Home
Inicio



LA "ORDEN DEL CRUZEIRO"


Justo José de Urquiza.     Justo José de Urquiza

(01) Reseña
(02) Fuentes
(03) Artículos relacionados

Reseña

Por al ayuda de Urquiza al Brasil en los hechos que llevaron a la caída de Rosas en Caseros, el Imperio condecoró a Urquiza con la “Orden de Cristo”. Los pactos de 1851 le permitieron la total ingerencia brasileña en la Banda Oriental, y con el cisma de Buenos Aires y el interior, aumentaría su ingerencia en el Río de la Plata. Como presidente de la Confederación, Urquiza era el “garante” de los tratados de 1851, y no solo admitía la ingerencia brasileña en al Banda Oriental, sino que cedía la libre navegación de los ríos y renunciaba a las Misiones Orientales.

Ante las tensas relaciones paraguayo-brasileñas que podían desencadenar la guerra en cualquier momento, en busca de apoyo llega a Paraná en febrero de 1856 el vizconde de Abaeté, Limpio de Abreu, Ministro de Negocios extranjeros brasileño. Como Urquiza a su vez buscaba el apoyo brasileño en contra de Buenos Aires, las negociaciones se desenvolverían rápidamente en forma reservada.

No se conocen en detalle las negociaciones porque los documentos de la Confederación se perdieron misteriosamente. Cárcano afirma que se convino una “alianza” del Imperio y Urquiza, que en Río de Janeiro no se confirmó para no comprometerse ante Buenos Aires.

La doble política del imperio seguía su curso, y mientras Urquiza buscaba que Brasil se desentendiese de los liberales porteños, a Brasil le bastaba con un tratado “de amistad” con Urquiza.

El 7 de marzo de 1856 se firma un “tratado de amistad y navegación” argentino-brasileño donde se estipulaba la libertad de Brasil para actuar en el Paraguay y en la República Oriental, y la navegación de los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay tanto “para embarcaciones mercantes como de guerra” (art.14), obligándose Urquiza a “emplear los medios a su alcance para que la República del Paraguay adhiriera a las estipulaciones que preceden” (art.20). Quedaba permitido el tránsito y abastecimiento de la escuadra imperial por el Paraná, por las dudas se desatase la guerra, sin sufrir molestia alguna (art.19) y se Neutralizaba Martín García para mejor seguridad de la navegación brasileña.(art.18).

Aunque no lo dice el tratado explícitamente, todo eso a cambio de la condecoración de la “Orden del cruzeiro” que Pedro II le mandó a Urquiza.


Fuentes:

- La Gazeta Federal:
www.lagazeta.com.ar

Artículos relacionados:

-
Barón de Mauá
- Brasil y la Banda Oriental.
- Confesión del Imperio
- La llave del Plata
- La República independiente de Río Grande




Inicio