Home
Inicio




LA POLITICA MITRISTA Y EL CENTRALISMO PORTEÑO
                          

Bartolome Mitre    
.     Bartolomé Mitre

(01) La opinión de Alberdi
(02) La Nación
(03) Fuentes
(04) Artículos relacionados


La opinión de Alberdi

Respecto a la política mitrista y el centralismo porteño, nos deja
Juan Bautista Alberdi una página significativa:

“El que entregó la provincia de Corrientes –dice Alberdi refiriéndose a Mitre- a los brasileros para que la empelaran como una batería contra Paraguay, es en efecto el que ha traído a los paraguayos al suelo argentino.

“¿Cuál es la unión que el patriotismo del general Mitre evita con el mayor cuidado en medio de la crisis actual? La unión de los argentinos en el goce de la renta de diez millones, que todos ellos en su Aduana de Buenos Aires. El frenesí de amor por la República Argentina no va a devolverles sus diez millones de pesos fuertes.

“La unión decantada deja en pie toda la acusa de la guerra civil de cincuenta años, a saber, la renta de las catorce provincias invertida en la sola provincia de Buenos Aires.

“En lugar de unir dos países se han contentado con unir dos hombres. Esto se ha llamado recoger el fruto de una gran política, es decir, que Urquiza deshaga ahora su propia obra.

Con la frase “recoger el fruto de una gran política”, se refiere Alberdi a la capitulación de Urquiza en Pavón, tras lo cual se recluye en su estancia entrerriana mientras el mitrismo arrasa con las demás provincias del interior.

J.M. de Rosas - L.Castagnino
“La unión del general Urquiza con el general Mitre –prosigue Alberdi-, en efecto no impide que el presupuesto provincial de Buenos Aires, de valor de diez millones de duros, prosigue en plena unión, garantizándose y pagándose con los diez millones en que consiste la renta total de las provincias, aún después de los cinco años que asignó a esa garantía el Convenio de noviembre de 1869.

“¿Qué hace a este respecto el patriotismo del general Mitre? En lugar de devolver a las provincias sus diez millones de duros se los deja a Buenos Aires, y envía al señor Riestra a Londres a buscar diez millones prestados, por cuenta de las provincias, bien entendido, para hacer a guerra al Paraguay; es decir, para desarmar a la Nación Argentina del único aliado que puede ayudarla un día a reivindicar los diez millones que Buenos Aires prometió devolverle en el Convenio de unión, de que se hizo garante el Paraguay, y que en vez de devolver aspira a retener toda la vida, como los retendrá indudablemente mientras la ciudad y el puerto de Buenos Aires sean propiedad de la provincia y no de la nación, conforme a la Constitución reformada por el patriotismo argentino del general Mitre.

“Es verdaderamente curioso que Buenos Aires, a quien la Nación le tiene prestada toda su renta, por razón de que no le basta su renta local y propia, se abstenga de acudir a un empresario en Londres, y que sea la nación (que no necesita pedir diez millones porque los tiene) la que busca en Londres esos diez millones en lugar de tomar los suyos que le tiene Buenos Aires. “¿Qué hace entretanto el patriotismo argentino de esta provincia? Hace préstamos mensuales a la nación con su propio dinero de ella, a cargo de devolución (sic) y con un moderado interés”

Con este análisis implacable se reivindicaba Alberdi de sus errores pasados.


“La Nación”

El diario “La Nación”, propiedad de Mitre, llama a Alberdi “traidor”, “sicario” y “renegado” mientras
Sarmiento lo calumnia de estar “a sueldo de Solano López”.

Alberdi, atacado en su patriotismo, le arrojó este certero dardo a la cara de Mitre, el antiguo artillero de Caseros:

“Si al menos hubiera yo tomado una escarapela, una espada, una bandera de otro país, para hacer oposición al Gobierno del mío -dice Alberdi-, como en Monte Caseros lo hizo otro Argentino contra Buenos Aires, con la escarapela Oriental, como oficial Oriental, bajo la bandera oriental y alineado con los soldados de brasil…”.

El destinatario no podía ser otro que Mitre, el artillero de Caseros.

“¿Podrá extrañar al lector –se pregunta la pluma filosa de Abelardo Ramos- que cuando los ejemplares de ese ensayo revelador llegaron a Buenos Aires, centro de la historia bélica del mitrismo, el gobierno adquiriese todos los ejemplares de una sola vez, para sacarlo de circulación? ¡Y al prole de Mitre aburre al país desde hace 80 años perorando cínicamente sobre la ‘libertad de pensamiento´”.(Ramos Abelardo. Revolución y contrarrevolución en la argentina. p.180)



Fuentes:

- Ramos Abelardo. Revolución y contrarrevolución en la argentina.
Copyright © La Gazeta Federal

Ver temas relacionados:

-
Polémica Mitre-Alberdi
- No dispare, general... (Pavón)
- La yunta (Mitre-Sarmiento)
- Sarmiento y el Paraguay
- Rosas y el Paraguay
- La guerra del policía.
- La resurrección de Clavero.
- La muerte del Chacho Peñaloza.
- Felipe Varela.
- Folclore
- ¿Civilización o barbarie?
- ¿Civilización o barbarie?
- Juan Manuel de Rosas

Ver más artículos en el indice: Indice General

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio