Home
Home


DISCURSO DE ADOLFO HITLER (19 de julio de 1940)
                          

Adolfo Hitler


(01)
Discurso en el Reichstag Aleman
(02) Fuentes.
(03) Artículos relacionados.


Discurso de Hitler el 19 de julio de 1941 en el Reichstag Aleman

Una vez más hizo su aparición, la conspiración de lamentables y corruptas criaturas políticas y codiciosos magnates financieros, para quienes la guerra es bienvenida como medio para impulsar los negocios.

El veneno del judío internacional comenzó a agitar y a corroer las mentes sanas. Hombres de letras se dedicaron a denostar a hombres decentes que deseaban la paz, llamándolos débiles traidores y a denunciar a los partidos opositores de la guerra, como asquerosos traidores.. con el fin de eliminar la resistencia interna que generaba su criminal política de guerra.

Masones, judíos, industriales militares, especuladores de guerra, comerciantes internacionales y corredores de bolsa...encontraron ayuda política, y buscando gloria representaron a la guerra como algo que debía ser anhelado y deseado.

Créanme, diputados...Siento repugnancia hacia estos parlanchines sin escrúpulos...aniquiladores de las personas y los Estados. Es casi doloroso para mí haber sido elegido por la providencia para ceder ante la presión y responder a su ataque.

Mi ambición no era hacer guerras, sino construir un nuevo estado social de la más alta cultura...y estos años de guerra me alejan de mi trabajo. Y la causa de este robo son esos absurdos ceros, que en el mejor de los casos podríamos interpretar como una naturaleza política imperfecta, en la medida en que su corrupta bajeza no los marque como algo fuera de lo común.

El Sr. Churchill ha repetido la declaración de que él quiere la guerra. Hace seis semanas, lanzó esta guerra en un area en la cual aparentemente cree ser muy fuerte: es decir, en la guerra aérea contra la población civil, bajo el lema engañoso de "guerra contra objetivos militares"

Desde Friburgo, éstos objetivos han resultado ser las ciudades abiertas, mercados, aldeas, viviendas, hospitales, escuelas, jardines de infantes y cualquiera cosa que decidan bombardear. Hasta ahora le he dado poca respuesta a estos ataques. Esto no tiene la intención de señalar que será la única respuesta que daremos y que la situación permanecerá de esta manera...Soy plenamente consciente de que con nuestra respuesta, vendrá también, el sufrimiento y la desgracia de muchos hombres.

Naturalmente, esto no aplica para el Sr. Churchill, ya que para cuando nosotros respondamos el ataque, él seguramente estará seguro en Canadá...donde también está el dinero y los hijos de los más distinguidos especuladores de guerra. Pero habrá una gran tragedia para millones de otros hombres.

El señor Churchill debería hacer una reflexión y confiar en mí cuando cual profeta proclamo: Un gran imperio mundial será destruido. Un imperio mundial que nunca había tenido la ambición de destruir o siquiera dañar. Soy plenamente consciente de que la continuación de esta guerra sólo terminará en la destrucción completa de una de las dos partes en conflicto. El Sr. Churchil puede creer que esta será Alemania, yo creo que será Inglaterra.

En este momento me siento obligado; de pie ante mi conciencia, a dirigir un nuevo llamado a la razón a Inglaterra.. Creo que puedo hacer esto, ya que no lo estoy pidiendo desde el lugar del vencedor ni del vencido, solo estoy hablando en nombre de la razón. No veo ningún motivo que podría forzar la continuación de esta guerra. Lamento los sacrificios que demandará. Me gustaría evitarle a mi pueblo esta guerra.

Sé que el corazón de millones de hombres y niños se exalta ante la idea de que por fin se les permita hacer la guerra contra el enemigo.. que decidió sin causa razonable declararnos la guerra ya por segunda vez. También sé de las mujeres y las madres en el corazón del hogar, que en su voluntad de sacrificar hasta lo último, se aferran a esta guerra con todas sus fuerzas.

El Sr. Churchill bien puede menospreciar mi declaración de nuevo, gritando que no es nada más que un síntoma de mi miedo, o mis dudas de la victoria final. Aún así voy a tener la conciencia tranquila con lo que el futuro depare.

Diputados, hombres del Reichstag alemán.. Reflexionando sobre los 10 meses detrás de nosotros, todos seguramente se sentirán sobrecogidos por la gracia de Dios, que nos permitió llevar a cabo esta enorme tarea. Ha bendecido nuestros propósitos y se mantuvo siempre a nuestro lado en muchos caminos difíciles. Yo mismo estoy conmovido, en reconocimiento de la vocación con la que impartió en mí la tarea de restaurar la libertad y honrar a mi pueblo.

La desgracia que sufrimos durante 22 años y que comenzaron en los montes de Compiegne, fueron borradas y reparadas en el mismo sitio. Deseo nombrar a los hombres que, ante la historia, me permitieron llevar a cabo esta gran tarea. Han hecho todo lo posible, dedicando sus talentos y su industria al pueblo alemán.

No quiero irme sin antes mencionar a todos esos hombres anónimos que nada más y nada menos hicieron todos sus deberes, millones de ellos han arriesgado la vida y la libertad...y como oficiales y soldados alemanes valientes han estado dispuestos a toda hora para hacer el último sacrificio que un hombre puede hacer.

Hoy en día muchos de ellos descansan en las mismas tumbas en las que sus padres han descansado desde la gran guerra. Son en si mismos, la prueba al heroísmo silencioso. Se presentan como un símbolo para todos esos cientos de miles de mosqueteros, brigadas antitanque y brigadas de tanques, artilleros, soldados de la marina y de la Luftwaffe, los hombres de la Waffen SS y todos aquellos otros luchadores que se presentaron a la Wehrmacht alemana en la lucha por la libertad y el futuro de nuestro pueblo y por la grandeza eterna del nacional socialismo alemán. Alemania, sieg heil!


Fuentes:

- Discurso público.
- LA GAZETA FEDERAL www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Discurso de Hitler. 1936
- Discurso de Hitler. 1939
- Discurso de Hitler. abril 1939
- Discurso de Hitler. 1940
- El último discurso de Hitler. 1945
- Bombardeos a civiles (Segunda guerra mundial)
- Bombardeos de terror (Segunda guerra mundial)
- Las vísceras de Churchill
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 2013 (Conmemoración)
- La toma de Berlín (Segunda gerra mundial)
- Prisioneros rusos (Campaña de 1941. Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Fuerzas metafísicas (Segunda guerra mundial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio