Home
Home


LA TRAICIÓN DE WINSTON CHURCHIL
(Por Traian Romanescu)
                          

Winston Churchill


(01) La traicion
(02) Nota aclaratoria
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


Churchill ha sido, durante los últimos cincuenta años, una pieza de la colección de traidores cuyas actividades tuvieron como consecuencia la muerte, la esclavitud y la miseria de decenas de millones de hombres. Y cumplió las misiones que le confiaron sus amos, como la sangre fría del criminal consciente de que delinquía, como lo confesó en sus Memorias al referirse al “negocio” que hizo con Stalin en Moscú en 1944, cuando en nombre de Inglaterra y de sus aliados occidentales entregó en sus manos del monstruo rojo los países del suroeste de Europa.

El no ha sido personalmente amigo del comunismo; pero ejecutando las órdenes de la mafia de que es miembro, como todos los cabecillas políticos ingleses de hoy, ya que sin ser masón nadie puede figurar en la política de Albión, Churchill actuó siempre a favor del comunismo y de la internacional hebraica.

En 1919, Churchill protestó contra el “Consejo de los Cinco” que dirigido por Wilson no intervino a tiempo a favor de los anticomunista rusos, dando de ese modo la victoria a los rojos de Moscú. Entonces, Churchill publicó en el periódico The Aftemath un artículo que decía:

“el momento escogido por el supremo Consejo” (de los cinco), para tomar esa decisión (apoyo a los anticomunista de Rusia), ha sido exactamente aquel en que no podía servir de nada. En el espíritu del “Consejo” había existido siempre y existía en el verano de 1919, escepticismo con respeto a los adversarios del bolchevismo, puesto que era alimentado con falsa información respeto al gobierno de Moscú y a la Tercera Internacional y manifestaba un real deseo de entenderse con los extremista de Moscú ...”

Churchill lanzó la denominación de “Cortina de Hierro” a las fronteras entre el mundo comunista y el mundo libre, aunque fue él quien más contribuyó a la instalación de esa “cortina”. El mismo dijo las célebres frases: “mientras el capitalismo occidental no puede distribuir las riquezas de modo igual entre los ciudadanos de sus países, el comunismo tiene el mérito de distribuir la miseria por igual en los países en que domina”. No puede dudarse de la agudeza de las palabras de Churchill, aunque su actuación contradijo siempre sus palabras.

Churchill se hizo primero conocido durante la “Guerra de los Boers” en 1900. Esa guerra fue desencadenada por Inglaterra contra los holandeses, porque pretendía apoderarse de las minas de oro y diamantes. Traicionados por uno de los suyos, el general Smuts, los Boers perdieron la guerra y su país fue ocupado por los ingleses, aunque después de años de lucha por medios democráticos, volvieron a obtener el control de Sudáfrica, actualmente es el único país de la comunidad británica no gobernado por la masonería, sino por un partido nacionalista anti-masónico, anti-judío y anticomunista.

La fama de Churchill subió durante la primera guerra mundial, en la que contribuyó grandemente a la victoria contra los imperios centrales al hacer adoptar en tanque.

La “victoria” en la primera guerra, fue en realidad la primera del mundo cristiano, que perdió millones de hombres, sufrió mutilaciones enormes y dio paso a la victoria comunista en Rusia y en toda Europa.

Pasión enfermiza es en Churchill su odio al pueblo alemán, en lo que coincide con muchos ingleses, muy a pesar de la afinidad de lengua, de que familia real británica es de origen germano (Hannover) y de que los intereses reales del pueblo inglés no chocan sino coinciden con los alemanes. Esa enemistad puede ser explicada por la influencia perversa de la judería. Basta con que un judío y masón como Max Aitkens, conocido como Lord Beaverbrock, un periodista masón como el ridículo “Casandra”, o el “Jewish Chronicle” de Londres empiecen a gritar contra los alemanes, para que todo el pueblo inglés se ponga en estado de alarma.

Ahora Inglaterra está mas atenta a lo que pasa con Alemania que a lo que ocurre con en su suelo mismo, y ve con recelo que su que si su imperio ha sido casi liquidado en los últimos quince años, Alemania haya resurgido de sus cenizas dirigida por el católico Adenauer, a pesar de las enormes dificultades políticas y económicas que había de vencer. Sin embargo, el renacimiento alemán es tan necesario para los ingleses, ahora como ayer, cuando el comunismo ha sido y es el enemigo común.

El judaísmo y la masonería utilizaron el odio enfermizo de Churchill hacia Alemania y Hitler. Chamberlain mismo, también masón e igualmente enemigo de Alemania, ya que sin ser masón, no habría podido ser ministro, no era sin embargo tan apasionado como Churchill y habría comprendido que los intereses de su país exigían evitar la guerra. Por eso intentó entenderse con Hitler en Munich en 1938, lo que le costó el cargo a favor de Churchill ya que no convenía su actuación a la judeo-masonería.

Al lado de Roosevelt, Churchill tuvo el papel principal en la Traición a Occidente, y quizá por eso le fue dado el masónico Premio Nóbel... ¡de literatura!, en 1953.

Su obra maestra fue el arreglo secreto con Stalin en Moscú, en octubre de 1944, arreglo que costó su libertad a 50 millones de hombres del este de Europa, a los que Churcill y sus aliados había prometido que podrían escoger el gobierno que más les conviniera. Churchill tuvo el valor de hablar de ese arreglo a pesar de todo, en sus Memorias.

Por ese criminal “negocio” fue traicionada mi patria, Rumania, aliada a Inglaterra que nos garantizaba nuestras fronteras contra cualquier invasión soviética. Como ese tratado fue anulado en 1940 por Churchill y que por eso no fueron arrancadas las provincias de Besarabia y Bucovina por los soviéticos, al parecer en 1953 las Memorias de Churchill, la Asociación de los Rumanos Refugiados en Francia, en la que había muchos ministros y potenciados en tiempos de Carol II, lacayos de Inglaterra, publicó en Le Figaro del 13 de noviembre de 1953 una declaración que decía:

En los extractos de sus Memorias de Guerra publicados por Le Figaro del día 3 de noviembre de 1953, Sir Wiston Churchill relata su viaje a Moscú a principios de octubre de 1944.

El cuenta, con una sinceridad digna de las mejores notificaciones, la modalidad con que fueron arreglados en esa ocasión entre la Gran Bretaña y los Soviets, en ausencia de Estados Unidos, las cuestiones que el autor llama “nos affaires des Balkans” (nuestros asuntos de los Balcanes). Se trata, en los términos más claros del reparto de la Europa Oriental.

“Este reparto, que se parece muchos a otros repartos más o menos recientes, está designado con el nombre de “predominios” y expresa en porcentajes: 90 por 100 de predominio Soviético en Rumania, contra 90 por 100 de predomino Británico en Grecia; 75 por 100 de predominio soviético en Bulgaria, e igualdad de predominio entre los “compañeros” en Hungría y Yugoslavia.

“En el momento de concluir el negocio, estas cifras fueron garabatadas por Sir Wiston Churchill en un trozo de papel.

“Empuje el papel de Stalin - cuenta él- .Tuvo un ligero momento de duda. Después él tomó su lápiz azul y trazó una fuerte línea en signo de aprobación y me lo devolvió. Todo fue arreglado en menos tiempo del que fue necesario para escribirlo”.

En agosto de 1941, la “Carta de Atlántico” proclamaba “el derecho que tiene cada pueblo para elegir la forma de gobierno bajo la cual quiera vivir”.

En enero de 1942, la declaración de las Naciones Unidas tomaban en cuenta los principios de la Carta del Atlántico.

En febrero de 1945, en los “Protocolos de Trabajos” de la Conferencia de Yalta, se declaraba que después de la “liberación”de Europa las potencias signatarias se comprometían a “establecer cuanto más pronto posible, a través de elecciones libres, gobiernos que sean la expresión de la voluntad de los pueblos”.

Entre los derechos soberanos de los gobiernos que serían la expresión de la voluntad de los pueblos, y el sistema de “predominios”, la diferencia es tan grande que está excluida toda posibilidad de confusión o controversia. Y uno se pregunta: ¿Dónde está la verdadera posición de la Gran Bretaña? ¿En las declaraciones públicas solemnes o en el trozo de papel aprobado con lápiz azul.

El añade “ingenuamente”en sus Memorias:

“Hubo un largo silencio. El papel rayado con azul permaneció en el centro de la mesa. Yo dije finalmente: ¿ No se encontrará un poco cínico que nosotros hemos tenido el [aire] de haber arreglado estos problemas de los cuales dependen la suerte de millones de seres, de un modo demasiado libre? Que tal si quemáramos este papel?” No, guardémoslo, dijo Stalin.”

El Papel Encontró Después La Más Larga Publicidad En Las Memorias Del Premio De Literatura 1953.

La idea del “reparto”, ahora conocida gracias a la “flema” de Churchill, se han preguntado: “¿Lo que era cínico en octubre de 1944, ha dejado de serlo en octubre de 1953?

La idea del “reparto”, ahora conocida gracias a la “flema” de Churchill que la propaló, hará caducas para siempre la Carta del Atlántico y la Declaración de las Naciones Unidas.

La traición y el crimen de Churchill en 1944, fueron aprobados por Estados Unidos y Francia en la gran conferencia de la traición en Ginebra, en 1955, cuando los “venerables hermanos” traidores Eisenhower, Edgard Faure y Anthony Eden se reunieron con los criminales del Kremlin, Bulganin y Krushchev, para hablar de la suerte de los pueblos vendidos del este de Europa y poner las bases a la traición planificada conocida como “coexistencia pacífica” y “espíritu de Ginebra”, más tarde “espíritu de Campo David”, que no es más que el espíritu de la traición judeo-masónica a favor del comunismo.

Otro incalificable crimen de Churchill fue la entrega a los soviéticos y a los comunista de Tito de más de 200,000 anticomunista cosacos, rusos, serbios, eslovenos, croatas y otros que habían luchado contra el bolchevismo al lado de los alemanes y que al final de la guerra se habían refugiado con sus familiares y con sus sacerdotes en Austria. Esos refugiados cayeron en el sector ocupado por las tropas británicas. Entre ellos se encontraba 37 generales, 167 coroneles y unos 5,000 oficiales y miles y miles de mujeres, niños, viejos, y sacerdotes.

Todos se habían entregado a los ingleses, quienes les prometieron que serán tratados como prisioneros y que mas tarde recibirán trato de refugiados. Después de un convenio secreto entre soviéticos y británicos, firmado el 23 de mayo de 1945, Churchill y sus generales los entregaron a la muerte en garras de los comunistas. Ese crimen, fue como el cometido por los soldados soviéticos contra las tropas polacas asesinadas en masa en el bosque de Katyn.

Churchill es un individuo que hasta hoy juega un papel decisivo en la política traidora hacia Occidente y su propio país, política llevada a cabo por los gobiernos “conservadores” de Su Majestad británica.

Durante 1953, Churchill que 1951 había llegado otra vez a Primer Ministro, hizo una visita a su antiguo compinche el general Eisenhower. Como era de esperar, durante esa visita, Eisenhower y Churchill visitaron oficialmente a su amo israelita Bernanrd Baruch.”Los grandes”se hicieron retratar y en la fotografía publicada por la prensa se vio a Eisenhower y a Churchill sentados en sillones bajos, mientras que en medio se encontraba Baruch, sentado en sillón alto, especialmente escogida la “pose”para que se viera al judío gran maestro del desastre del Occidente cristiano, instalado como un emperador sobre su trono entre sus cortesanos...

Esa fotografía fue hecha y publicada por la prensa judeo-masónica, no casualmente sino para mostrar a quienes “tienen ojos” cual es la verdadera posición de Baruch, “Mesías de la judería conspiradora y rencorosa, con respecto a sus sirvientes traidores, fieles ejecutores de las consignas que tienden a destruir la civilización cristiana occidental...”

Churchill era masón, iniciado en la logia de Londres Studholme nº 1591 y fue ascendido a Maestreel 25-3-1902 en la logia nº 2851 de la misma ciudad. Era hijo de madre judía, Jenny Jerome, hecho ocultado durante mucho tiempo.


Nota aclaratoria:

La transcripcion textual del artículo, no necesariamente implica la total coincidencia con las opiniones del autor.

No comfundir sionismo con semitismo.

Para evitar malos entendidos, se trasncrible parte de una entrevista que le hizo la Televisón francesa a Aleksander Isáyevich Solzhenitsyn, autor del libro Archipielago Gulag.

A una pregunta del entrevistador, Solzhenitsyn respondió:

"En el Archipiélago Gulag, el sistema de prisiones y campos de concentración, se calcula que perecieron 44 millones de personas (66 millones en toda la URRSS)… Yo me he limitado a dar los nombres de las personas que dirigían entonces los destinos del Gulag, de los jefes de la NKVD, de los directivos de la construcción del Canal del Mar Báltico. Aquí están los principales. Yo no tengo la culpa de que todos ellos sean de procedencia judía. No se trata de una selección artificial. La separación la ha hecho la historia…"

(Al llegar a este punto fue cortada la entrevista que hacía la TV francesa).


Fuentes:

- Traian Romanescu. Traición a occidente, p.99.
- Federico Rivanera Carlés. El judaismo y la masonería. p.89
- www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- La traición de Charles De Gaulle
- La traición de Truman
- Las visceras de Churccill
- Matamos el cerdo equivocado
- La traición de Woodrow Wilson
- La traición de Roosevelt
- Raport del embajador Francis
- Raport Simmons
- Raport Sisson
- Testimonio inaudito
- Libro blanco británico
- Comunismo "ruso"
- Revolución ¿rusa?
- Revolución internacional
- Ayuda capitalista
- Derrota de occidente
- Caballo de Troya.
- Rusia: Antes y despues.
- La CHEKA.
- INO: la mano larga de la CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio