Home
Inicio



LAS LUCHAS DE JUAN MANUEL DE ROSAS
                           JUAN MANUEL DE ROSAS. La ley y el orden

(01) Con los británicos
(02) Fuentes
(03) Artículos relacionados

Con los británicos

En esa situación surge a la vida pública don Juan Manuel de Rosas. Sube con el consenso y aún con el apoyo de los comerciantes y de los diplomáticos británicos. Rosas significaba el orden, la estabilización de la estructura creada. Y es Rosas quien poco a poco los desaloja de sus reductos. Les quita el contralor de la moneda y del crédito. Limita las acciones del comercio al comercio mismo. Y con promesas constantemente renovadas, vuelve el arma del empréstito contra los mismos acreedores. Rosas hace vacilar el bloque establecido por Gran Bretaña en el Río de la Plata, merced a la intervención de los tenedores de bonos del primer empréstito, que actúan movidos por la esperanza de que los pagos sean reanudados cuando el comercio libre se restablezca. Son los mismos acreedores los que influyen en la conducta diplomática de Gran Bretaña, para torcerla. Rosas nos enseña así, que el acreedor es más débil que el deudor, cuando el deudor es más enérgico y hábil que el acreedor.

Rosas usa los mismos métodos británicos: soborna, corrompe, atrae, ultima y extingue, en una política incansablemente dirigida a la unidad, a la fuerza y al bienestar de la Nación. Rosas tiene enfrente al político británico quizá más diestro y más cínico. Tiene enfrente a lord Palmerston. Pero todo lo que imagina, planea y arguye Palmerston es anulado y contrarrestado por Rosas. Por eso, este hombre que reunió lo que había disgregado la diplomacia británica; que procuró reaglutinar los fragmentos dispersos del viejo Virreynato, que desunidos eran presa fácil para la diplomacia británica; este hombre, a quien jamás la diplomacia británica pudo vencer ni doblegar, en la historia oficial, que enaltece solamente a los agentes británicos disfrazados de gobernadores y presidentes argentinos, pasa como un tirano sanguinario y egoísta. La reconstrucción de la historia documental de las luchas francas y de las luchas encubiertas e invisibles que Rosas debió sostener con la diplomacia británica para defender al país, será uno de los puntos de apoyo más firme para toda acción futura, cualquiera sea la opinión que se tenga sobre su conducta y su política interna.

(1940)


Fuentes:

- Castagnino Leonardo.
Juan Manuel de Rosas, Sombras y Verdades
- Chavez, Fermín. La vuelta de Don Juan Manuel
- Scalabrini Ortiz, Raul(*)

(*) Raul Scalabrini Ortiz (1898 1959) Correntino. Poeta y pensador que tuvo como tema principal la autoconciencia nacional. En marzo de 1936 inauguró los cuadernos de FORJA con su discurso, Política británica en el Río de la Plata, tema que no lo abandonó. Karl Vossler lo defini6 bien cuando le dijo "enamorado de las cosas de la Patria". Autor de El hombre que está solo y espera, 1931; Historia de los ferrocarriles argentinos, 1940; Palabras de esperanza para los que pueden ser mis hijos, 1949, y otros.


                          

Artículos relacionados:

-
Rosas, la deuda y el "no pago"
- Pa´qu´el gringo aprenda
- Si querés protestar...ponete la punzó
- Como engañar al embajador británico
- La política de Rosas
- ¡Viva Rosas!
- ¡Muera Rosas!
- Rosas no ha muerto
- El Restaurador de Las Leyes

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook




Inicio