Home
Home


CRIMENES DE CHURCHILL - TRAICION Y ENTREGA
                          

Winston Churchil


(01) Tracion y entrega
(02) Artículos relacionados.


Tración y entrega

Otro de los crímenes de Churchill, que debe guardar orgullosamente en el libro de oro de su familia, es la entrega al bolchevismo de 200 mil anticomunistas sinceros, que habían combatido contra el régimen soviético.

Durante los meses de Mayo y Junio de 1945, después de la guerra, Churchill ordenó la entrega a la URSS de los siguientes contingentes:

30.000 cosacos del Movimiento Nacional Cosaco.
40.000 anticomunistas rusos del General Vlassov.
16.000 chetsniks serbios del coronel Liotich.
10.000 anticomunistas eslovenos del General Andrei Preselj.
35.000 refugiados anticomunistas rusos, incluso niños.
El 15• Cuerpo de caballería rusa, formado en Yugoslavia por emigrados rusos.
Millares de refugiados anticomunistas de origen croata que se encontraban en Austria.
37 generales, 167 coroneles, y cerca de 5000 oficiales anticomunistas que mandaban todas esas tropas, incluso el General Vlassov.

Después de la capitulación, las unidades de cosacos se habían concentrado en el Valle del Drava, en Carintia y en el Tirol del Este, poniéndose bajo la protección de los Aliados. El Comando británico les había propuesto elegir entre el regreso a su país o la emigración o permanencia en Austria y Alemania como refugiados. Pero conforme a las órdenes secretas de Churchill, las cuales no eran naturalmente ignoradas ni por Truman ni por Eisenhower, se decidió la entrega en masa de los cosacos y sus familias pasado el 23 de Mayo de 1945, cuando se hubiera firmado un acuerdo secreto entre los ingleses y los soviéticos de Austria.

Fue encargado de la ejecución del crimen el comandante de la 11ª División de tanques británicos.

Los oficiales cosacos fueron invitados para que se presentaran al cuartel del ejército inglés en Spittel-Linz, bajo el pretexto de tener una conferencia ahí común sobre la organización de las tropas cosacas y la permutación de la masa de los cosacos a los campos de refugiados británicos, creyendo en las promesas anteriormente hechas, de que nunca serian entregados a los soviéticos.

Los oficiales cosacos respondieron a la invitación inglesa, pero una vez llegados ahí, fueron inmediatamente detenidos y entregados al día siguiente a los emisarios soviéticos. Todos estos oficiales fueron asesinados durante la misma semana. La colaboración anglosoviética hizo posible el nuevo Katín (1) de los oficiales cosacos. Esto quedara para siempre en la Historia como uno de los más bestiales crímenes cometidos directamente por la Inglaterra de Churchill.

A la entrega de los oficiales, siguió la de los soldados y 35.000 mujeres, niños y demás civiles cosacos. En la cumbre de la desesperación, los cosacos enviaron telegramas a todas partes: a Truman, Eisenhower, Montgomery y al Papa, pero todo fue inútil. Ni el Papa pudo levantar la voz a favor de estos desgraciados.

En los inmensos campos, donde habían sido amontonados millares de hombres, mujeres, niños y ancianos, se extendió el dominio del terror. Los terroristas no eran por un momento los comunistas, sino los piratas de su Majestad británica.

Las escenas que se produjeron fueron espantosas. Cuando estos hombres sin defensa, rehusaron subir a los camiones llegados para “repatriarlos”, los ingleses intervinieron con sus tanques asesinando a centenares de inocentes que se oponían a ser enviados a la muerte.

Este macabro espectáculo duro días enteros. Muchas madres tiraron a sus hijos a las olas del Drava, para evitar que estas pobres criaturas murieran a manos de los verdugos rojos, centenares cayeron bajo las balas de los soldados británicos; cuando intentaron huir a los campos más de mil cosacos fueron asesinados por los comisarios comunistas, solamente entre el camino de Lienz y Viena.

Escenas semejantes se produjeron en los demás campos de concentración donde se encontraban los cosacos, como en Mannheim, Dachau, Platting, Deggendorf, etc.

En la ciudad de Lienz hay ahora un cementerio común con los cosacos asesinados por los piratas de Churchill y Su Majestad, el rey lacayo de la judío-masonería. Cruces ante las tumbas de los anticomunistas asesinados o suicidados durante 1945.

Churchill era masón, iniciado en la logia de Londres Studholme nº 1591 y fue ascendido a Maestreel 25-3-1902 en la logia nº 2851 de la misma ciudad. Era hijo de madre judía, Jenny Jerome, hecho ocultado durante mucho tiempo.

(1) En Abril de 1940 los soviéticos asesinaron en los bosques de Katín a 15 mil oficiales polacos capturados en 1939. Por su educación eran reacios al comunismo.


Fuentes:

- Traian Romanescu: “La Gran Conspiracion”. p. 375
- Federico Rivanera Carlés. El judaismo y la masonería. p.89
- Castagnino Leonardo. www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Las visceras de Churchill
- Matamos el cerdo equivocado
- Patrón oro, patron trabajo
- El becerro de oro
- Banqueros internacionales
- Las logias en Alemania
- ¿Revolución rusa?
- Revolución internacional
- Testimonios de parte
- Ayuda capitalista
- Derrota de occidente
- Caballo de Troya.
- Rusia: Antes y despues.
- La CHEKA.
- INO: la mano larga de la CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio