Home
Inicio



ANARQUISTAS Y MACACOS
                          

Brasil (1573).    
Al Oeste, línea de Tordesillas.    
Imperio de Brasil

(01) Política imperial
(02) Anarquistas y macacos
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.

Politica imperial

Constante es sus propósitos expansionistas, el Imperio de Brasil fomentaba las discordias internas en las provincias del Plata para su propio engrandecimiento y expansión territorial, económica y política.

Fieles a su tradición heredada de los Portugueses que perdían con las armas ante España pero en las negociaciones ganaban con creces lo perdido, lograban así la definitiva segregación de la Banda Oriental después de Ituzaingo, el reconocimiento de la libre navegación de los ríos reconocida por Urquiza luego de Caseros, y el reconocimiento de la definitiva separación de Paraguay, entre otros ejemplos.

Esta política sigilosa del imperio reconocida perfectamente por la sagacidad de Rosas, no era advertida por los hombres de Buenos Aires, que una y otra vez caían en las redes de intrigas diplomáticas de la cancillería brasileña.


Brasil (1823).    
(Nótese la anexión de la proincia "Cisplantina"    
y los limites de las Misiones Orientales)    
Brasil (1823)

Brasil se había apresurado a reconocer la independencia Paraguaya en 1842 y en 1843 envió a la Asunción a Pimienta Bueno para influir ante el gobierno de Carlos López, incitándolo a la formación de un ejército y la construcción de fortalezas para prevenir la probabilidad que el gobierno de Buenos Aires intentara incorporar por las armas la “provincia rebelde”.

El Imperio envió técnicos e instructores brasileños como Porto-Carrero, Villagrán Cabrita y Soares, para la formación del ejército y la fabricación de armamento. Seguía de ese modo la política de apoyar al débil para debilitar al fuerte en su propio beneficio. De esa forma Paraguay se fortalece industrial y militarmente.

Con la mira siempre puesta en Paraguay, el imperio sigue la intriga contra Buenos Aires en Montevideo hasta formar en 1850 la alianza contra Rosas, cuidándose bien de incluir en los tratados el reconocimiento de la libre navegación de los ríos y la independencia paraguaya por parte de Urquiza. Tras la caída de Rosas, Santiago Derqui, enviado argentino ante Paraguay, reconoce formalmente la independencia en 17 de julio de 1853, aprobada mas tarde por el congreso argentino el 7 de junio de 1856.


Anarquistas y macacos.

Fortalecido Paraguay, pese a su aislamiento Carlos López comprende la política y propósitos de sus vecinos. Por su parte también la comprende Uruguay, acostumbrado al equilibrio entre sus dos vecinos, y en febrero de 1862 viaja a la Asunción el Dr. Juan José de Herrera para proponerle a Carlos López un acuerdo de mutuo apoyo. Las conversaciones entra ambos no se conocen en detalle, pero el pensamiento de López queda expresado en el informe que Herrera envía a su gobierno el 16 de marzo de 1862:


Brasil (1943).    
con los territorios anexados    
luego de la Guerra del Paraguay.    
Imperio de Brasil

“Que en lo que hace al Paraguay, lejos de emplear por ahora sus preocupaciones en las lejanías, no le es posible distraer, por un solo momento, en los peligros inmediatos que de un y de otro lado las fronteras le rodean; que de un lado tiene a los incorregibles anarquistas, y de otro a los macacos, siempre aleves y llenos de doblez; que para los unos y para los otros, o para ambos juntos, son las fuerzas que el Paraguay se ve en el caso de tener siempre reunidas, que ninguno de esos vecinos le inspira confianza; que los anarquistas (no dijo ni una vez argentinos y porteños) eras, los más corrompidos y más falsos; que él bien sabia que no abandonaban la idea de absorber o retacear al Paraguay, pero que el Paraguay los esperaba; que la Confederación Argentina, en puridad de la verdad era un territorio sin gobierno; que era un país perdido mientras estuviera bajo la dirección de hombres de la escuela política que han salido los que predominan allí hoy; y que poco se podía tampoco esperar de otra parte, después de haber presenciado la infame conducta de Urquiza: que él no creía en la definitiva organización de ese país por ahora, que no obstante Pavón, tenía delante largo período de anarquía y de lucha de provincia a provincia.

“No tiene S.E. confianza
–continúa Herrera- en que el general Mitre, a quién califica como el Jefe de los anarquistas, pueda afirmar su poder. Que en cuanto al macaqueismo (sic) S.E. estaba bien preparado. Que los macacos eran de lo más tenaces aunque los mas cobardes enemigos que tenía el país, que se empeñaban en traer sus límites dentro del territorio paraguayo, pero que éste no lo permitiría, de ninguna manera; que tan poca fe tenía en los brasileros como en los anarquistas; pero que aún es el caso de que esos dos enemigos formen alianza contra el Paraguay, éste está preparado; y que esto no era imposible, pues que ya no sería la primera vez que los brasileños, que no se atreven a venir solos, aún buscado la alianza de los anarquistas”.

Esta política de enredos que había visto Rosas y que ahora veía López claramente, no es advertida por los porteños, que en vez de aliarse con sus amigos naturales, lo hace con su enemigo histórico para ir contra el Paraguay, dividiendo de esa forma definitivamente a las hermanas Provincias Unidas del Río de la Plata.

                          

Fuentes:

- Riquelme Manuel. Héroes. Compendio de la Guerra de la Triple Alianza
- La Gazeta Federal
www.lagazeta.com.ar


Artículos relacionados:

-
O imperio mais grande do mundo
- Confesiones del Imperio
- Despacho de Caxias (Informe al Emperador)
- Brasil y la Banda oriental
- Independencia de Brasil
- Nacimiento de F.Solano López.
- Guerra del Paraguay
- Alberdi y el Paraguay (Polémica Mitre-Alberdi)
- Rosas y el Paraguay (Independencia del Paraguay)
- Rosas y al República de Río Grande do Sul.
- El "sabido correspondente".
- El grande alma de Juan Manuel
- Sarmiento y Paraguay

Fuente: www.lagazeta.com.ar

La Gazeta Federal en Facebook   La Gazeta Federal en Facebook



Inicio