Home
Inicio



DOBLE FILO
                          

Justo José de Urquiza (1801-1870)    

Justo Jose de Uirquiza (01) Antecedentes
(02) Doble filo
(04) Fuentes.
(05) Artículos relacionados

El general Paz había sido tomado prisionero en Santa Fe por cuando un paisano de apellido Serrano de las tropas federales, bien montado, le bolea el caballo y lo toma prisionero. Estanislao López se lo remite a Rosa, quien le respeta los grados militares, y le da por cárcel la ciudad de Buenos Aires bajo palabra de no salir de ella. Le ofrece incluso, para ganarse la voluntad del “manco”, un cargo diplomático que éste rehúsa.

El general Paz, faltando la palabra empeñada escapa de Buenos Aires, ciudad que tenía por prisión, y se hace cargo de la defensa de Montevideo, sitiada por las tropas federales al mando de Manuel Oribe.

Paz se retira disgustado de Montevideo y se traslada a la provincia de Corrientes, gobernada por Joaquín Madariaga. El 1 de enero de 1845 se nombra al general Paz “Director de la guerra en nombre de la provincia de Corrientes y de la Revolución Argentina”. La guerra era contra Rosas.

Corrientes pone todos los elementos de guerra y celebra un tratado de alianza con el presidente de Paraguay, Carlos Antonio López, en que éste se compromete a colaborar con las fuerzas correntinas del general Paz, aportando elementos fluviales y diez mil hombres de tropa, que pone al mando de Francisco Solano López, quien recibe órdenes reservadas de mantener los batallones paraguayos, sin mezclarse con las tropas argentina. El general Paz denominó a su ejército “Aliado Pacificador” y lo dividió en dos cuerpos, uno formado por los paraguayos, y otro por los correntinos.

Este sería uno de los errores de los López, que le resultaría fatal al Paraguay veinte años más tarde, cuando faltando la contención de Rosas a las ambiciones brasileñas, su país es invadido, saqueado y destruido por la Triple Alianza, formada por los argentinos vencedores de Caseros y el Imperio de Brasil.

Doble filo

El ejército federal, al mando de Urquiza, vence al ejército de Paz en Laguna Limpia, tomando prisionera a Juan Madariaga. Las desavenencias con el general Paz, llevan a Joaquín Madariaga a entrar en negociaciones con Urquiza, firmando en Alcaráz un convenio entre las provincias de Corrientes y Entre Ríos.

Urquiza hizo el tratado sin consultar con el Encargado de las Relaciones Eteriores, como lo establecía el Pacto Federal. Urquiza pretendía adquirir cierta preponderancia y por otra parte la letra daba lugar a la posibilidad de segregar esas provincias, por lo que fue rechazado por Rosas.

“Nunca pude imaginar –le dice Rosas en una carta al general Pacheco- que la ceguera y miseria del general Urquiza le condujesen a un procedimiento tan inaudito, a un baldón son cuento en la historia de los argentinos. Este general reconoce el nulo e intruso régimen de Corrientes, y don Joaquín Madariaga no reconoce ni el legal ni nacional de la Confederción. Mas considero como un beneficio de la providencia que se haya revelado por con prontitud, porque están los medios de impedir debidamente la ruina y el deshonor de la Confederación.”

Las sospechas de Rosas eran acertadas, tal como quedó al descubierto más tarde en distintos documentos.

El 29 de noviembre de 1848, en correspondencia del Herrera y Obes a Andrés Lamas lo dice claramente: “Recomiendo a usted mucho la insistencia de que el Paraná sea el límite de la República Argentina, y que de obtenerlo asuma Brasil la iniciativa en los próximos arreglos. Urquiza, téngalo por seguro, acepta desde luego la proposición. Esta arreglo era la base del convenio de Alcaráz, yo se lo garanto a usted.”

Herrera y Obes no solamente confiesa el plan unitario de segregar las provincias mesopotámicas, sino que además pone en evidencia la complicidad de Urquiza, y la intención del tratado de Alcaráz, que Rosas desbarata y rechaza.

También pone en evidencias las intenciones separatistas de Urquiza el representante brasileño Carneiro Leao, cuando el 10 de noviembre de 1851, en nota a su gobierno, dice que en caso que Urquiza no pueda vencer a Rosas, “pretende ao menos tornar Entre Ríos é Corrientes independiente de Buenos Aires”

Rosas le exigió a Urquiza el reemplazo del tratado por uno nuevo que le enviaba, y éste, sin posibilidad material de negarse, se lo remite a Madariaga con este significativo mensaje: “Firme el convenio propuesto por Rosas sin temor alguno de ulterioridades; pero afile bien el cuchillo para hacerle sentir los efectos de la alianza de las dos provincias”

Madariaga rehusó la propuesta de Urquiza, y en consecuencias se enfrentan nuevamente las dos provincias. El 27 de noviembre Urquiza obtuvo la victoria de Vences, derrotando por completo al ejército de Madariaga. Tal vez por hacer mérito y quedar libre de sospechas, durante los tres días siguientes al combate se hizo una espantosa matanza de oficiales y soldados que fueron degollados por los vencedores.


Fuentes:

Guerra del Paraguay  - Leonardo Castagnino - Castagnino Leonardo. Triple Alianza contra los paises del Plata
- Paz, José María, Memorias póstumas.
- Castello, Antonio Emilio, Historia de Corrientes, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1991.
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar


Ver notas relacionadas:

-
Batalla de India Muerta
- Batalla de Vences
- Juan Manuel de Rosas
- El Restaurador de las Leyes
- La Confederación Argentina
- Lo que Rosas no hizo

Ver en el indice más Historia Argentina.

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio