Home

Home


BOICOT CONTRA ALEMANIA
                          

Kurt Edler v. Schuchnigg


(01) Boicot económico.
(02) El Plan Madagascar
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.




Organizacion del boicot contra Alemania

En el verano de 1933, se reunió en Holanda una «Conferencia Judía Internacional del Boycot contra Alemania», presidida por el famoso sionista Samuel Untermeyer, que también ostentaba el cargo de la presidencia de la «Federación Mundial Económica Judía» y era miembro del «Brain Trust» de Roosevelt, y acordó el boycot contra Alemania y contra las empresas de otros países que comerciaran con Alemania.

A su regreso a los Estados Unidos Untermeyer declaró, en nombre de los organismos que representaba, la «guerra santa» a Alemania.

Unos meses después, el mismo Untermeyer fundó otra entidad, la «Non Sectarian Boycott League of America», cuya misión era vigilar a los americanos que comerciaban con Alemania.

En Enero de 1934, Jabotinsky, el fundador del titulado «Sionismo Revisionista», escribió en la revista «Nacha Recht»: La lucha contra Alemania ha sido llevada a cabo desde hace varios meses por cada comunidad, conferencia y organización comercial judía en todo el mundo. Vamos a desencadenar una guerra espiritual y material en todo el mundo contra Alemania».

A principios de 1934 se fundó en Inglaterra el titulado «Consejo Representativo Judío para el boycot de los bienes y servicios alemanes», entidad cuyo objeto consistía en hacer el vacío comercial a las firmas británicas que trabajaran con Alemania.

Kurt Edler v. Schuchnigg

Con la misma finalidad, extendida a todo el Imperio Británico, los judíos ingleses Lord Melchett y Lord Nathan, crearon la «Joint Council of Trades and Industries», que fué eficacisima en la lucha económica contra el Reich.

También se fundaron una «Women’s Shoppers League», que boicoteaba especialmente los productos agrícolas alemanes y una «British Boycott Organization», dirigida por el hebreo capitán Webber, que organizaba la guerra económica en países en que predominaba la influencia politica inglesa.

En Francia, las campañas periodísticas desatadas por numerosos y prominentes judíos contra Alemania superaron en acritud las de otros países, pero en cambio no hubo un boycot sistemático contra el comercio con Alemania. No obstante, el 3 de Abril de 1933, el «Comité Francés del Congreso Mundial Judío», la L.I.C.A. (Liga Internacional contra el Antisemitismo), la «Asociación de Antiguos Combatientes Voluntarios Judíos» y el «Comité de Defensa de los Judíos Perseguidos en Alemania», mandaron un telegrama a Hitler anunciando el boycot de los productos alemanes en Francia y en el Imperio colonial francés. El Gobierno francés, en el que predominaba la influencia de los israelitas Leon Blum y Georges Mandel (a) Rotschild, no tomó ninguna medida contra esos judíos a pesar de que, al atacar a una potencia extranjera con la que Francia mantenía relaciones diplomáticas normales, se situaban al margen de la ley.

La reacción que provocaron estas campañas fué muy fuerte. El gobierno del Reich empezó, en 1934, a tomar medidas que favorecieran la emigración de judíos a otros países.

En esa época el gobierno compraba negocios de los judíos que voluntariamente preferían emigrar. Una cantidad de judíos difícil de evaluar correctamente emigró a otros paises.


El plan Madagascar

Se empezó a pensar en la isla de Madagascar, entonces colonia francesa, como futuro hogar de los judíos; se especuló con la idea de que allí se concentrarían no sólo los judíos procedentes de Alemania sino también los israelitas ortodoxos procedentes de otros países.

La idea no era nueva. El padre del moderno Sionismo político, Theodor Herzl, ya formuló, a finales del siglo XIX, la posibilidad de un Hogar Nacional Judío en Madagascar, o en Uganda. Para Herzl el lugar ideal era Palestina, pero comprendía, y en eso coincidía con los políticos del III Reich, que ello originaría interminables conflictos con la población árabe autóctona. Para los jerarcas nazis parecía más sencillo obtener la aquiescencia francesa a un núcleo judío en Madagascar que el proyecto palestino; no en vano había numerosos políticos judíos influyentes en la III República.

Pero, oficialmente, Alemania no presentó el «Plan Madagascar» hasta 1938, formulado, en sus trazos generales, por el Ministro de Finanzas, Hjalmar Schacht.

Aconsejado favorablemente por Góring, Hitler envió a Schacht a Londres para que discutiera la propuesta con representantes sionistas.

El sionismo, pese a la Declaración Balfour. no había logrado la implantación de un verdadero Hogar Nacional para los judíos en Palestina, debido a la lógica resistencia de los árabes autóctonos, y determinados lideres sionistas no veían con disgusto la puesta en práctica del «Plan Madagascar».

Schacht se entrevistó con dos representantes del Sionismo, Lord Bearsted. por la Juderia Inglesa, y Mr.Rublee, de Nueva York. La propuesta alemana era que los capitales judíos en Alemania fueran congelados como garantía de un préstamo internacional para costear la emigración judía a Madagascar.

Mr Rublee y Lord Bearsted desecharon Madagascar, y aceptaron el resto de la propuesta. Sugerian, como emplazamiento del Hogar Nacional Judio, Palestina. Schacht informó a Hitler sobre las negociaciones, en Berchtesgaden el 2 de Enero de 1939; pero el plan fracasó debido a la negativa inglesa a aceptar Palestina como sede de los judíos, en una escala superior a la prevista por la Declaracion Balfour, que Inglaterra incumplió clamorosamente, engañando simultaneamente a arabes y judios.

Es preciso hacer constar, empero, que Alemania no fue la primera en presentar un «Plan Madagascar» para los judíos. Fue el gobierno polaco quien tuvo, oficialmente, la iniciativa de proponer a la antigua Isla de los Piratas como hogar de los judíos oriundos de Polonia. y en 1937 envió a la Misión Michael Lepecki, acompañada de representantes judíos, para que estudiara el problema sobre el terreno.

En vista de que Madagascar no era, finalmente, aceptado por los círculos dirigentes del Sionismo, e Inglaterra ponía mil trabas a la solución palestina, se hicieron otras tentativas para promocionar la emigración de los judíos a otros países europeos. A tal efecto se reunieron en Envían, en 1938, representantes alemanes y sionistas. Aquéllos insistieron en el «Plan Madagascar», pero los sionistas lo rechazaron resueltamente.

A principios de 1939, un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reich, Helmuth Wohltat, se trasladó a Londres para proponer a sus colegas del «Foreign Office» una emigración limitada de los judíos que aun quedaban en Alemania a la Guayana Británica, pero el gobierno británico rechazó de plano la propuesta.

Finalmente, unos meses antes de la guerra mundial, el Mariscal Hermann Goering , especialmente comisionado por Hitler, escribió al Ministro del Interior Frick, ordenándole la creación de una «Oficina Central de Emigración para los judíos», mientras por otra parte ordenaba al Jefe de los Servicios de Seguridad del Reich, Reinhardt Heydrich que solucionara el problema judío por los medios de «la evacuación y la emigración».

El «Plan Madagascar» continuaba siendo patrocinado por el gobierno alemán, pues se esperaba llegar a convencer al Presidente francés, Daladier, para que diera su anuencia.

Nota aclaratoria:

La transcripcion textual del artículo, no necesariamente implica la total coincidencia con las opiniones del autor.

No comfundir sionismo con semitismo.

Para evitar malos entendidos, se trasncrible parte de una entrevista que le hizo la Televisón francesa a Aleksander Isáyevich Solzhenitsyn, autor del libro Archipielago Gulag.

A una pregunta del entrevistador, Solzhenitsyn respondió:

"En el Archipiélago Gulag, el sistema de prisiones y campos de concentración, se calcula que perecieron 44 millones de personas (66 millones en toda la URRSS)… Yo me he limitado a dar los nombres de las personas que dirigían entonces los destinos del Gulag, de los jefes de la NKVD, de los directivos de la construcción del Canal del Mar Báltico. Aquí están los principales. Yo no tengo la culpa de que todos ellos sean de procedencia judía. No se trata de una selección artificial. La separación la ha hecho la historia…"

(Al llegar a este punto fue cortada la entrevista que hacía la TV francesa).


Fuentes:

- Joaquín Bochaca. El mito de los 6 millones. p.31
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Relaciones judeo-alemanas
- El tema racial
- La conspiración (Basilea 1897)
- Conferencia de Benjamin Freedman: Guerras Munidales
- Boicot y Declaracion de guerra
- Primera Guerra Mundial
- Causas de la Primera Guerra Mundial
- Camino a Versalles
- Boicot y Declaracion de guerra
- Actitudes francesas
- Waterloo
- ¿Revolución rusa?
- Revolución internacional
- Ayuda capitalista
- Derrota de occidente
- Caballo de Troya.
- Rusia: Antes y despues.
- La CHEKA.
- INO: la mano larga de la CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio