Home
Home


PRISIONEROS RUSOS EN LA CAMPAÑA DE 1941
                          

Prisioners rusos.    
Segunda guerra mundial.    
Prisioneros


(01)
El cerco alemán
(02) Prisioneros rusos
(03) Otros testimonios
(04) Fuentes.
(05) Artículos relacionados.


El cerco alemán

El Ejército Alemán había hecho un cerco a cinco ejércitos rusos que inútilmente intentaron romper el cerco y retirarse. El 26 de septiembre de 1941, cerrado el cerco, en una extensión de 200 kilómetros habían sido aniquilados cinco ejércitos bolcheviques y dos más habían sangrado copiosamente. De un total de un millón de hombres cayeron 665.000 prisioneros, 3718 cañones y 884 tanques.


Los prisioneros (Testimonio)

El sector sur del frente, correspondiente al grupo de ejércitos de von Rundstedt, pudo reanudar la marcha hacia Karkov, la cuenca del Donetz y Crimea. Uno de los sobrevivientes de aquella marcha, el teniente Kern, refiere que en represalia por la tortura y asesinato de unos prisioneros alemanes, recibió la orden fusilar a un grupo de prisioneros soviéticos:

“Ninguno escribió la última despedida a sus seres queridos. Únicamente un alto georgiano se levantó, de pronto, echó mano de una pala y rápidamente se abalanzó, no sobre los guardianes alemanes, si no sobre un comisario rojo y le golpeó furiosamente el cráneo…”

“Todas las casas fueron registradas. Nos sorprendió la gran abundancia, especialmente en víveres y fardos de telas que había en general en las viviendas de las familias judías, lo que contrastaba enormemente con la miseria tremenda que se veía en las viviendas proletarias…”

“Nuestros soldados encontraban casi siempre (en los cuarteles destruidos y abandonados) baúles llenos de ropas civiles, incluso camisas, zapatos y hasta gorras de lana. Durante largo tiempo estos baúles representaban un misterio para nosotros. Hasta que un prisionero amargado nos dio la solución. Todos los comisarios se procuraban con el mayor secreto uno de esos baúles que podían serles de gran ayuda para huir si al final las cosas no salían como se esperaba…”

Kern agrega que para unos se había creado la leyenda del Estado comunista con hombres perfectos; para otros, la ilusión de la revolución mundial, y “para los que no tuvieran suficiente fe en todo esto, se creo el GPU, los campos de trabajos forzados y el disparo en la nuca… Para el corazón no se creo nada. Y no fue quizá porque no se quiso. Fue sencillamente porque no se pudo. Solo así podíamos comprender por qué los comunistas muertos, caídos por el sueño de la esclavización roja del mundo, permanecían insepultos durante días, incluso durante semanas, en medio de las ciudades y las aldeas. Solo así se explicaba que los enfermeros soviéticos rematasen sencillamente a los heridos en lugar de auxiliarlos. “Nitchewo”. Si no podían volver a la lucha, no valía la pena conservarlos”.

Cuando en 1942 el puerto de Feodosia fue retomado por un fuerte contingente del Ejército Rojo, ocurrió allí un suceso significativo y curioso. La pequeña guarnición alemana se retiró librando combates de contención y no tuvo tiempo de llevarse a 8,000 rusos que tenía prisioneros. Al darse cuenta de la situación, los prisioneros salieron huyendo, pero no al encuentro de los bolcheviques, sino rumbo a la base alemana de Sinferopol, donde volvieron a entregarse a sus captores. Y es que aun bajo la dureza del cautiverio, habían conocido otro estilo de vida y temían su regreso a la URSS.(D.M.p.394)


Otros testimonios

Lo mismo que otros alemanes, Kern se lamenta que no se aprovechara debidamente la buena disposición del pueblo ruso para rehacer su vida. Hubo promesas no cumplidas. “Rotas las cadenas del colectivismo –dice kern- un nuevo mundo aparecía en el horizonte. Aunque este mundo, a causa de los acontecimientos bélicos y los diversos errores alemanes, también resultase inseguro y problemático; sin embargo, en comparación con el régimen bolchevique, era altamente más atractivo”.

Igual que Kern, el mariscal von Rundstedt y otros muchos generales se quedaron sorprendidos al ver que los civiles los recibían sin odio, frecuentemente hasta con manifestaciones de afecto. Esa buena coyuntura para destrozar al régimen soviético no se aprovechó en todo lo que valía. (I.M.p.143)

Nota aclaratoria:

Esto es historia documentada. La transcripción es textual, y no necesariamente implica aceptación, aprobación o coincidencia con lo expresado por cada uno de los autores o documentos transcriptos.
(Ver Nota aclaratoria)


Fuentes:

- Salvaror Borrego. Infiltración Mundial, p.143.
- Salvaror Borrego. Derrota Mundial, p.394.
- www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio