Home
Home


DE LOCARNO A MUNICH
                          

Tratado de Locarno


(01) Fuentes.
(02) Artículos relacionados.


"Si el principio de libre determinación hubiera sido lealmente empleado con Alemania, los Sudetes, Austria, Dantzig, el Corredor y diversas partes de Polonia hubieran debido ser incorporadas al Reich".(Lord Lothian)

Mientras en Rusia se asentaba y consolidaba el bolchevismo, y en Occidente el liberalismo empezaba a perder viejas posiciones en beneficio del larvado marxismo de la socialdemocracia, la República de Weimar, nacida de la derrota, empezaba su efímera existencia. La Constitución, elaborada por el judío Hugo Preuss, era de tendencia socializante y contenía el suficiente número de «libertades» para que su estricta aplicación fuese totalmente funesta, aún para un pueblo disciplinado como el alemán.

Un doble peligro amenazaba entonces a la naciente República: uno exterior, personificado por los bolcheviques del Báltico y los xenófobos polacos y lituanos, y otro interior, derivado del descontento y el desorden social creados por la derrota y las actividades de los grupos «spartakistas», socialistas, bolcheviques, etc.

Cinco meses después del alto el fuego, las tropas polacas de Korfanty saquearon la Baja Silesia, mientras las numerosas comisiones de control aliadas en Alemania, asistían, impávidas, a aquel acto de piratería.

Tropas de voluntarios alemanes consiguieron expulsar del país a los polacos, los cuales, en la Ata Silesia -que les había sido adjudicada en la feria de Versalles- se vengaron brutalizando a los escasos alemanes que habían quedado en la región después de su anexión por Polonia. La misma actitud de culpable inhibición adoptaron las tales comisiones de control cuando unidades del flamante Ejército lituano entraronen Memel y exterminaron a cuatro mil civiles alemanes indefensos, la mayoría ancianos, mujeres y niños.

La joven República alemana debía limitarse a responder a todas esas agresiones -en tiempo de paz- con platónicas protestas de las que nadie, ni en el Foreign Office, ni en el Quai díOrsay, ni en la Sociedad de Naciones hacia el menor caso.

En cuanto al peligro interior que se cernía sobre Alemania, las complicidades de que los revolucionarios disponían en el seno del propio Gobierno hacían muy difícil de contrarrestarlo con éxito.


Fuentes:

- Joaquin Bochaca. Historia de los vencidos, p.81.
- La Gazeta Federalwww.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- De Locarno a Munich
- El fraude en Versalles
- Chantaje y bloqueo por hambre
- Diktat: fraude y despojo
- Preparando la segunda guerra en Versalles
- Los hilos de Versalles
- Suicidio europeo
- Objetivos de Veraslles cumplidos
- Actitudes francesas
- Waterloo
- ¿Revolución rusa?
- Revolución internacional
- Ayuda capitalista
- Derrota de occidente
- Caballo de Troya.
- Rusia: Antes y despues.
- La CHEKA.
- INO: la mano larga de la CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio