Home
Inicio



PROTOCOLO REAL VULNERADO
                          

Realeza britanica (01) Percance
(02) Secuencia fotográfica
(02) Fuentes
(03) Artículos relacionados


Percance

Lo interesante es la secuencia fotografica provocada por el percance intestinal del duque (segundo desde la izquierda), la pedestre manera en que su nieto Harry (tercero desde la izquierda) lo deschava, la inmutabilidad de la Reina Elizabeth II hasta último momento y la reacción de los hijos, Ana y Carlos. Lo mas expresivo es el rostro de Felipe.


Secuencia fotográfica


La primera fotografía nos muestra a Felipe, Duque de Edimburgo con una sonrisa tenue y una mirada sesgada como preguntándose, ¿Será de olor?, ¿Será explosivo?
A la Reina aun no le ha llegado o diplomáticamente se hace la distraída, pero parece que los primeros efluvios han llegado al nieto el Príncipe Harry que esboza una pícara sonrisa y a su tía la Princesa Ana que pone una carita como diciendo al mejor estilo de Hamlet “algo huele mal en Dinamarca”…
El Príncipe Carlos mientras tanto parece que sospecha que algo viene de su derecha.!!!


En esta segunda fotografía es indudable que el Duque se deleita de su producto y hasta pareciera que se relame. El Príncipe Harry se tapa la nariz y algo le chimenta a su Real Tía quién acusa el impacto y mira al infinito como pensando que el protocolo ha sido míseramente vulnerado, mientras que Carlos, con cara de estar oliendo, observa el gesto de elicidad de su papá…
A todo esto la Reina Elizabeth II, impávida, pone cara de ignorar lo que está ocurriendo.


En esta tercer fotografía, el duque mira en lontananza, beatíficamente, feliz con la descarga y medio en posición de lanzar otra.
El resto de la trouppe tiene variadas actitudes, desde el grosero gesto del nieto, tapándose la nariz con ambas manos, pasando por la hija disfrazada de coronel honorario de los Queen's Own Wales Guards, que condescendiente le resta importancia al hecho y el hijo que lo mira como esperando el segundo, hasta llegar a la Reina, a quien en esta la última etapa le llegan los efluvios que le hacen fruncir la nariz, cerrar los ojos y girar la cabeza para el otro lado.
En verdad es un papelón y una decepción dura. Siempre nos hicieron creer que los Windsor eran inmunes a estas cosas pero se ve que en estos tiempos hasta un pedo los derrota.


Fuentes:

- Pública
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar


Artículos relacionados:

- Crisis financiera

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio