Home
Home


LA TRAICIÓN DE HARRY TRUMAN
(Por Traian Romanescu)
                          

Harry Truman


(01) La traicion
(02) Nota aclaratoria
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


Muerto Roosevelt el 13 de abril de 1945, llegó automáticamente a presidente Harry Salomón Truman, de origen israelita también, aunque pasa por cristiano si bien su nombre real es Shippe. .

Había sido preparado para ser un "digno" sucesor de su hermano de raza y de credo, ya que era vicepresidente y fue proclamado Presidente por la mujer de Roosevelt, la muy conocida e incansable agente del comunismo Eleanor Roosevelt.

La filiación masónica de Truman es también un hecho y para comprobarlo reproduciremos la información publicada en el periódico argentino Noticias Gráficas del 22 de junio de 1949. Sobre la reunión masónica habida el 20 de ese mea en Chicago, reunión en la que habló el "hermano" Truman.

La información decía:

"Washington.—Unos 50,000 norteamericanos se reunieron en Soldier Field, en Chicago, para oír al presidente Truman, quien relató cómo Estados Unidos ha buscado la paz y predijo con absoluta confianza la victoria final ('sin guerra*) de los principios democráticos, sobre la base de una opinión pública perfectamente informada, contra los esfuerzos de los Estados totalitarios que intentan dominar el mundo.

"El acto se realizó conmemorando el jubileo del consejo imperial del templo de Norte América, una de las más importantes órdenes masónicas. Pero las palabras del presidente fueron dirigidas a toda la nación y a todos los pueblos del mundo 'que aman la libertad'.

"El señor Truman habló filosóficamente (!); pero sin medias tintas"...

Su política fue una continuación, "por medios pacíficos", de la política traidora de su antecesor. Truman fue mucho más precavido en sus acciones, y aunque traicionó con la misma sangre fría que Roosevelt, supo presentarse de otra manera; así, consiguió crear la impresión de que es un enemigo del Kremlin. Esa impresión, dura hasta hoy en ciertos círculos occidentales, y el ex-Presidente, de vez en cuando, hace declaraciones que pretenden "reafirmar" su postura política.

Pata demostrar su responsabilidad criminal, volvamos al año tenebroso de 1945, el de la "victoria de las fuerzas democráticas y de la libertad sobre el fascismo". En Europa devastada por los "libertadores", se había iniciado la cacería gigantesca de los anti-comunistas, englobados todos ellos dentro de la denominación de "fascistas", aunque en muchos casos se trataba solamente de nacionalistas cristianos que nada habían tenido que ver con nazismo o fascismo.

Algo parecido a lo que ocurrió a los anticomunistas rusos, cosacos, serbios, croatas y eslovenos vendidos por Churchíll, ocurrió a los anticomunistas húngaros, eslovacos, ucranianos y rusos caídos en manos de los norteamericanos, lo mismo que a los soviéticos hechos prisioneros por los alemanes, que se negaban a volver al "paraíso rojo" porque allí les aguardaba la muerte por "traidores". Ese crimen lo cometieron los norteamericanos, a los que el general Ion Gheorghe, ex-embajador de Rumania en Berlín, pintó en sus justos colores en el libro Los Nietos del Tío Sarn. Todo ello, desde luego, por órdenes de Truman y de Eisenhower, este último a la sazón comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa.

Otro caso es el de la suerte de los últimos tres gobiernos anti-comunistas de Hungría, Eslovaquia (libre durante la guerra de la Chequia) y Rumania.

El último gobierno anticomunista húngaro, integrado por miembros del movimiento "hungarista" de Ferenc Szalasi, entre los que 3e encontraban Laszlo Bardossy, Ferenc Kassay, Vilmos Hellbront, Bela Imredy, Andor Jaross, Antal Kunder, Jeno Szollosy, Lajos Remenyi, Schneller y otros, escapó a Austria al caer Hungría en poder de las tropas soviéticas. Allí los húngaros se constituyeron prisioneros de guerra de los norteamericanos; pero tras los acuerdos logrados por el judio Peter Gabor (Ausspitz), como representante del gobierno comunista húngaro; del judío Mathías Rakosi (Roth-Rosenkranz) y por el judío Marton Himler {entonces "coronel" norteamericano), el gobierno nacionalista exiliado fue entregado a los comunistas de Budapest en Í 945. Esa entrega se hizo con el consenso de Truman y Eisenhower. Szalasi y sus compañeros fueron torturados por los judíos comunistas de la A. V. O. (policía secreta) durante un año y después ahorcados el I 2 de marzo de 1946, en Budapest, por "traidores".

La misma suerte corrió el gobierno anticomunista eslovaco de Monseñor Josepf Tiso, que al ser invadida Eslovaquia por los soviéticos se refugió en Alemania, donde cayó en manos de los yanquis. Junto con sus principales colaboradores fue entregado al gobierno masónico-judío de Benes-Gottwald, de Praga Monseñor Tiso fue ahorcado en Bratíslava el 18 de abril de 1947.

No fue tan trágica, como la de los anteriores, la suerte del gobierno rumano de Horia Sima, constituido en Alemania después de la captura del Mariscal Antonescu, gobierno alrededor del cual se concentraron los nacionalistas rumanos de Alemania y diversas unidades militares concentradas en Viena. Caídos estos rumanos también en poder de los norteamericanos, fueron encerrados en los mismos campos que los húngaros en Austria. Aunque, desconfiando de los yanquis, muchos de los rumanos se evadieron y escaparon a Italia, al sector francés de ocupación en Alemania, a Francia y a España. Los que no pudieron evadirse, fueron salvados por oficiales norteamericanos de origen rumano, los que impidieron el envío de las seguras víctimas a la Rumania invadida por los comunistas. Cuando la "amistad" entre los aliados se enfrió, los anticomunistas rumanos fueron liberados y muchos se fueron a Francia, España y Argentina. Entre los que se salvaron de la muerte segura estuvo Horia Sima, entonces jefe de la Guardia de Hierro de Rumania, y varios ministros, generales, embajadores, etc.

En 1945 ocurrió fa famosa conferencia de Potsdam, donde loa vencedores se repartieron el botín, lo que hizo Truman y su banda, respaldados por el "venerable" Clement Attlee, llegado al poder con sus socialistas ingleses al final de la guerra. Allí fueron selladas las traiciones de Roosevelt y Churchil en Teherán y Yaíta, creándose entonces el poderío soviético de la Europa central a la oriental, o sea la después famosa "Cortina de Hierro".

Gran propaganda se hizo del llamado "Plan Marshall", para la reconstrucción económica de la Europa Occidental devastada por la guerra, presentándose tal "plan" lanzado en tiempos de Truman, corno "ayuda desinteresada" a los pueblos europeos. La realidad fue otra. Tras el "Plan Marshall" se hallaba el judío James Warburg y también estaba toda la alta finanza hebrea norteamericana, a través de cuyos bancos debía ser "dirigida" la "ayuda". Lo que persiguió realmente el judaísmo fue rehacer sus posiciones en Europa, destrozadas por Hitler, proporcionando "ayuda" a aquellos gobiernos que previamente habían aceptado convertirse en vehículos de la nueva penetración hebraica y masónica en la vida económica y política de los países "liberados".

En Europa, la administración de gran parte de esa "ayuda" fue puesta en manos de grupos judeo-masónicos, que utilizaron el dinero del pueblo norteamericano canalizado por los bancos judíos de Wall Street para rehacer las posiciones perdidas y crear otras nuevas. Por la "generosa" idea, el general Marshall, uno de los mayores criminales de la segunda guerra, autor de la entrega del pueblo chino al comunismo, recibió ¿cómo no? el Premia Nobel de la Paz. La judeo-masonería norteamericana, que no daba la "ayuda" sin condiciones, se apoderó así, de modo menos visible, de todos los gobiernos que aceptaron la "ayuda".

El Plan Marshall ayudó sin duda en la reconstrucción de Europa, aunque la hizo dependiente de Norteamérica para paralizarla políticamente, imponiéndole gobiernos izquierdistas que, con excepción del de Adenauer en Alemania Occidental, la rigen hasta hoy y abren brecha a la avalancha soviética. Así Europa se mantiene en permanente caos político y debilidad militar, de tal modo que ahora la "Europa Libre" no representa peligro alguno para el bloque comunista. AI terminar la guerra, Truman puso en aplicación un plan sistemático de desmantelamiento del poderío militar de Estados Unidos, con el pretexto de la "desmovilización", lo que paralizó al ejército norteamericano durante cinco años, utilizados en cambio por los soviéticos para rehacerse y armarse hasta los dientes, con lo que se iniciaron las agresiones en Asia. Así salieron los soviéticos de su inferioridad, especialmente en el plano atómico (ayudados hasta por traiciones cometidas dentro mismo de Estados Unidos con la venta de secretos militares), y llegaron incluso a ponerse arriba de Norteamérica en el dominio de los cohetes, obteniendo en ese campo una superioridad que ahora amenaza con ser definitiva. Esa política de traición a Estados Unidos fue seguida por Eisenhower, al grado de que ahora sería fácil a la URSS dar cuenta de los Estados Unidos.

La máxima traición de Truman fue la entrega de China al comunismo, tocándole presidir los funerales del pueblo chino al general Marshall el del Premio Nobel de la Paz, francmasón y cómplice de todos los traidores que han apuñalado por la espalda a Occidente.

El primer intento de Marshall, fue convencer a Chiang Kai Shek para que recibiera a comunistas en su gobierno, en 1946. Como el generalísimo se negó, ya que ello hubiera sido legalizar la actividad cíe los conspiradores, Marshall, Truman y los demás de la pandilla se pusieron furiosos y empezaron a hacer difícil la vida a los nacionalistas chinos, hasta que con el pretexto de la "corrupción"'y de la "incapacidad" de Chiang, el gobierno yanqui cortó la ayuda militar a China nacionalista mientras la URSS ayudaba en grande a los comunistas de Mao Tse Tung. El resultado de esa traición a un aliado, ya es conocido.

El ejército nacionalista se hundió, y sus restos se retiraron a Formosa, mientras el comunismo se apoderó de! mayor pueblo del mundo. China, al cabo del tiempo, será para Occidente un enemigo tan poderoso o más que la misma URSS. Poco después de que los comunistas se apoderaron de China, por la traición de los judíos norteamericanos, soldados de América habrían de morir defendiendo a Corea de los ataques del chino alevoso y agresivo y del soviético rencoroso y criminal.

Cuando en 1950 los comunistas trataron de conquistar Corea, Truman quedó en tal situación ante su amigote Stalin, que tuvo que ordenar al general Douglas Mac Arthur que defendiera al país agredido. No podía hacer menos, ya que lo contrario habría sido "descubrirse" totalmente como cómplice de los rojos. Lo que quería salvar no era Corea sino la apariencia de su "anticomunismo". Por lo demás, estaba seguro de que los comunistas ganarían "de calle".

La presencia y la energía de Mac Arthur cambiaron el triunfo comunista en derrota que amenazaba con la destrucción del régimen chino mismo. Entonces el gran traidor destituyó a Mac Arthur, el auténtico anticomunista, cubriéndolo de insultos, de injurias y de calumnias, para justificar el acto inconcebible cuando los norteamericanos, que iban a defender a Corea, estaban logrando su propósito y poniendo en aprietos al fantasmón chino-soviético. Sin embargo, poco tiempo después Mac Arthur fue recibido en triunfo en Nueva York, en tanto que el traidor Truman se iba a un campo deportivo. . .

La misma actitud traidora y mendaz siguió Truman 'contra el Senador Joseph MacCarthy, que intentó limpiar al Estado de todo el virus comunista que lo infesta y destruye. Mac Carthy acabó peor aún que Mac Arthur; fue perseguido, insultado, escarnecido en toda la prensa judía del mundo. Una coalición judeomasónica lo paralizó en su patriótica actividad, y sospechosamente, cuando ya se le había "quemado", murió "de muerte natural", tras de un bien ejercido "tratamiento médico".

Esa ha sido, en líneas generales, la actividad "patriótica y democrática" del hermano Harry Salomón Truman.


Nota aclaratoria:

La transcripcion textual del artículo, no necesariamente implica la total coincidencia con las opiniones del autor.

No comfundir sionismo con semitismo.

Para evitar malos entendidos, se trasncrible parte de una entrevista que le hizo la Televisón francesa a Aleksander Isáyevich Solzhenitsyn, autor del libro Archipielago Gulag.

A una pregunta del entrevistador, Solzhenitsyn respondió:

"En el Archipiélago Gulag, el sistema de prisiones y campos de concentración, se calcula que perecieron 44 millones de personas (66 millones en toda la URRSS)… Yo me he limitado a dar los nombres de las personas que dirigían entonces los destinos del Gulag, de los jefes de la NKVD, de los directivos de la construcción del Canal del Mar Báltico. Aquí están los principales. Yo no tengo la culpa de que todos ellos sean de procedencia judía. No se trata de una selección artificial. La separación la ha hecho la historia…"

(Al llegar a este punto fue cortada la entrevista que hacía la TV francesa).


Fuentes:

- Traian Romanescu. Traición a occidente, p.99.
- www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- La traición de Charles De Gaulle
- La traición de Truman
- La traición de Churchill
- Las visceras de Churccill
- Matamos el cerdo equivocado
- La traición de Woodrow Wilson
- La traición de Roosevelt
- Raport del embajador Francis
- Raport Simmons
- Raport Sisson
- Testimonio inaudito
- Libro blanco británico
- Comunismo "ruso"
- Revolución ¿rusa?
- Revolución internacional
- Ayuda capitalista
- Derrota de occidente
- Caballo de Troya.
- Rusia: Antes y despues.
- La CHEKA.
- INO: la mano larga de la CHEKA.
- La PURKKA.
- En las puertas de Moscu (1941) (Segunda guerra mundial)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dunkerque: la puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- Bombareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)
- Alcazar de Toledo (Guerra civil española)
- Cnel.José Moscardó (Guerra civil española)
- Nuevo orden
- Vladimir Putín (Discurso)

Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio