Home
Home


DESDE EL RHIN A VLADIVOSTOK
                          

Vladímir Ilich Uliánov, "Lenin"    
    
Vladímir Ilich Uliánov,


(01)
El sueño de Lenin
(02) Los infiltrados
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


El sueño de Lenin

Desde 1848 Marx anhelaba instalar el marxismo en Alemania como base principal para realizar la revolución mundial, pero por entonces sus esfuerzos fueron derrotados por el ejército.

Al comenzar la primera guerra mundial, en 1914, Lenin estaba dispuesto a aprovechar cualquier oportunidad para instalar el comunismo en Alemania antes que en Rusia, pero esa oportunidad no se presentó.

A finales de la primera guerra, en 1917, el marxismo se estableció en Rusia, aunque seguía considerando que Alemania era preferible como base comunista, pues su alta industrialización y su decisiva influencia en el continente europeo, simplificaría la tarea de expandir el comunismo al mundo entero.

Al terminar la guerra, en 1918, la Internacional Comunistas hizo un intento violento para comunizar Alemania. Lenin decía que si eso se lograba, el imperio rojo desde el Rhin hasta Vladivostok ganaría en poco tiempo el resto del mundo. Los recursos técnicos alemanes unidos a los inmensos recursos naturales de la URSS formarían una superpotencia jamás vista que se impondría en Asia y Europa. El resto vendría por añadidura.

Pero ese intento violento de dominar Alemania por medio de motines, paros, huelgas y guerrilla urbana, fracasó sangrientamente a manos del ejército en Berlín y Munich.


Dr. Carl Friedrich Goerdeler    
Coordinador de los infiltrados    

Dr. Goedeler

La infiltración

A pesar de este nuevo fracaso por instalar el comunismo en Alemania, la Internacional Comunista no abandonó sus planes, aunque cambió de táctica; en vez de una revolución violenta, recurrió a la revolución pacifica, a la infiltración.

El Tratado de Rapallo, firmado en 1922, fue el primer logro de esa nueva táctica, pues con apariencias de cooperación entre Alemania y Rusia, se estableció la cooperación entre el ejército alemán y el ejército ruso, y una transferencia de tecnología mediante el intercambio comercial e industrial.

Esto permitió además un movimiento de infiltración en los más altos círculos militares, industriales, políticos y sindicales. No era un movimiento de masas, si no orientado a la infiltración en un círculo reducido, y por sus fines inconfesables, secreto. El movimiento de masas vendría luego.

Pero no todo resultó de acuerdo a lo planeado, porque el movimiento político de Hitler fue tan rápido, impetuoso y audaz que se ganó a las masas rápidamente y controló el poder. El tratado de Rapallo quedó anulado, y Alemania se enfrentó a la URSS.

Pero no todo el esfuerzo comunista fue en vano, porque le quedó un en pie buena parte de la infiltración en posiciones claves, que no era poca cosa. Saboteó de muchas maneras la lucha contra el marxismo. Durante al guerra retrasó la movilización de tropas y recursos, minó al moral de varios hombres influyentes y dio a la URSS valiosos secretos y planes militares que costaron miles de vidas a soldados alemanes, y no sería poca la influencia que tuvo en la derrota de Alemania.

El propósito inmediato de los infiltrados era evitar la derrota de la URSS, pero además proponían la posterior captura de Alemania. El Dr. Goerdeler, uno de los infiltrados, planeó varios golpes de estado y atentados contra Hitler, aún antes de que los aliados irrumpieran en Europa. Si Hitler y su régimen caían, Europa entera caería bajo la dominación de la URSS.


Fuentes:

- Salvador Borrego. Infiltración Mundial, p.279.
- Castagnino Leonardo. www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- La puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de Moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio