Home
Inicio



ASALTO A HUMAITÁ - 16 de junio de 1868
                          

(Guerra del Paraguay)

Guerra del Paraguay  - Leonardo Castagnino

Hacía cuatro meses que López se había retirado del Cuadrilátero, y mientras la situación empeoraba en Humaitá, los aliados no se decidían al asalto. Mitre, a quien según D´Amico “nada se el ocurría en el campo de batalla”, se le ocurría en camio a miles de kilómetros de distancia, en Buenos Aires, según le escribía Mitre a Gelly y Obes:

“Por lo que respecta al asalto de Humaitá, considerado aisladamente es una operación decisiva como seria y digna de meditarse maduramente. Humaitá a viva fuerza, de cierto que la guerra concluye moralmente allí, pero si fuésemos rechazados, tendríamos que volver a empezar, como si nada hubiésemos hecho hasta hoy”. Por lo visto, Mitre era llamado a reflexión por ciertos recuerdos de Curupayty.

Un episodio circunstancial decidiría al asalto. Los brasileños ven cruzar unas canoas hacia el Chaco, y enterado Caxias, interpreta que se retiraría el resto de la guarnición, y decide el asalto en forma inmediata.

El encargado de llevarlo a cabo es el Mariscal Osorio, Vizconde de Herval, y el 16 de junio de 1868, a las cinco de la mañana, se pone en marcha al mando de 12.000 hombres de caballería, infantería, artillería, y un batallón de ingenieros, dirigiéndose al norte de las fortificaciones defendidas por el Coronel Pedro Hermosa.

Los brasileños llegan hasta una línea de abatís, pero Hermosa, “con su calma habitual”, -dice un cronista- los deja acercar hasta que entren en el radio de acción de la artillería, y de una andanada al unísono les produce un destrozo tremendo.

“Osorio, montado a caballo, vistiendo un poncho de vicuña, -relata O´Leary- empujaba a sus tropas contra la trinchera, resonando en medio del estruendo de la artillería sus arenga y sus blasfemias. Pero todos sus heroicos esfuerzos eran completamente inútiles”.

Ante la inutilidad del escuerzo, Osorio pide instrucciones a Caxias, que lo deja en libertad de acción. Osorio intenta abrirse paso entre los abatís, en un nuevo ataque. La situación paraguay era crítica, y ya sin municiones ni tiempo de traerlas, Hermosa ordena cargar un cañón por la boca con balas de fusil, cascos de bombas, piedras y hasta bayonetas.

“Cuando los apretados batallones llegaban a la trinchera –relata O´Leary-, se oyó un estampido colosal, y tras de él un grito de supremo espanto, cruzando el aire millares de trozos sangrientos, pedazos de miembros humanos triturados por la metralla”

Los brasileños perdieron 3.000 hombres, y los paraguayos 194.

Los adversarios de Caxias pretendieron atribuirle responsabilidad del desastre, diciendo que “envidioso de la gloria de Osorio -dice O´Leary - había contribuido a que fuese rechazado, no enviándole refuerzos oportunamente”. La misma acusación se le hizo más tarde en el Parlamento, rechazada por Caxias.

                          

Fuentes:

- Castagnino Leonardo Guerra del Paraguay. La Triple Alianza contra los paises del Plata
- Juan E. O’Leary – Historia de la guerra de la Triple Alianza
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

Articulos relacionados

- Combate de Acayuazá.
- Guerra del Paraguay
- Alberdi y el Paraguay (Polémica Mitre-Alberdi)
- Rosas y el Paraguay (Independencia del Paraguay)
- Rosas y el Paraguay
- El grande alma de Juan Manuel
- Gral. Bernardino Caballero.
- Gral. José E. Díaz.
Copyright © La Gazeta Federal

Ver más "batallas y combates" en el indice: BATALLAS

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



La Gazeta Federal en Facebook   La Gazeta Federal en Facebook



Inicio