Home
Home


CAPITALES QUE APOYARON AL NACIONALSOCIALISMO
                          

Adolfo Hitler


(01) Nota aclaratoria
(01) Los capitales
(02) Fuentes.
(03) Artículos relacionados.


Nota aclaratoria:

Lo aqui transcripto forma parte de la historia, lo que no implica aprobación o coindicencia con lo expresado.


Los Capitales

Bastante se ha dicho que a los nazis los apoyaron los capitales extranjeros; sin embargo hay que diferenciar “que capitales” los apoyaron: si a los bolcheviques los apoyaron las oligarquías financieras especulativas internacionales , a Hitler lo apoyaron las oligarquías industriales nacionales, que son cosas muy diferentes. Los verdaderos y más importantes financiadores de los nazis fueron:

- Aceros Krupp.
- Henry Ford.
- Deutsche Bank.
- Thyssen.
- Dresdner Bank.
- Kreditbank.
- Flick.
- Bosch.
- Siemens.
-Junkers.
- Rheinmetall-Borsig.
- IG Farben. Esta empresa tenía lazos con Estados Unidos y su colaboración con los nazis fue esencialmente de conveniencia. Los mismos aliados se abstendrían de bombardear sus fábricas durante la II Guerra Mundial a pesar de que no tenían reparos en bombardear columnas de refugiados o arrasar ciudades enteras.

La mayoría de estas empresas (generalmente pertenecientes al ámbito industrial-nacional-productivo antes que al ámbito financiero-internacional-especulativo) comenzaron su idilio con el nazismo una vez llegado éste al poder en 1933 y por pura conveniencia. Muchas de estas empresas, como pasaba en toda Europa, tenían lazos con EEUU desde bastante antes del nazismo, y seguirían teniéndolos después del nazismo.

IG Farben, Siemens y el Deutsche Bank defendían la idea de Johann Gottlieb Fichte de un "Estado Comercial Cerrado" en Europa. Se apoyaban en Rudolf Hess, Dr. Schmidt y Ernst Röhm.

Thyssen, Flick, Dresdner Bank y Junkers estaban algo más vinculadas a capital americano, eran "reaccionarias" y les preocupaba la línea más izquierdista dentro del NSDAP (Strasser y el Frente Negro, buena parte de las SA, etc.). Se apoyaban en Göring.

Estos bancos y empresas, de ámbito nacional, contrastan bastante con los financiadores del comunismo en la URSS, donde ya sí que aparecen nombres de tipo Rockefeller, Standard Oil, Kuhn Loeb, Lehman bros., hermanos Warburg, JP Morgan, Armand Hammer, Nya Banken, Lazard Freres, Occidental Petroleum, etc. A esta gente basada en Wall Street y la City de Londres no le convenía que en Europa surgiese un bloque económico alternativo al anglo-americano o al bolchevique, patrocinado por ellos.

Lo del ¨Chase Bank y Rockefeller financió a los nazis¨ es simplemente mentira y sensacionalismo barato. Había empresas alemanas con lazos en EEUU. Estas empresas ya estaban ahí antes que Hitler y siguieron estando después de Hitler, y a lo largo de su existencia no hicieron más que defender sus intereses, aliándose con quien más les convenía. Ya establecida, la Standard Oil de Rockefeller le impuso a Alemania un embargo petrolero, debido a lo cual los alemanes dependían desesperadamente del petróleo de Rumanía y del Cáucaso y hasta tuvieron que desarrollar un método para fabricar petróleo sintético ellos mismos a partir del carbón. La URSS en cambio trapichearía durante toda sus existencia con la Standard Oil (que mantuvo su pozos en Baku), Occidental Petroleum (la actual Oxy), Vacuum Oil (ahora parte de Exxon) y otros bichos, y nunca le faltó petróleo alguno. La Anglo Persian Oil Company (actual British Petroleum) incluso le pasaba petroleo a través de Persia.

Rothschild y su banca tuvieron que salir en patas de Austria cuando fue anexionada a Alemania. Los nazis hasta hicieron una película en la que se aludía directamente al nacimiento de la dinastía Rothschild en Frankfurt:

El banquero Max Warburg también tuvo que escapar de Alemania cuando se le cazó en 1938.

En cuanto a los abuelos de Bush, a quien financiaron fue a Thyssen, no a los nazis. Y fue el mismo Thyssen quien acabó metido en el campo de concentración de Dachau

Sospechosamente, los aliados capitalistas le declararon la guerra a Alemania cuando ésta invadió Polonia, pero no lo hicieron con la URSS cuando ésta lo hizo exactamente al mismo tiempo.

Y de los pactos de la Standard Oil de Rockefeller, la Occidental Petroleum de Armand Hammer, etc., con la URSS, mejor no hablar, ¿no? Que a la URSS nunca le faltó petróleo, mientras que Alemania tuvo que luchar desesperadamente por el petroleo de Rumanía y el Cáucaso, así como sintetizar petroleo artificial, porque el capullo de Rockefeller le había hecho un embargo petrolero.

No vamos a permitir que ese fulano, Hitler, se salga con la suya. Su política monetaria es un peligro para todos. (Bernard M. Baruch, pez gordo de la Casa Blanca, durante un homenaje al general George C. Marshall en 1938, citado por Francis Neilson, "The Tragedy of Europe").

Con sus métodos, Alemania arruína el comercio en el mundo entero... Nuestro principal problema, hoy, estriba en saber cómo nos será posible enfrentarnos a la nueva forma de competencia alemana en todo el mundo... Hasta donde nos ha sido posible constatar, la razón de la influencia económica de Alemania reside en el hecho de que ella paga a los países productores de Europa Central y del Sudeste de Europa unos precios mucho más elevados que los que se practican en el mercado mundial. (Robert Spear Hudson, Secretario de Comercio Ultramarino del Imperio Británico, en sesión en la Cámara de los Comunes, 30 noviembre 1938. Citado por "The Times", Londres, 1 diciembre 1938).

Convendría que alguien ejerciera presión sobre Varsovia, porque si el mundo se entera de que le hacemos una guerra a Alemania por un ferrocarril y una carretera, nos cuelgan. (Robert Couldondre, embajador francés en Berlín, a Georges E. Bonnet, ministro de relaciones exteriores de Francia, 31 de agosto de 1939).

Si mantenemos nuestros precios bajos, aun perdiendo dinero, no hay ninguna razón para no poder quitarles sus clientes a los beligerantes. Será la única manera de destruir el sistema alemán de trueque. Hace años que luchamos para conseguirlo. Habrá costado una guerra, pero lo habremos logrado. (Bernard M. Baruch en declaración de prensa tras conferenciar con Roosevelt, "New York Times", 14-9-1939).

Una de las causas fundamentales de esta guerra ha sido el esfuerzo permanente hecho por Alemania desde 1918, y agravado desde 1933, para asegurarse importantes mercados extranjeros y fortalecer así su comercio, eliminando cualquier parate, al mismo tiempo que sus competidores se veían obligados, a causa de sus deudas, a adoptar el mismo camino. Era inevitable que se produjeran fricciones, dado que los productos alemanes eran más baratos y estaban bien hechos. ("The Times", Londres, 11 y 13 octubre 1940).

En plena guerra, en Alemania, no se habla de la necesidad de aumentar los impuestos, ni de estimular el ahorro ni de lanzar enormes empréstitos de guerra. Muy al contrario. Recientemente acaba de abolirse un importante impuesto. El dinero es tan abundante que, desde nuestro punto de vista, no tiene explicación. Hitler parece haber descubierto el secreto de trabajar sin un sistema financiero clásico y haber puesto en marcha un sistema basado en el movimiento perpetuo. ("The Times", Londres, 15 octubre 1940).

Marriner Eccles, del Federal Reserve Board, y Montagu Norman, Presidente del Banco de Inglaterra, llegaron a un acuerdo, en 1935, sobre la política a emplear para aplastar, por todos los medios, incluyendo la guerra, si fueranecesario, los experimentos financieros de Hitler. ("The Word", Glasgow, 3-8-1949).

Las dos principales causas de la II Guerra Mundial fueron: Primero: el éxito del sistema alemán de trueque. Segundo: la determinación hitleriana de no aceptar préstamos extranjeros. Su declaración de que los negocios de Alemania serían llevados a cabo de la misma manera que los de un honrado comerciante causó verdadero pánico reside en los círculos financieros. (Francis Neilson, "The Churchill Legend",).

El crimen imperdonable de Alemania antes de la II Guerra Mundial fue su intento de extricar su poder económico del sistema de comercio mundial y crear su propio mecanismo de cambio, que le negaría beneficios a la finanza mundial. (Churchill, "The second World War", Bern 1960).

Los nazis llegaron al poder en 1933, cuando la economía alemana estaba en colapso total, con las obligaciones de la deuda y cero perspectivas para la inversión extranjera o de crédito. A través de una política monetaria independiente, de crédito soberano, y un programa de obras públicas de pleno empleo, el Tercer Reich fue capaz de convertir una Alemania en bancarrota, despojada de sus colonias de ultramar, en la economía más fuerte de Europa en cuatro años, incluso antes de que comenzara el gasto en armamento.(Henry CK Liu).

Nota aclaratoria:

Lo aqui transcripto, es textual y forma parte de la historia, lo que no implica aprobación o coindicencia con lo expresado en el discurso.

Estudiamos los hechos históricos y doctrinas políticas solo a modo de investigación científica, libre de toda ideología o partido. Esto supone que no adherimos a ideología alguna. Quién de otra forma lo suponga o así pretenda considerarlo, incurre en grave error y mala intención.


Fuentes:

- LA GAZETA FEDERAL www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Capital financiero y Capital industrial
- Discurso de Hitler. 1936
- Discurso de Hitler. 1939
- Discurso de Hitler. abril 1939
- Discurso de Hitler. 1940)
- El último discurso de Hitler. 1945
- Bombardeos a civiles (Segunda guerra mundial)
- Bombardeos de terror (Segunda guerra mundial)
- Las vísceras de Churchill
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 2013 (Conmemoración)
- La toma de Berlín (Segunda gerra mundial)
- Prisioneros rusos (Campaña de 1941. Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Fuerzas metafísicas (Segunda guerra mundial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden


Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio