Home
Inicio



QUEMA DE LOS PAPELES DE BELGRANO (Expedicion al Paraguay)
                          

Manuel Belgrano.    

Manuel Belgrano



(01) Antecedentes
(02) Los porteñistas
(03) Quema de papeles
(04) Fuentes
(05) Artículos relacionados.


Antecedentes

Durante al
semana de mayo de 1810, en Buenos Aires se había subrogado al Virrey Cisneros por una Junta que gobernaría “en nombre de Fernando VII”. Era esta una frase de mera declamación política para convencer a las provincias del interior para que se adhieran a la revolución, pero sin ninguna intención de cumplirla.

Al algunas provincias no solo no lo creyeron ni se adhirieron a la revolución, si no que se preparaban para resistirla, pues tenían la intuición y sospecha cierta, que Buenos Aires, auto erigida en “Capital” del nuevo estado, pretendía someter a las demás a su voluntad, pese a que pedían el envío de Diputados a la “capital”, para representarlas. Era ese el caso de Córdoba, Alto Perú, Montevideo y el Paraguay.

En Córdoba la resistencia fue rota por el envío de una expedición punitiva que puso fin a la resistencia por la fuerza y el fusilamiento en Cruz Alta a Santiago de Liniers y sus allegados. La misma expedición tomaba rumbo al Alto Perú para sofocar a los rebeldes. Montevideo y Asunción se mantenían leales a las autoridades peninsulares.

Con el Paraguay, Buenos Aires mantenía una actitud de doble juego. La Junta cantaba loas a la libertad y la hermandad paraguaya a través de enviados con segundas intenciones, pero por otra parte presionaba y hostilizaba de todas formas al Paraguay. La misión Espíndola había fracasado rotundamente con la fuga del Comisionado. También había fracasado la misión Arias. En vez de tratar de ganar lealmente la voluntad paraguaya, la Junta acudía al engaño o a la fuerza. Bloqueaba el río Paraná a todo tránsito hacia y desde Paraguay, y detuvo en puerto de Corrientes los buques mercantes de giro paraguayo, que fueron rescatados por una expedición naval armada que se presentó frente a la ciudad de Corrientes, exigiendo y consiguiendo la liberación de buques, mercaderías, tripulación y pasajeros retenidos.

La Junta preparaba una expedición punitiva contra Paraguay al mando de Manuel Belgrano, para imponer la voluntad de Buenos Aires. Mientras tanto, Asunción no dormía. Las autoridades españolas, que habían jurado el Consejo de Regencia en el Congreso de julio del 24 de julio de 1810, preparaban la defensa de su territorio según lo dispuesto en dicho Congreso, con la formación de una Junta de Guerra.

El Alto Peru y Montevideo, leales al Consejo de Regencia, ponen sus ojos en Asunción. Desde Montevideo, el gobernador Joaquín Soria remitía una nota fustigando la conducta de la Junta y anunciando una expedición punitiva contra Montevideo, y expresando la necesidad de una urgente ayuda paraguaya, al tiempo que prometía promisorias relaciones comerciales.

J.M. de Rosas - L.Castagnino

Los porteñistas

Mientras tanto en Asunción, los partidarios de la Junta no quedaban inactivos. Eran en general comerciantes que tenían relaciones culturales e intereses comerciales con Buenos Aires. Criticaban la actitud de Velazco, que fortificaba la frontera Sur del Paraná, en vez de hacerlo en la frontera Este, argumentando que el Congreso del 24 de Julio determinaba defender la frontera para prevenir una posible invasión portuguesa. Pero Velazco sabía de que lado soplaban vientos de guerra, y actuaba en consecuencia.

La actividad de los partidarios “porteñistas” provocaron algunos episodios. Velazco determinó la confinación en el presidio de Fuerte Borbón de un religioso de apellido Vaca y otros diez ciudadanos paraguayos. En los primeros días de noviembre de 1810, era denunciado y procesado en Concepción don José María Aguirre por haber expresado en presencia de un grupo de vecinos, que la Junta de Buenos Aires sabía lo que hacía porque todos los que estaban en ella eran hombres sabios y que el gobernador y sus empleados no querían obedecerla porque iban a perder sus empleos, razón los la cual había que ahorcarlos. (Proceso formado a José María Aguirre por expresiones indecorosas contra el Gobernador Velazco y a favor de los Porteños, en La Nueva Revista de Buenos Aires. XII. 100)


La quema de papeles

Mientras avanzaba la expedición de Belgrano, se mantenía una activa correspondencia entre ésta, la Junta, y los grupos porteñistas de Asunción. En un momento en que la expedición pasaba momentos difíciles,
Manuel Belgrano ordena a un ayudante la quema de correspondencia que pudiera comprometer a los partidarios que la Junta tenía en Asunción:

“…poco antes de esto, me comisionó (Belgrano) como que merecía su entera confianza, para que entresacara los papeles reservados que tenía su equipaje, y los quemase para que de ningún modo cayesen en poder del enemigo; y viendo yo que la premura del tiempo no me permitía la completa substracción de ellos, ni de otros que por su naturaleza importaba el que no se impusiera el enemigo, tomé la determinación de quemar en una hoguera todos los papeles del ramo de la secretaría, y la correspondencia privada con nuestros adictos en aquella provincia.” (Milla de Roca. Relaciones … en Documentos. III. 307)

Los tiempos apremiaban.


Fuentes:

- Chávez Julio Cesar. Relaciones entre Buenos Aires y Paragauy 1810-1813
- La Gazeta Federal
www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

-
Libertad a sangre y fuego
- Bloqueo de Buenos Aires al Paraguay
- Misión Arias al Paraguay
- Misión Espíndola al Paraguay
- Paraguay frente a la revolución de 1810
- Semana de Mayo de 1810
- Rosas y la Independencia de Paraguay
- Independencia de la Banda Oriental
- Rosas y la Independencia de Paraguay
- Rosas y las Fiestas Patrias
- Rosas y el 25 de Mayo
- Cornelio Saavedra (Reseña)
- El Restaurador de la Leyes

Ver en el indice más Historia Argentina.

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio