Home
Home


PROPAGANDA Y DELACIÓN EN LA URSS
                          

Vladímir Ilich Uliánov,


(01) Propaganda y delación
(02) Nota aclaratoria.
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


Propaganda y delación.

En aquel gigantesco país formado por la URSS, apartir de la revolucion bolchevique ya no penetra ninguna información para la población procedente del extranjero; ni periódicos, ni revistas, ni libros. Ni siquiera ondas de radio, porque los aparatos rusos están fabricado para captar sus propias difusoras, además de que es un delito escuchar las extranjeras.

La Sección Información (INFO), dependiente de La CHEKA., convirtió en delatores forzosos por intimidación a más de un diez por ciento de los habitantes. Ya nadie puede confiar en nadie. La “soplonería” se practica como un instinto de conservación y oficialmente es glorificada. Fue famoso el caso de un niño “héroe” komsomol, de apellido Maxinov, quien denunció a su propio padre y ocasionó que éste fuera condenado a cinco años de cárcel. El periódico Pravda del 18 de noviembre de 1935 exaltaba al jovencito y lamentaba que al regresar a su casa hubiera encontrado a su madre llorando, víctima de “la vieja moral burguesa que aún no hemos dominado enteramente”.

El gigantesco aparato represivo no actúa sobre la población como un organismo policíaco cualquiera, sino que se halla infiltrada en todos el sistema nervioso y circulatorio del tejido social en los distintos sectores. Desde el primer momento penetró hasta en la iglesia Ortodoxa para vincularla al régimen y hacerla instrumento de éste. Marx había escrito: “La religión de los trabajadores es atea porque busca restaurar la divinidad del hombre”. Y de acuerdo con eso el comisario de Instrucción Pública, Lucacarskij, basó la instrucción pública en tres axiomas: que la religión es enemiga de los trabajadores, que la ciencia lo explica todo y que a fe religiosa es una deslealtad hacia la URSS.

Se formó un gigantesco aparato propagandístico. Como la revolución fue una conjura planeada por un grupo minoritario, y no un estallido espontáneo y popular, desde el primer momento comenzó a fundar escuelas de propagandistas rojos.

Se seleccionó a individuos mentalmente pasivos pero prácticamente activos como para difundir la propaganda de mil formas: conferencias, folletos, libros, clases escolares, manuales por millones, películas, radio, murales en las calles, en las oficinas y en los parques. Las zonas rurales no escapan a los radio receptores colectivos de propaganda.

Joseph Stalin Se repite en todas formas posibles que el régimen comunista es el más perfecto, el más justiciero, y que todos los demás pueblos de la tierra viven en circunstancias espantosas. En los países capitalistas, se afirma, los obreros mueren de hambre y muchas veces ni se los recoge de las calles; el Bosque de Boloña y los grandes parques de las ciudades occidentales están reservados para los ricos.

“El derecho al trabajo, el derecho a la instrucción, el derecho al descanso. La aplastante mayoría de los hombres que pueblan el globo terrestre, pronuncian estas palabras para expresar un sueño caro y en el presente irrealizable. Pero para los ciudadanos soviéticos estos derechos son naturales” (Pravda)

“El centro de la ciencia y de la cultura mundial se ha trasladado ahora a la URSS. Los trabajadores de la URSS y sus sabios son los portadores de lo más avanzado que existe en la cultura y en la ciencia sobre la tierra” (Izvestia, 27 de diciembre de 1936)

Los periódicos soviéticos publican exclusivamente los informes oficiales. No dan noticias ni de accidentes, ni de protestas, ni de hechos delictivos, pues se quiere inducir al lector la imagen de que vive en el mejor de los mundos.

Una enorme burocracia gravita sobre la precaria economía de la población. Aproximadamente hay nueve millones de servidores del Estado, o sea un 11 %. Casi el doble que en cualquier país occidental (Francia tenia el 5,5 %). La URSS sostiene ese enorme lastre para utilizarlo en el complicado engranaje gubernativo y propagandístico, y le concede múltiples prerrogativas económicas y de otro tipo, que es el precio de la fidelidad.


Fuentes:

- Salvaror Borrego. Infiltración Mundial, p.19.
- Castagnino Leonardo. www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Archipiélgo Gulag.
- Caballo de Troya.
- Antes y despues de Rusia
- ¿Revolución rusa?
- La CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio