Home
Home


CORPORATIVISMO
                          

Oswald Spengles


(01) Corporativismo
(02) Mussolini
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


Corporativismo

Según Oswald Spengler, en las estructuras sociales existirían “entidades corporativas locales organizadas de acuerdo con la importancia de cada profesión en su totalidad; habría representaciones más elevadas, por etapas, hasta llegar a un consejo supremo del Estado; los mandatos serían revocables en todos tiempo. No habría partidos organizados como tampoco políticos profesionales ni elecciones periódicas.”

Esa estructura orgánica suplantaría – según Spengler – al sistema democrático, inorgánico y amorfo al servicio de fuerzas antialemanas, tanto exteriores como interiores. Se refería a las potencias vencedoras de la Primera Guerra, firmantes del tratado de Versalles, que ahogaban política y económicamente a Alemania a través de los grandes trust industriales y los círculos financieros usureros.


Mussolini

Beinto Mussolini

Spengler no podía quedar ajeno a un procesos de esa envergadura. El triunfo del fascismo italiano en 1922 ya había supuesto para él una experiencia positiva y años más tarde, en su obra “Años decisivos”, escribió:

“El pensamiento creador de Mussolini
Mussolini ha sido grandioso… Lo que anticipa el futuro no es la existencia del fascismo como partido, si no tan solo la figura de su creador. Mussolini no es un jefe de partido, aunque antes fuera jefe obrero, si no el señor de su país…Mussolini es ante todo un estadista, gélido y escéptico, realista y diplomático. Gobierna realmente solo. Lo ve todo, capacidad lo más rara en un soberano absoluto. El mismo Napoleón estaba aislado por los que lo rodeaban”, - y concluye Spanger: “Mussolini es un hombre señorial como los condotieros del Renacimiento, que entraña toda la astucia meridional de la raza y calcula así el teatro de su movimiento de un modo exactamente adecuado al carácter de Italia – la patria de la ópera – sin embriagarse nunca él mismo, cosa que Napoleón no estaba del todo libre y que perdió, por ejemplo, a Rienzi. Cuando Mussolini invoca al modelo prusiano tiene razón: es más afín a Federico el Grande, e incluso a su padre, que a Napoleón, para no citar ejemplos menores.”



Nota aclaratoria:

Esto es historia documentada. La transcripción es textual, y no necesariamente implica aceptación, aprobación o coincidencia con lo expresado por cada uno de los autores o documentos transcriptos.
(Ver Nota aclaratoria)

Fuentes:

- Juan Massana. AH. y sus filósofos. p.100
- www.lagazeta.com.ar


Ver notas relacionadas:

- Spengler Oswald
- Spengler: Democracia, liberalismoy marxismo
- Duce: El imperio
- Duce: Último César

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio