Home
Inicio


NATHAN ROTHSCHILD Y LA BATALLA DE WATERLOO
                           Nathan Rotschild



(01) Crisis financiera
(02) Fuentes
(03) Artículos relacionados.


Crisis financiera

Nathan Rothschild basó sus planes financieros en el supuesto de que Napoleón, por aquel entonces desterrado en la isla de Elba, estaba definitivamente excluido de la política europea. Pero Napoleón apareció de nuevo y en los últimos 100 días de su ultimo gobierno de 1815 pareció derrumbarse todo el gran edificio financiero construído por los Rothschild.

Este banquero ayudó financieramente a Prusia y a Inglaterra, y tuvo gran interés al librarse la batalla de Waterloo.

Nathan era un temeroso de la sangre, un cobarde que temblaba al menor indicio de violencia, pero la batalla de Waterloo podía hacer tambalear su imperio y su interés económico y financiero prevalecieron sobre su endeble valentía. Pasó a Bélgica siguiendo el ejército napoleónico, y al comenzar la batalla se ocultó cerca de Hougemont, a resguardo de las balas pero desde donde podía observar los sucesos de la jornada.

Cuando Napoleón reunió sus ultimas reservas para un desesperado ataque, quedó fijado el juicio de Rothscidhild, quien más tarde dijo haber expresado: “La Casa Rothschild ganó la batalla”

Nathán abandonó enseguida el punto, montó a caballo y se dirigió a Bruselas, sin decir una palabra a nadie. Alquiló a precio alto otro caballo y se dirigió a Ostende. Reinaba a ahí un fuerte temporal, y ninguna embarcación se atrevía a salir para hacer el trayecto hasta Inglaterra. Rothschild olvidó su cobardía pensando en las jugadas que haría en la Bolsa londinense: ofreció 500, luego 800 y finalmente 1.000 francos por la travesía. Nadie osó realizarla con semejante tormenta. Finalmente se presentó un hombre diciendo que lo intentaría, a cambio que depositara 2.000 francos en manos de su mujer. A duras penas llegaron a la costa inglesa y sin perdida de un segundo, contrató Natham un correo expreso y partió para Londres sin economizar látigo ni espuelas.

En aquella época no había servicios rápidos ni telégrafos, y toda Inglaterra estaba consternada; por todos lados corrían noticias pesimistas.

En la mañana del 20 de junio de 1815, al aparecer Rothschild en su puesto habitual de la Bolsa londinense, nadie en Inglaterra sabia el resultado del la batalla, salvo él mismo. Estaba pálido y desencajado. Su deplorable aspecto hizo suponer a otros bolsistas que tenía malas noticias de la guerra. Después observaron que tranquilamente iba vendiendo sus títulos… ¿Cómo? ¿Rothschild vendía?

Bajaron drásticamente las cotizaciones. Un pánico enorme se adueñó de los bolsistas. El mercado se inundó de títulos del Estado, y todo cuanto se ofrecía… ¡lo compraban los agentes secretos de Rothschild!

Eso ocurrió los días 20 y 21, y al cerrar la bolsa el segundo día, las arcas de Rothschild estaban desbordantes de títulos de la Deuda.

En la tarde de ese segundo día, llegó a Londres un correo con al noticia de que Wellington había ganado la batalla y que Napoleón ser retiraba hacia el Sur, pero Natham Rothschild había embolsado 40 millones … y solo por tener anticipadamente la noticia.

Copyright © La Gazeta Federal / Leonardo Castagnino  El autor                           


Fuentes:

- H.F.p.171
- www.lagazeta.com.ar



Ver notas relacionadas:

- Banqueros_internacionales
- Reserva Federal
- Inflación: Patrón oro - patrón trabajo
- Empréstito Baring
- Historia de los ingleses
- Sodiedad Valeper
- Tratado de 1825 con Inglaterra
- El libre comercio
- Pacto Roca-Runciman
- Robo durante las invasiones inglesas.
- Las 12 invasiones inglesas.
- Rosas y la deuda
- San Martin y Rivadavia
- Bernardino Rivadavia

Ver más "batallas y combates" en el indice: BATALLAS

Fuente: www.lagazeta.com.ar



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook




Inicio