Home
Inicio



LAS TROPAS BRASILEÑAS

(Guerra del Paraguay)

(01) Opinión de un brasileño
(02) Fantasmas y esclavos
(03) Telégrafo guaraní
(04) Fuentes.
(05) Artículos relacionados.


Opinión de un brasileño

Nos remitimos a la palabra del historiador brasileño José Julio Chiavenatto (genocidio Paraguayo. A Guerra do Paraguay):

“Un régimen esclavista, cuya masa de soldados se basaba fundamentalmente en negros esclavos, como el Imperio de Brasil, no podría tener un ejercito que ofreciese cohesión moral. Él tenía que reflejar las contradicciones del Imperio, como reflejó, y establecer en sus relaciones la misma jerarquía opresora del sistema económico que defendía. Y ese contraste no fue mayor, justamente porque cuando el Duque de Caxias asumió el comando general supera en parte el problema, y había comandantes como el General Osório, por ejemplo, hombre rudo pero de trato relativamente democrático en la forma en que ejercía su liderazgo en la tropa.

Al lado de eso –como observa von Versen y el propio Coronel Cunha Mattos no disiente seriamente- la oficialidad brasileña tenía una minoría con buena formación militar, mas la absoluta mayoría era completamente incompetente, e iría a hacer de la guerra un aprendizaje no siempre eficaz, del arte militar. A falta de buenos técnicos militares impidió la modernización del ejercito imperial, aunque ello contratase con los grandes recursos materiales. Aparentemente muy fuerte, llegando hasta impresionar por sus recursos materiales, el ejercito del imperio de Brasil va a mostrar en la práctica, durante la guerra, enfrentando a un enemigo proporcionalmente muy débil, como estaba socavado y debilitado por las contradicciones del propio sistema que representaba”.



Fantasmas y esclavos

El ejecito brasileño estaba compuesto de fantasmas y esclavos. La población de Brasil estaba dividida en una clase noble de alta de grandes propietarios y riquezas, una clase media blanca que sin acceso grandes propiedades tenían empleos burocráticos y un clase baja, en su mayoría esclavos, que formaban la fuerza de trabajo en tiempo de paz.

El ejército formado en Río Grande do Sul, tenía mas soldados en los ”papeles” que en los cuarteles, de manera que muchos “fantasmas” cobraban sueldo sin existir siquiera. Por otro lado, ante el avance paraguayo al mando de Estigarribia sobre territorio brasileño, el ejercito de del general Canavarro, permaneció inmóvil por rivalidades políticas con el el barón de Jacuhy (descripto por Bormann)

El resto del ejercito estaba formado por esclavos, sin ningún incentivo para ir a morir a los esteros paraguayos, donde no tenían nada que conquistar ni defender. Esos esclavos eran reclutados por al fuerza en las calles de Río, o cedidos por sus “propietarios”, que de ese modo evitaban su participación personal, llegando a darse el caso de algunos propietarios que para ser mas “patriotas” contribuyendo con sangre para defender a la patria, daban hasta diez esclavos. La proporción de blancos libres y negros esclavos, era de uno a cuarenta y cinco. Es fácil calcular la desproporción en las bajas. Antes de la guerra, la población de Brasil se componía de ocho millones de habitantes: cinco millones y medio de blancos, y dos millones de negros, es decir un treinta por ciento de negros.

Si bien lo lógico hubiera sido que contribuyeran proporcionalmente a la guerra, finalizada la misma la proporción de negros bajó a solo del dieciocho por ciento. A esto puede agregarse que los puestos de jefes y oficiales en muchos casos estaban formados por hombres de la nobleza, o que sin serlo, obtenían de ese modo títulos nobiliarios, pero que eran totalmente incompetentes como jefes por cuanto no tenían ningún tipo de conocimientos militar. Por otro lado, teniendo grandes recursos y armas, muchas inadecuadas para esa guerra, el ejército brasileño era inferior para enfrentarse con un ejército mucho menor en número y recursos, pero que defendía lo suyo y conocía el terreno que pisaba.


Telégrafo guaraní

J:J. Chavenatto, nos refiere la siguiente anécdota: marchaba el ejército para Asunción, a lo largo de la línea telegráfica de López, y por orden superior, se iba recogiendo el alambre prendido de los postes y o tendidos en el terreno. Un ingenuo, con la mejor buena fe del mundo, encontrando superfluo el trabajo determinado, alcanzó a decir: i>“No se para que se manda hacer tal servicio; en Paraguay solo se habla el guaraní o español y guaraní, no nos aprovechará en nada, ese material en legua extrajera…”


Fuentes:

- Julio José Chiavenatto. Genocidio Americano: A guerra do Paraguay.
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar


Articulos relacionados:

- La Escuadra Imperial (A mais grande do mundo)
- Las tropas paraguayas
- Las tropas orientales
- Las tropas argentinas
- Las tropas "mercenarias"
- La guerra del Paraguay
- Nacimiento de Francisco Solano López
- Muerte de Francisco Solano López
- Candido López, "El manco de Curupaytí"
- Tratado de Puntas del Rosario
- Tratado Triple Alianza
- Guerra del Paraguay
- Sarmiento y Paraguay
- Alberdi y el Paraguay
- Los "voluntarios"
- Mitre
- Urquiza
- La defección de Urquiza.
- Rosas y el Paraguay (Independencia del Paraguay)


Ver más "batallas y combates" en el indice: BATALLAS

Fuente: www.lagazeta.com.ar





Inicio