Home
Inicio


ERAN OTROS TIEMPOS, AQUELLOS...
                          

(01) Pedro Areguatí
(02) Pablo Ricchieri
(03) Onofre Betbeder
(04) Vitorino de la Plaza
(05) Fuentes.
(06) Artículos relacionados.


Pablo Areguati Pablo Aregautí

No todos los integrantes de “Los 33 orientales” eran ese de ese origen. De ellos 21 era orientales, 3 argentinos, 4 paraguayos, 2 de origen africano y 10 cuyo nombre y origen se desconoce. Uno de los “paraguayos”, de origen guaraní, era el misionero Pablo Areguatí.

Había participado en la campaña libertadora del alto Perú y durante 17 meses se negó a cobrar su sueldo, argumentando que a la Patria le hacían falta esos fondos.

Como dijimos, formó parte de “Los 33 orientales” que permitió a Uruguay sacarse el yugo brasileño e incorporase a las Provincias del Río de la Plata. Cuando en 1842 el estado Oriental otorgó un premio en efectivo por aquellos episodios, Pablo Aregautí no se presentó a retiralo.


Pablo Ricchieri

Pablo Richieri     

Pablo Ricchieri Bajo la presidencia del Gral. Roca, ante los riesgos de algunos conflictos fronterizos, éste, con patriótica previsión, encomendó al Gral. Pablo Riccheri, que viajara a Alemania y adquiriera 40 mil fusiles Máuser para equipar convenientemente al ejército.

El general Riccheri formalizó rápidamente la compra de los máuseres con las fábricas alemanas. En la entrevista final, se le acercó un representante de los fabricantes, quien le presentó un sobre y le expresó:

- General, los fabricantes me han encomendado que le entregara este sobre con el importe de "la comisión" que le corresponde por su intervención.

Riccheri abrió el sobre y encontró un cheque de un considerable monto. Sin titubear, tomó el cheque, lo endosó y se lo devolvió al funcionario diciéndole:

- Mande tres mil Máuser más -le dijo.


Onofre Betbeder

Onofre Betbeder     

Onofre Betbeder Unos años después, el gobierno argentino, envió al Almirante Onofre Betbeder a Inglaterra, para controlar la entrega de los acorazados "Rivadavia" y "Moreno" en las debidas condiciones.

Éste viajó a los astilleros de Southampton y por 4 meses inspeccionó los barcos tornillo a tornillo. Al concluir satisfactoriamente su inspección, telegrafió al gobierno argentino para que saldara la cuenta. Al día siguiente, un empaquetado funcionario de levita, se presentó a su oficina y le dijo:

- Almirante, permítame que le entregue este sobre en reconocimiento por su trabajo y la imparcialidad con que ha cumplido su misión.

Betbeder abrió el sobre y retiró un cheque, e inmediatamente llamó a un secretario y le dictó la siguiente nota:

"El gobierno de la República Argentina cumple en agradecer a los directores de los astilleros la rebaja por la cantidad de 300 mil libras esterlinas, que han tenido a bien hacerle sobre el precio de los barcos".


Vitorino de la Plaza

Vitorino de la Plaza     

Victorino de la Plaza Años más tarde, bajo la presidencia de Victorino de la Plaza, el presidente del Brasil viajó a la Argentina en una visita de confraternidad. Entre los agasajos se programó el banquete oficial. Como éste no podía realizarse en la Casa Rosada , por hallarse en reparaciones, resolvió que se celebrara en la casa particular del presidente, en la calle Libertad. Al día siguiente del banquete, Victorino de la Plaza , llamó a su ama de llaves y comenzó a extender los cheques de su cuenta personal, para pagar a los proveedores. Al concluir le observó al ama de llaves:

- Señora, falta la cuenta de los vinos.

Ésta le explicó:

- Sr. Presidente, como era una comida oficial, se trajeron los vinos de la bodega de la Casa de Gobierno.

Victorino de la Plaza le contestó:

- Señora, en mi casa el gobierno no paga los vinos. Vaya al almacén y reponga a la bodega las botellas que se consumieron.

En aquel entonces, la Argentina ocupaba el 6º lugar en la escala mundial.


Elpidio Gonzalez

Elpidio Gonzalez     

Elpidio Gonzalez Nació el 1 de agosto de 1875 en la Ciudad de Rosario.

Desempeño su carrera política dentro de la UCR llegando a la Vicepresidencia de la Nación (1922-1928). Fue encarcelado por el gobierno de Uribiru por 2 años. Liberado rehusó recibir una pensión de privilegio por haber sido Vicepresidente de la Nación y para ganarse la vida trabajó vendiendo anilina colibrí. Falleció en la absoluta pobreza.

El 6 de octubre de 1938 se dirigía a Roberto M. Ortiz para rechazar la pensión de privilegio:

A su Excelencia el Señor Presidente de la Nación
Doctor Roberto M. Ortiz
De mi consideración:

Habiendo sido promulgada la ley que concede una asignación vitalicia a los Ex-Presidentes y Vicepresidentes de la Nación, cúmpleme dejar constancia ante el Señor Presidente, en su carácter de "Jefe Supremo de la Nación que tiene a su cargo la Administración General del País", de mi decisión irrevocable de no acogerme a los beneficios de dicha ley.

Al adoptar esta actitud sigo intimas convicciones de mi espíritu. Entregado desde los albores de mi Vida a las inquietudes de la Unión Cívica Radical, persiguiendo anhelos de bien publico, jamás me puse a meditar, en la larga trayectoria recorrida, acerca de las contingencias adversas o beneficiosas que los acontecimientos podían depararme. No esperaba, pues, esta recompensa, ni la deseo, y, al renunciarla, me complace comprobar que estoy de acuerdo con mis sentimientos mas arraigados.

Confío en que, Dios mediante, he de poder sobrellevar la vida con mi trabajo, sin acogerme a la ayuda de la República por cuya grandeza he luchado y que, si alguna vez, he recogido amarguras y sinsabores me siento recompensado con creces por la fortuna de haberlo dado todo por la felicidad de mi Patria.

Saluda al Señor Presidente.
Elpidio Ginzalez


Fuentes:

- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

                          

Artículos relacionados:

- Dineros públicos y privados (Las obras de Palermo)

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:


La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio