Home
Home


UNA INGLESA ENAMORADA
                          

Unity Mitford


(01) Unity Mitford
(02) Fuentes.

(03) Artículos relacionados.


Unity Mitford.

Una inglesa enamorada del Führer Un tiroteo iba a tener lugar debajo del balcón de Hitler, el primer día de la Segunda Guerra Mundial.

Era una inglesa la que intentó suicidarse.

Era una chica maravillosa, admirable. Ella y sus hermanas, una de las cuales estaba casada con Oswald Mosley, el jefe de los fascistas ingleses. Todas eran hermosas, pero Unity Mitford era como una diosa griega, alta, delgada, rubia, el tipo germano perfecto.

Había imaginado que Hitler y ella podrían encarnar la alianza germana-británica con la que Hitler soñó siempre y que aún evocaba, unos días antes de morir.

Unity seguía a Hitler a todas partes. Cuando éste pasaba por entre las masas para alcanzar la tribuna, allí estaba ella, resplandeciente, transfigurada. Siempre, una tierna sonrisa iluminaba durante un instante el áspero rostro de Hitler cuando la veía.

A ella también la invitaba. Y Eva Braun estaba algo celosa, sin atreverse a manifestarlo. Porque si Hitler admiraba, siguiendo con la mirada, algo emocionado, el precioso rostro y el cuerpo perfecto de Unity, particularmente en la casa de Wagner, en Bayreuth.

El idilio sólo se limitó a eso. Entonces, Hitler estaba en vísperas de guerra y la rubia cabellera de la hermosa Unity difícilmente podía ser ya su única preocupación.

Pero, para Unity, Hitler lo era todo. Cuando, el 3 de septiembre de 1939, estalló la guerra con Inglaterra y Unity comprendió que su amor se esfumaba, pasó por entre los macizos de rosas que florecían bajo las ventanas del despacho del Führer y sacó la pistola de su bolso. La bala le atravesó la cabeza, pero no la mató.

Entonces ocurrió algo verdaderamente extraordinario. Después de que Hitler hubo confiado a Unity a los mejores cirujanos del Reich, que la salvaron (todos los días, en plena guerra de Polonia, le enviaba rosas), organizó su vuelta a Inglaterra.

Era el invierno de 1939-1940, y los principales países del continente ya habían entrado en el conflicto armado. Sin embargo, Hitler consiguió que un tren especial llevara a la herida no solamente a través de Suiza, sino por todo el territorio francés, hasta Dunquerque, de donde un barco, sobrevolado y protegido por la Luftwaffe, la condujo hasta su patria.

Todo fue inútil. Unity sobrevivió durante las hostilidades, destrozada por la pena. Después se dejó morir, cuando el cuerpo de Hitler hubo desaparecido entre las llamas del jardín de la cancillería, el 30 de abril de 1945.


Fuentes:

- “Hitler por mil años” Leon Degrelle, Ediciones Sieghels, pág. 104
- Castagnino Leonardo. www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Klara Pölzi (Madre de Adolfo Hitler)
- Paula Hitler
Savitri Devi
- Jesse Owens Atleta de Berlin 1936

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio