Home
Inicio


EL AGENTE EN RÍO
                        


Dr. José Manuel García.     José Manuel García

(01) Doble juego
(02) Partida de fulleros
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


Doble juego

Uno de las factores de incidencia para la invasión portuguesa a la Banda Orietal, era el apoyo o tolerancia por parte de los hombres de Buenos Aires.

El agente porteño en Río de Janeiro era José Manuel García, que se encontraba como enviado confidencial ante la Corte. García portaba los pliegos de
Carlos Maria de Alvear solicitando ante Lord Stranford el protectorado ingles sobre las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Según informe a su gobierno de parte del agente consular francés en Río, ni bien llegó a Río el Dr. García le propuso al gobierno brasileño de Don Juan, un proyecto de “tratado” con las Provincias Unidas, por el cual se autorizaba a los portugueses a ocupar la Banda Oriental. Buenos Aires manifestaba que no auxiliaría a los defensores de la margen oriental -el artiguismo- y se comprometía a que, una vez dominada la margen oriental, el Congreso de Tucumán solicitaría la unión de las Provincias Unidas al Reino del Brasil, tomando Don Juan el título de “Emperador de la América del Sur”.

Mientras García seguía sus gestiones en Río, el 6 de marzo de 1816 el Director Alvarez Thomas informaba al Congreso del fracaso de las gestiones monárquicas encargadas a Sarratea, Posadas y Belgrano. A su vez expresaba sus esperanzas en la misión ante la Corte de portuguesa, agregando que esperaba muy pronto “comunicaciones de algún plan importante y delicado que (García) ha anunciado a este gobierno; con al exprsión que se presenta una ocasión muy oportuna, pero fugitiva, para enderezar dichos negocios”.


Partida de fulleros

Dos meses más tarde, el Secretario de Gobierno, Dr. Gregorio Tagle, alentaba a García a seguir con las gestiones, expresándole que “El Congreso ha mostrado las disposiciones mas favorables a esta respecto” y que “no omitiera medio alguno capaz de inspirar la mayor confianza a ese Ministerio, sobre nuestras intenciones pacíficas y el deseo de ver terminada al guerra civil con el auxilio de un poder respetable que no obraría contra sus propios intereses cautivando nuestra gratitud”.

E Dr. García contesta desde Río en junio de 1816:

“Creo que en breve desaparecerá
Artigas de la Banda Oriental. La escuadra portuguesa está aquí al ancla y espera el primer viento.
Conozco muy inmediato al general Lecor; va inteligenciado en parte del plan de su gobierno y me parece un excelente sujeto. Nuestro amigo H
(Nicolás Herrera) irá con él a Montevideo; él mismo no lo sabe aún ni lo sabrá hasta última hora; será el punto intermedio entre ése y este gobierno.
Estoy seguro que las primeras medidas que se tomen por Lecor en la Banda Oriental quitarán a usted algunos recesillos, que es regular conserve aún.
Ésta es una maniobra complicadísima y exige toda la circunspección e mundo para irla llevando sin desgracia. En muchos secretos estoy yo sólo; en algunos he puesto a nuestros amigos…Usted conoce muy bien a don Carlos
(Alvear) sabe de sus calidades morales y su carácter en al revolución…nada sería más peligroso el que llegase a entrar en nuestras relaciones por ahora...Vaya usted pensando en el sujeto que ha de tratar con el general y con H. (Herrera), esto deberá hacerse sin ruido...Cuide usted mucho que no sea un hombre asustadizo, que sea hombre manso, callado y negociador”

Como vemos, era una partida entre fulleros. Y en otro oficio, García agregaba que “Alarmado el Ministerio del Brasil de los progresos que sobre el gobierno de las Provincias Unidas va haciendo el caudillo de los anarquistas (Artigas), no ha podido menos que representarlo a Su Majestad Fidelísima para que sin demora pusiese pronto remedio a un mal que creciendo con tanta fuerza, podría en poco tiempo cundir por estos sus dominios haciendo mayores estragos...ha resuelto S.M.F. empeñar todo su poder para extinguir para siempre hasta la memoria de tan funesta calamidad, haciendo en ello un beneficio que cree ha de ser agradecido por sus vecinos".(WRA.p.271)

La Corte portuguesa, siempre dispuesta a arreglar “generosamente” los problemas en territorio ajeno, -e incorporarlo al imperio-, pretendía además el agradecimiento de sus vecinos, y a decir verdad, lo decía con cierto conocimiento de causa, según vemos en la conclusión del informe del Dr. José Manuel García, que expresaba.

“Es verdad que en todo tiempo se ha temido la injerencia de una Potencia Extranjera en disturbios domésticos, pero esta regla demasiado general, me parece que tiene una excepción en nuestro caso.”


Fuentes:

- Reyes Abadie, Washington. Artigas y el federalismo en el Río de la Plata
- Castagnino Leonardo.
Triple Alianza contra los paises del Plata
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar


Artículos relacionados:

-
Nueva Metrópoli
- Se nos vienen
- Artigas
- Artigas y el librecomercio
- Instrucciones del año XIII
- Andresito Guacurarí
- Artigas y el revisonismo histórico" (conferencia de José Maria Rosa )
- Bandeirantes y otras yerbas
- Cepeda (1820)
- Tratado de Pilar

Fuente: www.lagazeta.com.ar





Inicio