Home
Home


RENANIA ES DEVUELTA A ALEMANIA
                          

Briand, Herryck y Kellog


(01) Fuentes.
(02) Artículos relacionados.


En los tratados de paz se había estipulado que Renania sería ocupada, militarmente, por unidades de los ejércitos inglés, francés y belga, durante cinco años, al cabo de los cuales dicha región volvería a ser alemana, si bien quedando como zona desmilitarizada.

Francia invadio Renania e intentó la anexión, fallido a causa de la oposición de Londres y Washington. Pero incluso después de Locarno y del Pacto Briand - Kellogg, las tropas de ocupación extranjeras continuaban estacionadas en Renania. Si bien París era partidaria del «status quo», Londres, que tenía prisa en ver a los franceses detrás del Rin, y Washington, cuya obsesión era que Alemania no se hundiera, provocando una crisis económica mundial, forzaron a los «revanchards» a cumplir (bien que con seis años de injustificado retraso) con la obligación, suscrita en Versalles, de devolver Renania a Alemania.

La devolución tuvo lugar el día 30 de junio de 1930. Los periódicos franceses lucieron, aquel día, una franja negra en su portada. Los comunistas de L'Humanité estuvieron en vanguardia del «patriotismo de luto», acusando a la pérfida Albión de haber atropellado los intereses franceses en Renania.

Esto merece un breve inciso. A mediados de 1930, las derechas parecían imponerse en el mundo político alemán; por esa razón, el camarada Thorez era antialemán y, paralelamente, más «chauvin» que Poincaré. Pero, en vísperas de las elecciones de 1933, cuando los pronósticos y los sondeos de opinión - que resultaron erróneos - dan al «cartel de izquierdas», aliado al viejo «Zentrum» confesional, como seguro ganador, Thorez, secretario general del Partido comunista, manifestaba en Berlín: «Soy partidario de la libre disposición del pueblo de Alsacia y de Lorena, aún cuando ello signifique su libre separación de Francia... Soy partidario de la libre disposición de todos los pueblos de lengua alemana, y de su derecho a unirse libremente» (11).

Luego, al ganar las elecciones el Partido nacionalsocialista, Thorez volvería a ser el abanderado de la germanofobia patriotera de girondinos y jacobinos, para cambiar nuevamente en el momento de firmarse el Pacto Ribbentrop-Molotoff y ser, una vez más, ferozmente germanófobo -desde Rusia - a partir del día 22 de junio de 1941, cuando Hitler se abalanzó sobre la U.R.S.S. ¡Y pensar que por semejante clown votaban, regularmente, cinco millones de personas en un país que pasa por ser el más espiritual de la Tierra!

(11) Según Lectures françaises, n.0 75, junio 1963.

Nota aclaratoria:

Esto es historia documentada. La transcripción es textual, y no necesariamente implica aceptación, aprobación o coincidencia con lo expresado por cada uno de los autores o documentos transcriptos.
(Ver Nota aclaratoria)


Fuentes:

- Joaquin Bochaca. Historia de los vencidos, p.85.
- La Gazeta Federalwww.lagazeta.com.ar



Ver notas relacionadas:

- Pacto Briand_Kellogg
- De Locarno a Munich
- Francia invade Renania
- Pacto de Locarno
- El fraude en Versalles


Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio