia registra que los cambistas (banqueros) han utilizado toda forma de abusos, intrigas, engaños, y de medios violentos para mantener su control sobre los gobiernos mediante el control del dinero y su emisión”

Reginald Mc.Kenna: (Miembro de la Cámara de los Comunes, 1924).

(Dirigiendo la palabra en el Midland Bank.) “Me temo que al hombre de la calle no le gustaría saber que los bancos pueden crear y de hecho crean dinero. El volumen del dinero en existencia varía solamente con la acción de los bancos acumulando o reduciendo los préstamos. Los que controlan el crédito de una nación dirigen la política de su gobierno y tienen en sus manos el destino del pueblo”

Sir Josiah Stamp: (Presidente de Ferrocarriles Británicos y del Banco de Inglaterra.)

(Dirigiéndose a 150 profesores de la Univ. de Texas).

“El sistema bancario fue concebido en la iniquidad y nació en el pecado. Los banqueros internacionales poseen la tierra. Quitadles todo lo que tienen, pero dejadles el poder de crear depósitos (promesas de pago), y con unos cuantos plumazos crearán los suficientes depósitos para recuperarlo todo otra vez”.

“Pero si le quitáis el poder de crear dinero, todas las grandes fortunas desaparecerán, incluyendo la mía. Éste será un mundo mucho más feliz. Pero si continuáis siendo esclavos de los bancos y pagáis los costos de vuestra propia esclavitud, dejadles continuar creando depósitos”.

Dr. Carlos Ibarguren

Dr. Carlos Ibarburen, que fue consultado pero desoído en aquel tiempo, señaló entonces "El grave peligro que traía consigo el Banco del señor Niemeyer". . .Concluía afirmando que "no era conveniente en materia tan trascendente el implantar instituciones elaboradas en el extranjero, sin tener en cuenta la vida y las peculiaridades del país, y que si bien ellas pueden aplicarse con éxito en una colonia del imperio británico, choca con la independencia, la idiosincrasia y la estructura institucional argentina.”

“Pero felizmente, nuestro régimen bancario establecido por la ley 12.962, de Marzo de 1947, que dio fuerza legal a los decretos dictados sobre esa materia en 1946, transformó fundamentalmente la organización y la política bancaria en nuestro país.” (Esta Ley 12.962 fue derogada en 1956)

“El Banco Central que tenía como función esencial la estabilidad del valor de la moneda, según la balanza del comercio exterior, finalidad ligada al sistema liberal, en el que nuestra economía estaba al servicio de la moneda, tiene ahora por objeto, de acuerdo con la nueva ley atender primordialmente por la salud de nuestra economía".

"Con ese objetivo, el Banco Central no es ya únicamente un regulador del volumen del crédito interno, sino también, un rector de la economía nacional, en cuanto por su ordenamiento, tiende a un más alto nivel de vida humana. Por la nacionalización del Banco Central, este organismo ha sido puesto al servicio de la comunidad nacional y se ha impedido que continuara desarrollando una acción que sólo favoreció a los intereses de las finanzas internacionales".

"Muy claramente se afirmó, el motivo de la nacionalización de dicho banco fue, que la "moneda y el crédito deben estar subordinados a la economía y no la economía a la moneda y al crédito". La tiranía del dinero, manejado por manos foráneas, había impedido hasta entonces un desenvolvimiento armónico de nuestra economía.”

“La nacionalización del Banco Central y, por ella, el contralor del estado sobre todo el régimen bancario y crediticio debe ser mirado pues, como un modo necesario para orientar la economía del país y evitar que los bancos contraríen o, por lo menos, neutralicen la acción del gobierno. Ahora bien, este cambio que debemos a la visión y a la acción de un gran patriota, debe quedar definitivamente incorporado a nuestra constitución, para que lo que ha sido el prodigio de un hombre perdure por la grandeza de un sistema.”

“El Banco Central no debe jamás volver a ser el Banco del Señor Otto Niemeyer, ni los bancos pueden ser en el futuro aliados de empresas mercantiles, que busquen en la competencia de su acción un ilimitado provecho individual”.

“Antes, bajo el dominio del capitalismo, el dinero era el fin de la actividad económica, era el centro alrededor del cual giraban los hombres y las sociedades. Fue el signo de una época. Los bancos eran los templos donde se veneraba ese ídolo, donde se le rendía culto, donde se le ofrecían también sacrificios. Lo natural, entonces, era que los hombres fueran sacrificados a la producción, la producción al comercio, y el comercio al dinero.”

“En el nuevo orden que se instaura, donde el dinero no es un fin sino un medio, lo natural es, precisamente lo contrario; que el dinero sirva para los cambios, que el comercio facilite la producción y que la producción se ordene a la felicidad del hombre. El hombre será así la medida del dinero, y no el dinero la medida del hombre”.

“Las dos últimas guerras o mejor, las dos partes de esa gran conflagración producida por el capitalismo, ha puesto en crisis muchas doctrinas y ha liquidado muchos sistemas fundados en el egoísmo de los hombres. Sobre su ruina solo es posible construir con el amor que borra el odio y que une a los hombres, en las naciones, por el orden de la justicia y de la paz”.


Fuentes:

- La Gazeta Federalwww.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Banco de la Provincia de Buenso Aires
- Manejo del Banco Central
- El FMI
- Empréstito Baring
- Pacto Roca - Runciman.
- Barón de Mauá Barón
- Banca Rothschild



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio