Home
Inicio


LA METRÓPOLI, ARTIGAS Y EL LIBRECOMERCIO
                          


José Gervacio Artigas    
Protector de los Pueblos Libres.    
José Gervasio de Artigas

(01) El comercio inglés
(02) Los noteamericanos
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


El comercio inglés

Artigas luchaba contra el Directorio de Buenos Aires y al mismo tiempo contra los portugueses que invadían la Banda Oriental.

Al verse privado del puerto de Montevideo, para no perder contacto con el mercado exterior, Artigas se ve obligado al trato comercial con los ingleses. Es ese sentido, decía caudillo en su correspondencia:

“El comercio inglés se ha admitido en todos nuestros puertos y aunque no dejo de penetrar las desventajas que resultan a los americanos, las circunstancias nos tienen ligados a la dura ley de la necesidad, mientras Buenos Aires no mejore su conducta y cese de impedir el comercio por mar con sus buques”…”Por lo mismo fue preciso abrir los puertos a los ingleses que solamente podían con franqueza activar el comercio con las introducciones extranjeras”

El 8 de julio de 1817, empujado por las circunstancias, Artigas se dirige al comodoro William Bowles, Jefe de la Estación Naval Británica en el Plata, invitándolo a que designe ”un oficial de su mayor confianza para el ajuste de las bases que deben en lo sucesivo reglar el comercio”.

Ni lerdo ni perezoso, el comodoro Bowles designa como su representante al Teniente de Navío Eduardo Frankland, y el 2 de agosto de 1817 suscribe con Artigas, en Purificación, el “tratado de amistad y comercio”.

Entre otras cosas, el tratado establece que el “Jefe de los Orientales admite por su parte a un libre comercio todo comerciante inglés”, haciendo respetar “en todos los Puertos de su mando la seguridad de sus personas y propiedades”. Los comerciantes ingleses estarían obligados a pagar “los derechos de introducción y extracción establecidos y acostumbrados” y estarían exentos de toda “contribución o pecho extraordinario”.

Establecía que el comandante ingles actuaría de modo que el comercio “con los gobiernos neutrales o amigos no fuera impedido ni incomodado” y que no expediría pasaporte “a ningún comerciante inglés que vaya o venga de aquellos puertos” en guerra con el Protector de los Pueblos Libres.

Esta última cláusula fue causa de objeción de parte de Castlereagh, titular de Relaciones Exteriores inglés, que afirmó que “él debe ser considerado como un acto totalmente desautorizado por su Alteza Real”.


Los norteamericanos.

Enterado del tratado, el cónsul norteamericano en Buenos Aires, Lloyd Hasley, se entrevistó con Artigas para pedir igual trato que con los ingleses.

En su comunicado al Secretario de Estado, el cónsul le informa que el Jefe de los Orientales le había dado la seguridad “de que los ciudadanos de los Estados Unidos, residentes en el territorio de su gobierno, o que deseen comerciar con el mismo, siempre serán admitidos y gozarán, cuando menos, de iguales privilegios y la protección otorgados a los súbditos británicos o los de la nación más favorecida”.

Artigas obtuvo a su vez del cónsul el apoyo para proveerse de armas, municiones y pólvora de procedencia norteamericana. De esta forma el caudillo consiguió aprovisionarse de armas contra el invasor portugués. Sin embargo, esto provocó una indignada protesta del Director porteño Juan Martín de Pueyrredón ante el gobierno norteamericano, que derivó en le retiro de Halsey como agente consular.(RAW.p.234)


Fuentes:

- Reyes Abadie, Washington. Artigas y el federalismo en el Río de la Plata
- Castagnino Leonardo. Triple Alianza contra los paises del Plata
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar


Artículos relacionados:

- Nueva Metrópoli
- Artigas
- Instrucciones del año XIII
- Andresito Guacurarí
- Artigas y el revisonismo histórico" (conferencia de José Maria Rosa )
- Bandeirantes y otras yerbas
- Cepeda (1820)
- Tratado de Pilar

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio