Home
Inicio


PADRES, HERENCIA Y TESTAMETO

Juan Manuel de Rosas    
Obra de Teodoro Bourse    
Juan Manuel de Rosas

(01) Los sentimientos de Juan Manuel
(02) Fuentes
(03) Artículos relacionados



Juan Manuel de Rosas, desde su exilio en Southampton, en carta a su amiga Josefa Gómez, nos deja interesantes pensamientos respecto a la actitud hacia su padres, su herencia y su disposición testamentaria.

Burjes Street farm. Near Southampton
Diciembre 8/865

Doy principio a manifestarle el placer que he sentido al conocer por su muy querida del Octubre 20, el aprecio y la preferencia que, ante lo más deseado por v., da al amor, cuidado y asistencia a su muy amada Madre. No pasa ni un solo día sin que yo me acuerde de la mía, y de mi Padre. Lo que más siento es no haberles podido ser más útil, por mi contracción al servicio de mi Patria. Servicios más de lo posible, y aún mayores que los impuestos por los mandamientos de la Ley Divina.

La herencia que me correspondió por mi Padre la pase a mi Madre, y la que me señalaron por la muerte de ésta, dispuse a su nombre fuera repartida entre sus hijos que más la necesitasen, y a la criada, o mujer, Encarnación, que la asistió y acompaño en su enfermedad hasta su muerte.

Y tengo aquí conmigo los recibos de las numerosas misas pagadas todas por mi (que suman muchos miles de pesos) a beneficio de las almas de mis Padres, de mi Esposa Encarnación, y de los las limosnas a los pobres, entre los que hay no pocos que han sido ingratos a esa caridad, hecha por mi en bien de aquéllas almas, con la expresión y deseo suplicatorio a Dios, para que ese bien pasara a las almas más necesitadas, en el caso de no ser necesario a las de mis Padres y Esposa.

Vea v. en seguida la manda relativa en mi testimonio.

“3ª. Mi funeral debe ser solamente una misa rezada son pompa ni aparato alguno.

4°. Mi cadáver será sepultado en el cementerio católico de Southampton en una sepultura moderna, sin lujo de clase alguna, pero sólida, segura y decente, si es que hay como hacerlo así con mis bienes, sin ningún perjuicio a mis herederos. En ella se pondrán a la par de los míos, los de mi compañera Encarnación, y los de Padre y Madre, si el Gobierno de Buenos Ayres, lo permite, previa la correspondiente súplica”

(…)

Reciba v. el expresivo abrazo, de su bien agradecido amigo.

Fuentes:

- Raed Jose. Rosas. Cartas confidenciales a su embajadora Josefa Gómez
- Castagnino Leonardo. Juan Manuel de Rosas. Sombras y Verdades
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

Artículos Relacionados:

- Mujeres y gente mayor
- Rosas y el cuatrero

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Home