Home
Inicio


PERÓN Y LA MASONERÍA
(Por Train Romanescu) (1)

                          

Juan Domingo Perón

En Argentina, bajo el régimen de Juan Perón, debido sobre todo a Eva Perón, la judeomasonería y el comunismo fueron paralizados. El justicialismo había librado al pueblo de la secta, ama y señora desde la guerra de independencia. También recuperó para los argentinos las empresas que explotaban los servicios públicos y las enormes riquezas naturales que habían sido creadas y manejadas por "sociedades anónimas" judías con membretes de americanas, inglesas o francesas. La secta trató de defenderse principalmente por medio de una campaña de desprestigio encabezada por el diario La Prensa, órgano judeomasónico, campaña secundada y mantenida hasta la fecha por las agencias informativas del judaismo, es decir, todas, en nombre de una supuesta "libertad de prensa".

Al mismo tiempo los judíos, los masones y los comunistas emprendieron la tarea de infiltrarse en el gobierno y desde dentro crearle problemas y minarlo. Su éxito mayor fue cuando lograron provocar un conflicto entre el régimen y la Iglesia Católica. La muerte de Eva Perón, su peor enemigo, les había facilitado la traición. El judío Eduardo Vuletich, poderoso líder obrero, fue uno de los principales conspiradores. Era un comunista emboscado, ex miembro de las brigadas internacionales rojas que combatieron contra Franco en España.

Vuletich, para encumbrarse en el puesto máximo de la Confederación General del Trabajo, fue ayudado por otro judío: Abraham Krislavin. Este era subsecretario del Interior y principal "consejero" de Ángel Borlenghi, titular del ministerio.

El dúo Vuletich-Krislavin consiguió que el gobierno de Perón aceptara, en un intervalo de siete meses (entre el fin de 1954 y mediados de 1955), casi todo el programa secreto formulado por la masonería contra la Iglesia Católica.

Los puntos fundamentales eran la ley de divorcio; supresión de la enseñanza de la religión cristiana en las escuelas; supresión del descanso obligatorio para cinco días festivos de la Iglesia; anulación de la exención de impuestos de que disfrutaba la Iglesia sobre los bienes raíces y otros y que servía para sostener escuelas, hospitales, asilos, misiones, etc.; prohibición de las procesiones y concentraciones religiosas al aire libre sin permiso de la policía, y separación de la Iglesia y el Estado, según un proyecto del hebreo Vuletich (la Iglesia Católica había sido oficial desde la independencia).

Tales medidas hirieron el sentimiento del pueblo y hubo entonces pretexto para que la policía al mando de Krislavin desatara persecuciones, detenciones y vejaciones sin cuento, hechos que repercutieron contra el prestigio del gobierno. Los efectos se acentuaron cuando el mismo Perón fue excomulgado y perdió así el apoyo de las masas católicas. El plan judeomasónico había salido perfecto. Sólo faltaba' el golpe militar para derrocar a Perón y de él se encargó el judío almirante Rojas, cuyo verdadero apellido es Roth. Al derrocamiento siguieron el caos político, las matanzas, y manos libres para judíos, masones y comunistas.

En Argentina, hoy en día, se imprime la mayor parte de la propaganda roja que se distribuye en América. Y es tal la influencia judaica en el actual gobierno, que agentes policíacos hebreos pudieron sacar del país, sin contratiempos, a Adolf Eichmann, refugiado alemán que los sabuesos de Sión perseguían desde hacía quince años como "criminal de guerra", delito inventado para justificar el asesinato de todo aquel que se oponga a los planes del "pueblo escogido".

La declaración del arzobispo Plaza, en el sentido de que fueron los masones quienes incendiaron iglesias en las postrimerías del peronismo, originó un atentado con bombas contra el palacio arzobispal de La Plata, el 24 de octubre de 1959. Fue la confirmación de las afirmaciones del prelado. Fuente: Traian Romanescu. Traicion a occidente. p.34

(1) TraiN Romanescu Pensador y escritor Rumano

Fuentes:

Traian Romanescu. Traición a occidente.p.34

Artículos relacionados:

Ferrocarriles Argentinos.
Historia de los Ferrocarriles Argentinos.
Raul Scalabrini Ortiz.
El 17 de octubre.
El populismo.
Proyecto ABC - La unión latinoamericana.
Perón y el FMI.
El Banco Central.


Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio