Home

Home


Informe Leutcher

EL INFORME LEUTCHER
                          


(01) El informe
(02) Objetivo
(03) Historia
(04) Argumentos técnicos
(05) Reproducciones
(06) Nota aclaratoria
(--) Fuentes.
(--) Artículos relacionados.

El Informe Leuchter es el nombre por el cual se conoce a una investigación pericial realizada en 1988 por el estadounidense Fred A. Leuchter, quien es especialista en el diseño y construcción de equipos para la ejecución de prisioneros en las cárceles de su país.

Este documento ha sido una de las principales herramientas de los revisionistas del Holocausto para demostrar materialmente la falsificación de las cámaras de exterminio en Auschwitz I, Auschwitz-Birkenau y Majdanek.


Objetivo del informe

El informe fue realizado con dos propósitos:

1. Para defender judicialmente a Ernst Zündel, procesado por los cargos de negación del Holocausto y de "fomentar el odio racial" (sic).

2. Para demostrar de forma exacta que en los campos de Auschwitz I, Auschwitz-Birkenau y Majdanek no existieron cámaras de gas destinadas a la ejecución en masa.


Ernst Christof Friedrich Zündel.    

John Swinton

Historia

La imposibilidad técnica de los supuestos gaseos y cremaciones en masa ya había llamado la atención de varios investigadores como Ditlieb Felderer y Robert Faurisson, en la década de los setenta, pero aún no se había realizado un análisis científico directo a los instrumentos con los que se habrían cometido los supuestos crímenes, es decir, las cámaras de gas y los crematorios.

Ni siquiera en el tiempo en que se llevaron a cabo las acusaciones se realizó un dictamen pericial sobre las armas de los supuestos delitos; en ninguno de los juicios contra los nazis se ordenó elaborar tal peritaje, necesario para cualquier proceso por homicidio.

Fue así que Ernst Zündel contrató los servicios de Leuchter en 1988 a cambio de 35.000 dólares. Leuchter se dispuso a viajar a Polonia luego de una reunión donde revisó fotografías de campos de concentración durante la guerra, planos de los crematorios y de las cámaras de gas, documentos sobre el gas Zyklon B y diapositivas tomadas de los sitios por el investigador Ditlieb Felderer en 1970.

El 25 de febrero de 1988, Leuchter viajó a Polonia, junto con su esposa Carolyn, el camarógrafo Jürgen Neumann, el dibujante Howard Miller y la colaboración del intérprete polaco Tjudar (Theodor) Rudolf, para recoger muestras y tomar imágenes. Sirviéndose de un martillo y un cincel, extrajo sin permiso trozos de pared y de suelo de las cámaras de exterminio y de desinsectación.

Las muestras fueron obtenidas de forma subrepticia ya que el gobierno de Polonia no permite la libre investigación de las presuntas cámaras. Las muestras fueron llevadas a Estados Unidos y entregadas al laboratorio dirigido por el químico judío estadounidense James Roth, sin ser informado de dónde procedían las muestras, sólo que se trataba de un análisis pericial para un juicio, esto con el fin de no influenciar los resultados.


Auschwitz

Argumentos técnicos

La argumentación de Leuchter se basó principalmente en los siguientes puntos:

Considerando que el cianuro llega a perdurar durante siglos en argamasa y piedra, los resultados del análisis del Dr. Roth determinaron que:

Las muestras extraídas de las cámaras de desinsectación contenían una muy elevada cantidad de cianuro. En la superficie de dichas cámaras se habían encontrado residuos de azul de Prusia.

Las muestras extraídas de las supuestas cámaras de exterminio contenían un rastro nulo o ínfimo de cianuro, careciendo la totalidad de éstas de dichos residuos de azul prusiano en su superficie.

Otras observaciones técnicas sobre estas supuestas cámaras de exterminio que contiene el informe, incluyen los siguientes puntos:

Las cámaras no están selladas herméticamente y sus puertas son de madera, es decir, que continuamente hubiera habido fugas de gas letal. Al realizar una ejecución, el gas hubiese penetrado en el hospital de las SS que estaba enfrente y habría matado a médicos y pacientes.

Faltan mecanismos de distribución del gas, así como sistemas de calefacción, puesto que para que el Zyklon B pueda volatilizarse dentro de media hora, las cámaras de desinsectación necesitaban calentarse por lo menos a 25 ºC. La temperatura de las cámaras no superaban los 15 ºC (aunque el HCN del Zyklon B puede evaporarse levemente por debajo de esa temperatura, como explica el Informe Rudolf las tasas de evaporación proporcionadas por el fabricante resultan demasiado bajas como para producir la muerte según el tiempo y métodos relatados por supuestos testigos como Darío Gabbai).

No hay suficiente ventilación. Al realizarse una ejecución, no se hubiese podido ventilar con efectividad una cámara, para realizar al instante otra ejecución, como afirman los testimonios.

El Zyklon B puede permanecer incluso una semana después de un solo gaseo, en cantidad necesaria para significar un peligro a cualquiera que tuviera acceso a la cámara.

Las cámaras están construidas cada una en el mismo edificio donde están los crematorios, siendo que el gas Zyklon B es un gas explosivo. Es impensable que los ingenieros alemanes hayan decidido construir ambos mecanismos en el mismo complejo sin considerar el peligro que hubiese significado para todo el personal que laboraba.

Las puertas de todas las cámaras de gas, se abren hacia adentro, por lo que los comandos especiales no habrían podido entrar a la cámara llena de cadáveres.

Basándose en las conclusiones del análisis químico, Leuchter escribió un informe de 192 páginas en el que concluyó que "no existieron cámaras de gas para ejecuciones en ninguno de los tres campos, que las cámaras de gas ahí encontradas no podrían haber funcionado nunca para realizar ejecuciones y que únicamente servían para la fumigación de parásitos". — en Campo de exterminio de Sobibor.


Reproducciones

Este análisis químico fue repetido dos veces más, la primera, por el Instituto de medicina forense de Cracovia, por solicitud expresa del Museo Auschwitz, y la segunda por el químico alemán Germar Rudolf.

Rudolf llegó a las mismas conclusiones que el análisis del Dr. Roth, a quien critica en algunos puntos de menor importancia. Los resultados obtenidos por el Instituto de medicina forense de Cracovia, encontraron en las muestras de las supuestas cámaras de exterminio, rastros aún más pequeños de cianuro que los encontrados por el Dr. Roth. Sin embargo, para salir del apuro, tomaron la muestra de las cámaras de desinfección cuyas paredes habían sido blanqueadas y no obstante, hallaron en la misma indicios de cianuro mucho más elevados que en las muestras de las presuntas cámaras de gas.


Nota aclaratoria:

Esto es hitoria.

La transcripcion textual del artículo, no necesariamente implica la total coincidencia con las opiniones del autor.

No confundir sionismo con semitismo ni anti-sionismo con anti-semitismo.

Para evitar malos entendidos, se trasncrible parte de una entrevista que le hizo la Televisón francesa a Aleksander Isáyevich Solzhenitsyn, autor del libro Archipielago Gulag.

A una pregunta del entrevistador, Solzhenitsyn respondió:

"En el Archipiélago Gulag, el sistema de prisiones y campos de concentración, se calcula que perecieron 44 millones de personas (66 millones en toda la URRSS)… Yo me he limitado a dar los nombres de las personas que dirigían entonces los destinos del Gulag, de los jefes de la NKVD, de los directivos de la construcción del Canal del Mar Báltico. Aquí están los principales. Yo no tengo la culpa de que todos ellos sean de procedencia judía. No se trata de una selección artificial. La separación la ha hecho la historia…"

(Al llegar a este punto fue cortada la entrevista que hacía la TV francesa).


Fuentes:

- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Auswicht: hechos y leyendas
- ¿Libre pensamiento?
- ¿Periodismo independiente?
- El fraude del Diario de Ana Frank
- Otto Frank: "El coautor"
- Miniserie televisiva "Holocausto"
- Conferencia de Benjamin Freedman: Guerras Munidales
- Historia de la masonería en el mundo
- La logia alemana
- Logias rumanas
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- La conspiración (Basilea 1897)
- Boicot y Declaracion de guerra
- Primera Guerra Mundial
- Causas de la Primera Guerra Mundial
- Camino a Versalles

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio