Home
Home


LA CHEKA
                          

Vladímir Ilich Uliánov,


(01) Policía politica
(02) Nota aclaratoria.
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


Policia política.

Los comunistas en Rusia eran 840.000, una minoría insignificante respecto a una población rusa de 140 millones de habitantes. Esa minoría fue la que durante la guerra pusieron en circulación la campaña de desprestigio contra el régimen ruso, al que incluso llegaron a acusar de estar en complicidad con el enemigo alemán. Aprovechando los racionamientos de guerra y el desaliento que producían las derrotas sufridas por Rusia en al guerra contra Alemania, los líderes rojos esparcieron el derrotismo e infiltraron la idea de que todo lo malo venia de la casa reinante y de que todo lo bueno vendría de las nuevas estructuras marxistas.

Se creó así la confusión y el descontento que León Trotzky, recién llegado de los Estados Unidos, aprovechó para poner en acción la técnica del golpe de Estado y de la guerrilla urbana, a fin de capturar Petrogrado. La ciudad fue dividida en varios sectores, en cada uno de los cuales actuaba un pequeño grupo de revoltosos cortando vías de comunicación, paralizando servicios públicos, cerrando fábricas, etc. para impulsar los motines.

Unos cuantos disparos, hechos por marinos rebeldes, que ocasionaron ochenta víctimas, fueron el golpe final para que el 8 de mayo de 1917 la ciudad quedara en poder del grupo revolucionario, que como vimos no eran rusos.

El zar se hallaba en el frente de guerra y al enterarse de los motines de Petrogrado quiso retirar tropas del frente para ir a restablecer el orden, pero el ejército se hallaba en difícil situación, y los generales le aconsejaron que abdicara para apaciguar a los revolucionarios y no restarle tropas al frente de guerra. Y el zar abdicó.

Naturalmente, con la abdicación del zar los revolucionarios no se apaciguaron. En Moscú se formó una asamblea constituyente. Vino luego el régimen de transición de Kerensky, y días después el bolcheviquismo quedó dueño de Petrogrado y Moscú.

No puede decirse que en la “revolución rusa” haya participado el pueblo ruso en masa. No hubo grandes movimientos populares que abarcaran todo ni gran parte del país. A lo sumo hubo inmovilización popular, desorientación, confusión, que el pequeño grupo de revolucionarios no rusos aprovechó para poner en marcha la toma del poder y sus planes de dominio.

Como el marxismo no había sido inventado para dar tierras al campesinado, ni tampoco para mejorar la economía popular, ni para conceder libertades, pronto comenzó a revelar sus verdaderos propósitos. Fue entonces cuando empezó a nacer una contra revolución, integrada por los remanentes del anterior sistema de gobierno y por los decepcionados del nuevo régimen.

Rusia trataba de salvarse de la trampa en que había caído, pero para sofocar a los contra revolucionarios y acallar a los descontentos, pronto correrían torrentes de sangre rusa.

Esa minoría revolucionaria había previsto que habría reacciones contra la revolución comunista, y desde el mismo momento que lograron que el zar abdicara, los comunistas pusieron en macha el Comité Extraordinario para la Lucha Contra la Contrarevolucion y el Sabotaje, conocido como CHEKA. Estaba previsto que una minoría puede imponerse ante la mayoría mediante el engaño, pero desvanecido éste después de un cierto tiempo, el dominio solo puede mantenerse mediante el terror. Tal era la función escrupulosamente planeado de la CHEKA.

El jefe de ese organismo esa Félix E. Dzierzjinske, que en apariencia ostentaba la nacionalidad polaca, pero que en realidad no era ni polaco ni ruso, ni de nacimiento ni de espíritu. En igual caso, o parecido, se hallaban los demás funcionarios de la CHEKA, Iacob Golden, Gak Oerstein, Woinstein, Voguel, Blumkin, Koslowky, Meichman y decenas de especialistas más.

En principio el régimen marxista sólo controlaba Petrogarado, Moscú y algunos centros industriales aislados, en medio de una abrumadora mayoría de población desorganizada que se le iba volviendo hostil. En ese momento crítico, en que la revolución pendía de un hilo, pudo subsistir gracias a la CHEKA, que posteriormente cambió su nombre por el de GPU y más tarde por el de NKDV, pero que era el mismo en esencia.

La CHEKA fue un aparato de ingenio, sutileza, sagacidad y crueldad perfectamente manejado para infiltrar, desorientar y someter pueblos enteros. Como la revolución marxista en esencia era de ambición mundial, con el tiempo comenzó a extender sus tentáculos en el exterior, pero en principio concentró casi todas sus energías en someter al pueblo ruso.

Contaba para eso con distintos Secciones:

- Sección Contrarrevolución (RKO)
- Sección de Información (INFO)
- Sección Extranjera (INO)
- Sección Ejército (PURKKA)
- Sección Especial (SPEKO)
- Sección Administración Económica (EKU)
- Sección de Operaciones (OO)
- Sección de Oriente (WO)
- Sección de Fronteras (PO)

Además tenia secciones imprenta, de penitenciaria, y otras.

Todas esas secciones forman un complejo sistema de redes de detección, infiltración, espionaje, contraespionaje, represión y terror. No se trata de un organismo sobrepuesto al pueblo, si no mezclado en el mismo pueblo, infiltrado en todos los estratos de la sociedad, en todos los puntos en que confluyen los diversos grupos sociales. Es una inmensa red de canales subterráneos mucho más efectivo que todo el engranaje gubernamental visible.

Desde el zar hasta los más pequeños hijos del zar, desde los altos funcionarios hasta los policías; desde los oficiales de academia hasta los soldados de carrera y tradición; desde los intelectuales afectos a la política: hasta los pequeños burgueses reacios al nuevo régimen, todos fueron aniquilados o llevados a campos de trabajos forzados. Los núcleos activa o potencialmente contrarevolucionarios fueron perseguidos, diezmados y anulados.

Una minoría organizada que conoce su camino y su meta generalmente logra imponerse a una masa desorganizada, desorientada, que no sabe a donde ni como dirigirse.

Leon Trotsky Toda la capa pensante rusa; todo el limo del pueblo ruso, fue eliminado o dispersado. Lo que quedó en lugar de todo eso, fue un grupo pensante, no ruso, apoyándose precariamente en algunas chusmas embriagadas de anarquía. Sin embargo, éstas iban descargando sus energías y retornaban a su vida normal. El reflujo producía un creciente número de desertores del movimiento revolucionario, aumentado por quienes se sentían desconformes y defraudados con el comunismo práctico, muy diferente de las engañosas promesas del comunismo teórico predicado.

En Petrogrado, cuna de la revolución, los marinos del Báltico, el 2 de marzo de 1921 pidieron la abolición de la dictadura roja, y contra ellos marchó una columna de exterminio encabezada por Lew Davidivich Bronstein, más conocido `como León Trotzky, quien aplicó un golpe abrumador de terror al ejecutar a diez mi de los opositores. Trotzky evidenció que si unos cuantos ejecutados pueden enardecer y estimular a la oposición, una montaña de cadáveres la aterra y paraliza.

El terror en pequeñas dosis exacerba al pueblo; en dosis masiva lo acobarda y doblega. La CHEKA actuaba con un profundo conocimiento psicológico de las masas adquirido durante décadas y con una determinación glacial. Sus creadores y jefes nada tenían en común con la sencillez del pueblo ruso. Fue significativo, por ejemplo, que durante el choque soviético-polaco, el “polaco” Víctor Stevskevich cayó prisionero de la URSS, pero no fue ni encarcelado ni fusilado. En el acto, el jefe de la CHEKA, Dzierzhinski, le dio un alto cargo en el Departamento de Contraespionaje de la propia CHEKA. Al frente de ese departamento estaba Renucci, que tampoco era ruso, si no nacido en Génova, Italia, y llegado a Rusia precisamente días antes de que triunfara la revolución “rusa”. Al llegar adoptó el apellido de Artuzonov y recibió inmediatamente un puesto clave.

Todos esos jefes revolucionarios, que no eran rusos, descargaron sobre el pueblo ruso un terror masivo, aplastante, abrumador, que en los seis primeros años liquidaron a 54.000 oficiales del ejército tradicional, a 260.000 soldados, a 70.000 policías, a 1.129 sacerdotes, 29 obispos, 15.000 profesionales, 193.200 obreros y 815.000 campesinos.

Contra al CHEKA, la GPU y la NKVD, no cabe ningún recurso legal. Prácticamente desaparece el sistema de abogados y procedimientos judiciales que el mundo occidental practica desde los tiempos del imperio Romano. Los comunistas llaman “ramera metafísica” a la ciencia del Derecho y en su lugar erigen dependencias que pueden condenar y ejecutar en unos cuantos minutos, dirigidas por personal adiestrado en comunismo y en prácticas represivas.

El terror es elevado a la categoría del arte y de la ciencia, clasificado en tres grandes ramas: 1º Fisiológica, a base de torturas de hambre, de sed y de impedimentos para el sueño. 2ª Terror físico, a base de golpes, agujas bajo las uñas, etc. y 3ª Terror psicológico, consistente por ejemplo en detener a la esposa y a los hijos y hacer que éstos sufran y pidan al acusado que diga todo lo que sepa.

Toda resistencia tiene un límite, y la que no se quiebra con una tortura se quiebra con otra. El público puede ver centenas de acusados que se confiesan culpables y que piden para si mismos el castigo, cual si fueran sonámbulos o robots a los que previamente se hubiera despojado del alma y quebrado su voluntad.

Talleres, fábricas, minas, vehículos de transporte, centros de reunión, son objeto de espionaje. A los miles de agentes adiestrados se agregan cientos de miles de ciudadanos forzados a la delación. Si en un edificio se descubre a un opositor o contrarevolucionario, serán también sospechosos o culpables sus vecinos, y de esa manera todos se espían mutuamente, temerosos de tener que pagar por culpa ajena.

Joseph Stalin Se estableció un pasaporte interno forzoso para todos los habitantes de la URSS. En ese documento figuran su filiación, los miembros de su familia, su actuación política, su conducta en el trabajo, sus aportes “voluntarios”, etc. No se puede viajar de libremente de una ciudad a otra sin motivo justificado y autorizado y en algunas ciudades ni siquiera se puedo pasar de un sector a otros.

Quedó prohibido salir del país y una vasta zona fronteriza fue vedada a la población civil. “Cuando a orillas de Dniester contempláis la inmensa llanura que se extiende ante vuestros ojos –dice un testimonio- teneis la impresión de hallaros ante un país muerto… Nadie, salvo algunos milicianos. La población civil soviética no esta autorizada a acercarse a la orilla”.

Tal es, después de la instauración de la URSS, lo que se denomina ”Cortina de Hierro”. Por eso se dijo que "...desde 1920 la URSS era un gran campo de concentración con 160 millones de presidiarios y 20 millones de guardianes".

Por esa razón durante el avance de las tropas alemanas muchos pobladores las recibieron como libertadoras, y muchos oficiales y hasta algunas tropas rusas pidieron pelear junto a los alemanes.


Nota aclaratoria:

Para evitar malos entendicos, se trasncrible parte de una entrevista que le hizo la Televisón francesa a Aleksander Isáyevich Solzhenitsyn, autor del libro Archipielago Gulag.

A una pregunta del entrevistador, Solzhenitsyn respondió:

"En el Archipiélago Gulag, el sistema de prisiones y campos de concentración, se calcula que perecieron 44 millones de personas (66 millones en toda la URRSS)… Yo me he limitado a dar los nombres de las personas que dirigían entonces los destinos del Gulag, de los jefes de la NKVD, de los directivos de la construcción del Canal del Mar Báltico. Aquí están los principales. Yo no tengo la culpa de que todos ellos sean de procedencia judía. No se trata de una selección artificial. La separación la ha hecho la historia…"

(Al llegar a este punto fue cortada la entrevista que hacía la TV francesa).


Fuentes:

- Salvaror Borrego. Infiltración Mundial, p.19.
- Castagnino Leonardo. www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Archipiélgo Gulag.
- La INO: el brazo largo de la CHEKA.
- La PURKKA.
- Caballo de Troya.
- Antes y despues de Rusia
- ¿Revolución rusa?
- Reforma agraria
- Infiltración mental
- Propaganda y delación
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio