Home
Home


REVOLUCION CUBANA
                          

Fidel Castro


(01) Fidel Castro
(02) Bahia de Cochinos
(03) Los misiles
(04) Fuentes
(05) Artículos relacionados.


Fidel Castro

Fidel Castro participó en el putsch procomunista de Bogotá, Colombia, en 1948. El mismo Fidel se ha vanagloriado de dar muerte personalmente a dos sacerdotes en Colombia.

Fidel reaparece luego en América Central, para dedicar finalmente su atención en Cuba. Toma parte en los pronunciamientos de 1953 y 1954. Organiza sus guerrilleros en la Sierra Maestra, y en seguida los grandes periódicos neoyorquinos “The New York Times”, “New Herald Tribune”, “Life”, “Time”, “Look”, “Fortune”, entre otros, le hacen una inmensa propaganda, presentándolo como un reformista agrario, no comunista, cuyo único deseo es liberar a su patria del yugo del tirano Batista.

Grandes cantidades de armas y municiones, y dinero, afluyen a Castro y a sus “barbudos”. La ayuda del Departamento de Estado es tan evidente y descarada que es denunciada en el Congreso, en el Senado y en la calle.

Los últimos embajadores en La Habana, Earl T. Smith y Gardner, declararon ante una Comisión Senatorial, evidenciando la complicidad del Departamento de Estado con los castristas. Los escritores norteamericanos Flyn y Nathaniel Weyl, así lo reconocieron.

Castro llega al poder. A Batista le comunica su cese el propio embajador norteamericano, aconsejándole que abandone toda veleidad de resistencia, y los “reformistas agrarios” se instalan en el poder. Al llegar a su destierro en las Islas Madeira, Batista manifestó que fueron los norteamericanos quienes impusieron a Castro en Cuba. (J.B.380)

Junto a Fidel, su hermano Raúl y el agente del comunismo internacional Ernesto Che Guevara, forman la “troika” gobernante.


Bahia de Cochinos

La complicidad del Departamento de Estado fue tan evidente, que el presidente Kennedy se vio obligado a hacer algo para desmentirlo ante el público americano, y desmotrar incluso que el era un ferviente anticomunista. Ese algo fue el fraude de Bahia de Cochinos.

Pierre Hoffstetter, en “Defense de L´Occident” (1963) lo describe asi:

“La nación más poderosamente armada del mundo no comunista, cuyo presupuesto militar es de cincuenta mil millones de dólares anuales, envió a un puñado de “combatientes de la libertad” cubanos, pobremente armados, al asalto de una isla sólidamente controlada por el Ejército y la Policía estatal. A esos combatientes se les había prometido solemnemente el apoyo de la Aviación Tankee: pues bien, tal apoyo fue prohibido en el último momento, por orden expresa del propio Kennedy, y los cubanos anticomunistas fueron fácilmente aniquilados por los castristas, provistos de armamento soviético… y americano. Las unidades de la Marina Americana, atracadas a unos kilómetro de distancia, no intervinieron. La historia de ese crimen por omisión ha sido publicada por la 11.5 News & World Report” (4-II-1963)

Entre tanto, las crecientes dificultades por las que atravesaba la naciente economía marxista cubana, pudieron ser superadas en la entrevista sostenida en Montevideo, entre el guerrillero “Che” Guevara y el enviado de Kenndy, Goodwin.


Los misiles

En octubre de 1962 –en vísperas de las elecciones americanas- estalló la crisis cubana de los misiles. Otro “fiasco”.

El partido Demócrata necesitaba una victoria en el ámbito internacional: ese triunfo, se lo facilito a la tribu Kennedy, su amigo Krutschev, que supuestamente se asustó ante las amenazas de JFK y retiró sus proyectiles instalados en Cuba. A cambio de eso, Kennedy mandó retirar las rampas de lanzamientos americanas de Turquía.

Triple triunfo del comunismo: Kennedy se comprometió, en el nombre del pueblo americano, a no tomar ninguna acción contra Cuba y a impedir a los anticomunistas cubanos el ataque contra Castro; Krutschev pudo presentarse a los ojos de todos los cretinos del mundo como “un hombre de buena voluntad”…. y de yapa … el Partido Demócrata obtuvo el triunfo electoral.

Gracias a esa gigantesca farsa, puede afirmarse que Castro goza de la protección del clan de la Casa Blanca. A ningún cerebro sensato podría hacérsele creer que tres mil guerrilleros castristas vencieron a las tropas regulares de Batista, contra la voluntad del Gobierno de los Estados Unidos. Ni tampoco podrá hacérsele creer que la poderosa flota norteamericana fue incapaz de impedir la llegada de armamento a Fidel Castro.


Fuentes:

- Joaquín Bochaca. La historia de los vencidos, p.380
- Castagnino Leonardo. www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Plan Morgenthau
- Las visceras de Wiston Churchill
- Patrón oro, patron trabajo
- El becerro de oro
- Banqueros internacionales
- Las logias en Alemania
- ¿Revolución rusa?
- Revolución internacional
- Testimonios de parte
- Ayuda capitalista
- Derrota de occidente
- Caballo de Troya.
- Rusia: Antes y despues.
- La CHEKA.
- INO: la mano larga de la CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio