Home
Inicio



LAS LOGIAS Y EL COMERCIO BRITANICO EN EL RIO DE LA PLATA
Por Leonardo Castagnino
(De mi libro "Las invasiones inglesas - 1805 / 1852”)
                           Tropas Britanicas

(01) Mercaderes ingleses
(10) Fuentes
(11) Artículos relacinados


Los mercaderes ingleses

Hacia fines de 1809, en un entredicho con Cisneros, la masonería ya instalada en el Río de la Plata amenaza con la marina británica. Como buen caballero inglés, Street lo dice disimuladamente; "Aparentemente el resuelto grupo de comerciantes, respaldados por la presencia de la marina británica... había triunfado", y agrega Street que ya instalada la Junta de Mayo, gracias a la presencia de economistas liberales, se fueron comprendiendo las ventajas del comercio libre (ventaja para los ingleses, vale la pena aclarar) : "El 14 de julio (1810) se levantó el edicto sobre exportaciones de metales preciosos. Entonces obtenían beneficios los comerciantes ingleses en el comercio legítimo con Buenos Aires, y sin necesidad de hacer contrabando. La marina inglesa estaba estacionada ante la vista de la gente del Plata, siendo ahora una promesa de protección para el nuevo orden..." (Street. p, 164 / cit. por Steffen Soler. o.c. p.82.)

El comercio inglés perjudicaba a la incipiente industria local, sobre todo en el interior, e inundaba de mercaderías a bajo precio "ya que los ingleses nos traían lomillos idénticos a los de usos de la tierra", -dice Miguel Fernández de Agüero, en una reunión con Marino Moreno, defensor de los intereses británicos- , y así lo resume Street: "Con el comercio oficialmente cerrado, los ingleses ya habían saturado el mercado con toda clase de artículos de ferretería , como se podía ver en los almacenes de la ciudad; y también con botas y zapatos para hombres y mujeres, muebles, artículos de talabartería y ponchos, y hasta con los despreciables estribos de palo que se usan en nuestra campaña. Las industrias florecientes de las provincias interiores se arruinaron con dicha competencia. Agüero tuvo razón con su profecía -agrega Steet- la industria nacional declinó debido a la entrada de las baratas mercaderías inglesas, de menor calidad que las nacionales. En esa misma reunión, otro de los oradores, habría de pedir sin resultado, que se prohibiera a los ingleses introducir ropas hechas o muebles o ponchos que imitaran los fabricados en el país" (Street. Nota 178. pag. 156 /Steffen Soler, o,cit, p,82.)

Los ingleses combinaban la fuerza, la astucia y el engaño. Dice Ferns que Lord Strangford se proponía al mismo tiempo "conservar la buena voluntad de la autoridades españolas, alentar a los revolucionarios y hacerles creer que Gran Bretaña era su amiga, asegurar oportunidades comerciales para la empresa mercantil británica y enseñar a los comandantes navales británicos cuáles eran sus deberes en aquellas confusas circunstancias". (Ferns. o. cit. p.99.)

Con ese manejo hábil y engañoso los ingleses se adueñaban del comercio. Dice Street que "Los comerciantes de Gran Bretaña por medio de la Prensa y el Parlamento, ejercieron gran influencia en el Gobierno... éste, sin embargo, solo podía alentar a los comerciantes para que tomasen los asuntos en sus manos propias..." y acota que "Los comerciantes ingleses eran muy a menudo masones, y establecían agentes en España y América..." (Seffen Soler. o.cit, p. 84)

Con estas actividades secretas, en 1809 se formó en Buenos Aires un comité de mercaderes británicos cuyo Presidente fue Mackinnon, porque en esas circunstancias apelaron al Capitán Doyle de H.M.S. Ligutning, estacionada en el Plata para que negociara con el Virrey Cisneros la revocación de la orden para que los comerciantes ingleses se retiraran de Buenos Aires, que sujestivamente vencia el 26 de mayo de 1810. Ésta logia integrada, por Alexander Makinnon, Thos, Crocket, Edwd Hill, James Ritchie, James Bartonm Jhon T.Smedley, Williams Dun, George Dyson y Frederick Dowling. es muy importante en la toma de decisiones y precursora de la logia que dirigió Ian G. Drysdale. (Seffen Soler. o.cit, p. 84)

Esta logia, en combinación con las logias instaladas durante las invasiones inglesas, comenzaros a dominar políticamente Buenos Aires a través de Rivadavia y Alvear, -luego enfrentados a San Martin en 1812- que más intentaron imponer Constituciones unitarias que sometían al interior y perjudicaban su comercio, lo que provocó el fuerte rechazo de los caudillos provinciales, derivando en continuas guerras civiles, pasando por la anarquía del año veinte hasta el asesinato de Manuel Dorrego.

A raíz de estos enfrentamientos fue que San Martin dijera la conocida frase "mi sable jamás se sacará de la vaina por opiniones políticas". Esta frase, no fue dicha por aversión a la política, e insertada incluso en cartas a los caudillos, implícitamente les estaba dando a los caudillos el visto bueno para que le pongan limite a la pretendida hegemonía porteña sobre el interior. Como sabemos, San Martin se negó a acatar la orden de Buenos Aires a regresar con el Ejercito de los Andes para contener a los caudillos federales del interior, que desembocó en la batalla de Cepeda de 1820 . (Ver en esta obra "El Acta de Rancagua")

La actitud de San Martin, presentada por algunos como un "renunciamiento sentimental", fue en realidad, a nuestro entender, una toma de posición política en apoyo a los caudillos del interior, que daría paso al enfrentamiento posterior de San Martin con la logia, particularmente en las figuras de Alvear y Rivadavia, que a larga harían fracasar su proyecto de acordar con España, una independencia americana con acuerdo comercial con la Península, y su posterior exilio. (Ver en esta obra el Cap, Gesta emancipadora / Acuerdo de Punchauca)

Estas logias, desde las sombras, tuvieron gran protagonismo en el Plata durante toda la historia argentina. Rivadavia, no tuvo mejor idea que darles un plazo de veinticuatro horas para que los Diputados del interior se retiraran de Buenos Aires, que derivó la rebelión del entonces coronel San Martin, que exigió, Granaderos mediante, la dimisión de la Junta y renuncia del secretario Rivadavia; por su parte Alvear, mediante artimañas, impidió la incorporación de los Diputados orientales a la Asamblea del Año XIII,que a la larga resultó en la segregación de la Banda Oriental.

Zañartu, representante chileno en Buenos Ares, refiriéndose a las logias, le dice entre otras conceptos a O´Higgins "Este gremio se compone de sujetos miserables. Ellos decretaron la guerra de Santa Fe... desde entonces me separé, porque advertí que las deliberaciones ya iban tomadas de antemano y que sólo buscaban comodines" (Archivo Nacional. Archivo de don Bernardo O´Higgins, Santiago de Chile, 1949, T. IV p.182 y sig, cit. por Steffen Soler. o.cit. p.87 )

El 2 de julio de 1812, los comerciante ingleses de Buenos Aires le informan a Castlereagh: "Hemos logrado reemplazar con éxito los tejidos alemanes y franceses" (F.O. 72 - 157 / Steffen Soler p. 91.) y Ferns dice irónicamente: "Podían haber agregado que también estaban reemplazando la producción local", y más adelante agrega: "La capacidad de Gran Bretaña de adquirir cueros no es el único factor de éste tráfico, pues los comerciantes británicos estaban dispuestos a adquirir cualquier cosa que se les ofreciera, confiando en las relaciones que tenían en Europa y en otras partes para revender sus adquisiciones" (Ferns. o.cit. p. 92 cit.)

Así es como los comerciantes ingleses y una cierta clase de Buenos Aires, no solo se enriquecía a costa de las provincias del interior, sino que opinaba de ellas en forma despectiva y ofensiva. En "La Gaceta de Buenos Aires" del 15 de diciembre de 1919 editorializaba: "Los federalistas quieren no sólo que Buenos Aires no sea la capital, sino que, divida con ellos el armamento, los derechos de aduana y además las rentas generales; en una palabra, que se establezca una igualdad física entre Buenos Aires y las demás provincias, corrigiendo los consejos de la naturaleza que nos ha dado un puerto y unos campos, un clima y otras circunstancias que le han hecho físicamente superior a otros pueblos, y a la que por las leyes inmutables del orden del Universo, está afectada cierta importancia moral de un cierto rango. Los federalistas quieren, en grande, lo que los demócratas jacobinos en pequeño. El perezoso quiere tener iguales riquezas que el hombre industrioso; el que no sabe leer, optar a los mismos empleos que los que se han formado estudiando; el vicioso disfrutar el mismo aprecio que los hombre honrados..." (Steffen Soler. o.cit. p.93.)

San Martin en correspondencia a Tomas Guido le dice: "Me muero cada vez que oigo hablar de federación. No sería más conveniente trasplantar la Capital a otro punto, cortando por este medio las justas quejas de las provincias?" (Piccirilli, o.cit. p. 264 / Steffen Soler o.cit. p.92)

San Martin estaba entonces en lo que hoy llamamos la línea nacional y veía con acierto los justos reclamos de las provincias, enfrentando así a sus Hermanos de la logia de Buenos Aires, que en complicidad con los comerciantes y la masonería inglesa empobrecían al país interior. Con la llegada de Rosas al poder, con el Pacto Federal de 1831 y la Ley de Aduanas, entre otras acciones de gobierno, la "Santa Federación" enfrentaba y salía airosa no solo contra los unitarios como Lavalle y Paz, sostenidos por dinero extranjero, sino contra la coalición anglo-francesa en la Guerra del Paraná.

Desde el exilio, para disgusto del liberalismo unitario, San Martin, adhería a la política de Rosas. la flor y nata del nacionalismo católico anti-masón y defensor del honor nacional.

Leonardo Castagnino
www.lagazeta.com.ar


Fuentes:

- Steffen Soler Carlos. San Martin y su conflicto con los liberales
- Castagnino Leonardo. Las invasiones inglesas. 1806/1852
- Obras citadas.
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

Obras de Leonardo Castagnino
Artículos relacionados:

- Presencia Británica en el Río de la Plata
- Santiago de Liniers y Bremond.
- El fusilamiento de Liniers.
- Plan Maitland previo.
- Plan Maitland definitivo.
- Historia de los ingleses
- Invasión inglesa de 1806.
- Invasión inglesa de 1807.
- Reconquista: Capitulación de un general desgraciado.
- Batalla naval ganada por al caballería

La Gazeta Federal en Facebook   La Gazeta Federal en Facebook

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal / Leonardo Castagnino  El autor La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Compartir en:






Inicio