Home
Home


MUSSOLINI: ASESINATO Y VENGANZA
                          

Benito Mussolini


(01) Negociación
(02) Intento de fuga
(03) Fusilamientos sin condena
(04) Otras versiones
(05) La venganza
(06) Fuentes.
(07) Artículos relacionados.


Negociación

El 12 a abril de 1945 murió Roosevelt. La ofensiva de los Aliados en Italia se reanudó en abril de 1945. Tomaron Bolonia el 21 de abril y siguieron avanzando. En Italia habia dos gobiernos: uno a cargo de Mussolini y otro en Roma, antifascista y pro Aliado

El cardenal Schuster tenía la esperanza de salvar Milán de la destrucción, mediante un acuerdo entre los alemanes, Mussolini y los partisanos. Las Brigadas comunistas de Garibaldi habían sido reconocidas por el Alto Comando Aliado y por el gobierno italiano en Roma (antifascista), y sometidos al Consejo Nacional de Resistencia.

El gobierno italiano había designado al general Raffaele Cadorna, del real ejército italiano –hijo de quien había sido jefe supremo durante la Primara Guerra Mundial- presidente del Consejo Nacional de la Resistencia.

El 25 de abril, Mussolini y Graziani se reunieron con Cadorna y otros miembros del Consejo en el palacio del cardenal Schuster en Milán. Mussolini preguntó si la Resistencia y los comandantes aliados garantizarían su vida y la de sus ministros y familias en caso de rendirse. Cadorna respondió que el comandante inglés ya había anunciado que si se rendían los soldados de la República Social Italiana de Mussolini serían tratados como prisioneros de guerra, pero que todo aquel que fuera culpable de crímenes de guerra sería juzgado. Cadorna solo podía prometerle a Mussolini un juicio. (de más está decir que sabemos cual hubiera sido el fallo)

Mussolini dijo que no podía decidir una rendición si consultar con sus aliados alemanes. Se le dijo entonces que el general alemán Wolff ya había ofrecido rendirse sin informar a Mussolini. Solicito entonces una hora para responder, y abandonó la reunión.


Intento de fuga

Mussolini no regresó al palacio de Sachster, y decidió en cambio escapar a Suiza. A la mañana siguiente los guerrilleros entraron en Milán y tomaron el control de la ciudad.

Mussolini se trasladó a Como, y el 27 de abril, con Bombacci y otros miembros de su gobierno, se unió a un grupo de 200 soldados alemanes que partían en sus camiones con la intención de alcanzar la frontera suiza. Mussolini viajaba en el último camión con un casco de piloto de la Luftwaffe a modo de disfraz.

El convoy avanzó por la orilla del lago de Como, pero en Musso fue interceptado por un nutrido grupo de partisanos comunistas. Su comandante manifestó que permitiría que los soldados alemanes siguieran a Suiza, pero no los italianos que estuvieran con ellos. Al registrar los camiones encontraron a Mussolini. Llevaron a Mussolini y todos los italianos a Dongo.

Claretta Petacci y su hermano Marcello intentaron alcanzar la columna alemana en la que viajaba Mussolini, pero fueron interceptados por los guerrilleros, que los identificaron y llevaron a Dongo, donde estaban Mussolini y los colaboradores capturados con él.


Claretta Petacci

Fusilamientos sin condena

Separaron a Mussolini de los demás prisioneros, pero Claretta se negó a abandonarlo, por lo que llevaron a ambos a Giulino di Mezzegra, y fueron retenidos bajo vigilancia en una casa de campo. Bombacci, Marcello Petacci y el resto de los prisioneros fueron fusilados en Dongo, junto al lago. Por lo visto, no habría justicia que valga.

El Consejo de la Resistencia decidió que Mussolini debía ser ejecutado sumariamente. Cuando Togliatti (en Rusia, Ercole Ercoli) en Roma se enteró de que Mussolini había sido capturado por los partisanos, envió por radio a los miembros comunistas del Consejo, la orden de que no permitieran que cayera vivo en manos inglesas o norteamericanas. La orden de ejecutar a Mussolini fue firmada por el general Cadorna, y no por el líder comunista Luigi Longo, como se pensó durante muchos años. En 1945 los comunistas podían convencer a Cadorna lo que ellos quisieran: Mussolini no había fusilado a Gramsci, pero lo había puesto en prisión, y eso era suficiente para no perdonar a Mussolini.

El comandante guerrillero comunista, cuyo seudónimo era coronel Valerio, estuvo a cargo de la ejecución. Su nombre era Walter Audisio. Tiempo después fue diputado comunista en al Cámara de Diputados de Roma.

El 28 de abril de 1945 por la tarde, Audisio se dirigió a la casa en la que Mussolini y Claretta habían pasado la noche y llevó a Mussolini hasta un cruce de caminos cercano. Claretta volvió a negarse a abandonarlo, así que también la llevaron. Audisio leyó en voz alta la condena a muerte del Consejo de la Resistencia, y él y sus camaradas fusilaron a Mussolini. También fusilaron a Claretta, que no había sido condenada.

Después de la primera descarga, en la que Mussolini resultó herido, lo remataron un momento después con otra arma. Claretta murió con el primer disparo. Eran las cuatro y media de la tarde.


Otras versiones

Existen otras versiones sobre el asesinato de Mussolini. Se dice que lo mató un agente del servicio inglés, que era un súbdito ingles de origen italiano, llamado Salvatori. Según otra versión era el capitán Malcolm Smith. Lo habrían matado por orden del gobierno inglés para evitar que revelara que había mantenido correspondencia secreta con Churchill durante la guerra.

Otra versión dice que cuando el coronel Valerio (Audisio) llegó a la casa de campo para ejecutar a Mussolini, éste ya había sido fusilado por los partisanos que lo custodiaban en Mezzegra. Se dice que Mussolini y Claretta fueron fusilados a las ocho de la mañana en el patio de la casa y no a las cuatro y media en un cruce de caminos. Esta versión ha sido confirmada por una vecina que era adolecente en ese entonces (y una anciana cuando lo manifestó) que vivía en la casa, y que vio como Mussolini y Claretta eran fusilados a las ocho de la mañana. Había prometido no hablar durante 50 años, y al cumplirse el plazo contó su versión.


La venganza

Benito Mussolini

Los cuerpos de Mussolini, Claretta y de los miembros de su gobierno y demás acompañantes, fueron llegados a la plaza de Milán, Piazzale Loreto, cerca de la estación central. Se eligió esta plaza porque meses antes algunos guerrilleros habían sido fusilados allí por los fascistas.

Los 14 cadáveres fueron colgados de los pies en una reja de hierro frente a una estación de servicio, y una multitud se juntó en tormo a ellos, insultándolos, pateándolos y escupiéndolos.

El cuerpo de Mussolini fue rescatado tiempo después y posteriormente enterrado en el mausoleo de la familia, en el cementerio de San Casiano, en Predappio. Su cabeza que había sido seccionada y llevada a Estados Unidos “para su estudio”, fue devuelta muchos años después y hoy también reposa en un sarcófago en el mausoleo familiar.

No sé que era lo que tenían que estudiar de la cabeza de Mussolini.

Muchos de los pronósticos de Mussolini resultaron acertados. La Segunda Guerra Mundial condujo a un dominio del mundo por dos superpotencias: Estados Unidos y la Unión Soviética, que se prolongó por muchos años.

356.000 mártires fascistas fueron masacrados una vez finalizada la guerra entre 1945 y 1948. El principal responsable de esas muertes fue Palmiro Togliatti, alias Ercole Eercoli, amigo y compañero de andanzas en el partido comunista de otro predicador de la violencia en años anteriores, y hasta 1937: Antonio Gramsci.

Pero de eso la historia no dice nada.


Fuentes:

- R.S.: O con noi, o contro di noi, p.116
- Castagnino Leonardo. www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Asesinaro de Giuseppina Ghersi
- Duce: Último César
- Busqueda de Mussolini y el genio invisble
- Entrevemos el final
- Ultimos preparativos
- Rescate en el Gran Sasso
- El vuelo de la cigueña: Gran Sasso-Roma/a>
-
Asesinato de Mussolini y Clareta Petacci

Otros artículos

- Juventud y niños fascistas
- La extraña muerte del genral Patton
- Pequeño libro negro
- Corneliu Zelea Condreanu: Reseña biográfica.
- Carta de Magda Goebbels a su hijo.
- Carta de Joseph Goebbels a su hijo.
- La profecia de Goebbels
- El conductor
- Henry Willamson: "el pacifista"
- Holmes John: "el milagro"
- Quigley Carroll y la revolución económica
- Oro, papel y trabajo: la revolución económica
- Patrón oro, patrón trabajo
- Winifred Carroll: la fidelidad
- Oswald Spengler: Los soñadores
- Robert Brasillach: La alegría
- Louis Fredinand Celine: Los fascismos
- Sven Hedín: viaje al ostracismo
- Salvador Borrego: "Desde las Termópilas a la Canilleria de Berlin"
- Paula Hitler (Hermana del Führer)
- John Kenneth Galbraith (Economista de EEUU)
- Lloyd George (Ministro Inglés)
- Jesse Owens Atleta de Berlin 1936
- Las viscera de Churchuill
- Patrón oro, patron trabajo
- El becerro de oro
- Banqueros internacionales
- Las logias en Alemania
- ¿Revolución rusa?
- Revolución internacional
- Testimonios de parte
- Ayuda capitalista
- Derrota de occidente
- Caballo de Troya.
- Rusia: Antes y despues.
- La CHEKA.
- INO: la mano larga de la CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio