Home
Inicio



COMBATE DE SANTA ROSA (12 de octubre de 1870)
                          

Ricardo López Jordán
(01) Antecedentes
(02) Combate
(03) Bibliografía.
(04) Artículos relacionados.

Antedecentes (Rebelíón de López Jordán)

Los 16.000 hombres con que cuenta el ejercito nacional no son suficientes para doblegar a al provincia de Entre Ríos. Las fuerzas jordanistas no pueden ser ubicadas por cuanto se mueven hábilmente en un terreno que conocen palmo a palmo y el propio López Jordán fecha sus comunicaciones desde el “Cuartel General en Marcha".

En una carta el teniente Fotheringham, el entonces coronel Roca le decía: “Si López Jordán no se quiebra el pescuezo en alguna rodada, no veo muy bien cuando ni cómo se concluirá esta campaña”, a lo que el joven oficial comenta: “No se si sería elogio a rapidez de movimiento del rebelde, o pequeña burla a nuestra lerdura” (Ignacio Fotheringham. La vida de un soldado)

Por otro lado aumenta deserción de la caballería de los nacionales mientras se incorporan al ejército jordanista. El 30 de julio una comunicación del coronel Vidal a Gelly y Obes da cuenta de esta situación: “Ud, sabe, General que la fuerza desertora de Corrientes que es ya numerosa se presentará si López Jordán invade, que allí mismo hay un partido que es de él, que la actualidad política de la Provincia es mala, que están para romper los partidos disidentes y que si no tomamos las todas las precauciones posibles en esa Provincia pagaremos bien caro nuestra imprevisión”.

En los meses de julio, agosto y septiembre de 1870 los jordanistas tiene preponderancia en la provincia, incluida la prensa como “El independiente” de Concepción, , “La Nueva Era” de Gualeguay, “el Obrero Nacional” de Nogoyá, y “El avisador” de Gualeguaychú. Este último en su edición del 27 de agosto nos da una clara muestra de la modalidad de actuar de “la civilización”: “Por cartas venida del Paraná de fecha 9, nos avisan que el coronel Ayala, Jefe de dicha plaza, ha jurado poner en el primer cantón a la esposa e hijos del general López Jordán, para, en caso de ataque, sean las primeras víctimas”. (Ejemplar en poder de Aníbal S. Vázquez. Paraná)

Pero Sarmiento no se anda con chiquitaje, y el 16 de agosto envía al congreso un pedido de autorización para formar otro ejército de 5.000 hombres. La cámara de diputados aumenta la apuesta autorizando a crear un ejército de 20.000 hombres para agregarlo al que ya se encuentra en la provincia. El Senado rechaza el pedido por falta de fondos, pero “el loco”, lejos de amilanarse, recurre a las tropas acantonadas en la frontera con los indios.

Mientras tanto López Jordán, insurrecciona Goya incorporando 800 hombres a sus filas y el 16 de septiembre con 2.000 hombres ataca y pone en completa fuga en Quebracho a las tropas nacionales. Planea insurreccionar la provincia de Santa Fe en combinación con Silvestre Hernández y Juan Pablo “mascarilla” López, cuyo movimiento se ve frustrado por la detención de ambos.


Combate de Santa Rosa

Para los primeros días de octubre de 1870 el ejército nacional de Ignacio Rivas se encontraba en las puntas del arroyo Yeruá. Gelly y Obes opera en el Departamento de Nogoyá, y para el 11 de octubre estaba en el arroyo Clé, mientras Riva llegaba hasta el arroyo Santa Rosa, afluente del Gualeguaychú, tratando de dar alcance a López Jordán.

El día 12, al cruzar el arroyo Santa Rosa, Rivas recibe aviso de parte del coronel Vidal que decía tener a su frente tres columna jordanista y que otras tres veían en dirección del flanco izquierdo del ejercito nacional, que estaba formado por una brigada de infantería al mando del coronel Ivanvosky, la segunda brigada con cuatro piezas de artillería ”prusiana” y una de montaña a las ordenes de Bernal, y regimiento formado al mando entre otros de Gamarra, Irinaco Ramírez y Luis María Campos, con cuatro piezas de artillería al mando de Bustamante, más las fuerzas de reserva.

Alrededor de la 8 de la mañana suena el primer disparo de cañón. Las fuerzas jordanistas, con unos 3.000 hombres de caballería atacaron por la izquierda, sin poder ser contenidos por la artillería. Según el parte de Rivas las cargas de caballería se suceden “con ímpetu salvaje y con su habitual gritería”. Los “civilizados” llamaban “ímpetu salvaje” a la valentía jordanista, pero Rivas luego rectifica su apreciación: “Quiero hacer un acto de justicia - dice Rivas - , al valor del enemigo digno de mejor causa, muy principalmente a la caballería, que ha dado algunas cargas hasta con desesperación”

Los nacionales, que contabancon poderosa altilleria y modernos fusiles Remington, dan por ganada la batalla, adjudicándose cuatro veces menos pérdidas que el enemigo. El parte del coronel jordanista Pedro Seguí da sin embargo la siguiente versión:

Defendemos la Soberanía de la Provincia
Campamento en marcha, octubre 13 de 1870
Señor Sargento Mayor Don Antonio R. Descalzo
Ayer 12 lo batimos al ejército que comandaba Rivas. El combate principió a la 7 y media de la mañana. Nuestras caballerías triunfaron completamente como se esperaba, quedando reducida la del enemigo a un pequeño número, pues a la primera carga se le desbandaron 400 o 500 hombres y lo que es más, de a pié.
Ya Ud. sabe que con los cañones se pone siempre al abrigo de una derrota completa; así fue ayer. Los tuvimos encerrados por espacio de 4 1/2 ó 5 horas que duró el combate y no siendo posible competir con sus cañones, emprendimos nuestra retirada, y hoy volvemos sobre ellos a hostilizarlos para facilitar el desbande.
Las pérdidas de nosotros son insignificantes, pues no pasaron de 20 muertos y heridos. El enemigo no puede vanagloriarse de estos porque sus pérdidas son considerables. Entre desbandados y prisioneros y muertos alcanzará de 700 a 800 hombres. Todas sus caballadas están en nuestro poder y las que no lo están se han disparado y por consiguiente están a pie, como le digo, y en estado de no poderse mover por muchos días de allí. Pedro P. Seguí.

Francisco Horacio Francou, en su libro “El ama de mis pagos” (Vol.I. Buenos Aires. 1966) nos brinda algunos detalles muy interesantes, sobre todo en en cuanto a la manera de proceder de “civilizados y bárbaros”: “La batalla mas famosa de las libradas fue la de Santa Rosa, - dice - a unos 4.000 metros del arroyo del mismo nombre y en el campo Irungaray, frente a lo de Pascual Irungaray. Esos campos eran de Aurelio Jorge y allí había un enorme “corral de palo a pique” de ñandubay, para encerrar la hacienda “baguala” que abundaba por esos tiempos sin alambrados. Los colorados (así se llamaban dos del gobierno), acamparon cerca del corral y los blancos (así se llamaban los de López Jordán) lo hicieron en el campo de Santa Medarda. La noche anterior a la batalla, el jefe del Estado Mayor, coronel gallo (abuelo materno de Rogelio Carricarte) tenía reunidas cinco mil yeguas para lanzarlas a toda carrera, con cueros secos atados en las colas, contra los cuadros de los colorados. López Jordán no aceptó el plan, porque dijo que era contrario a la leyes”

A los jordanistas, además de la falta y precariedad de armamenteo, y pese a su valor, probablemente los llevó a la derrota precisamente el honorable hecho de respetar las leyes que otros no respetaban.

El 17 de octubre, pocos días después de Santa Rosa, López Jordán recibe una significativa carta del autor del Martín Fierro, José “Matraca” Hernández:

"En la lucha que Ud. se halla comprometido - escribe José Hernández - no hay sino una sola salida, un solo término, una disyuntiva: o la derrota o un cambio general de situación en la República. Cualquier opinión contraria a ésta, será un error político grave, que lo detendrá a usted en su marcha, para perderlo al fin.
Urquiza era el Gobernador Tirano de Entre Ríos, pero era más que todo el Jefe Traidor del Gran Partido Federal, y su muerte mil veces merecida, es una justicia tremenda y ejemplar del partido otras tantas veces sacrificado y vendido por él. La reacción del partido, debía por lo tanto iniciarse por un acto de moral política, como era el justo castigo del Jefe Traidor.
Opino pues que para no empequeñecer su movimiento, debe usted tomar esa reacción como punto de mira política. Hacen diez años que Ud. es la esperanza de los pueblos, y hoy, postrados, abatidos, engrillados, miran en Ud un salvador”
(Aníbal S. Vázquez. José Hernández en los entreveros jordanistas. Paraná. 1953)

DVD HISTORIA DVD de musica de La Gazeta Federal
Bibliografía:

- Chávez, Fermín. Vida y muerte de López Jordán. Edit. Theoría
- Obras citadas
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

Artículos relacionados:

- Las vísperas de Caseros
- Combate de Ñaembe
- Combate de Santa Rosa
- La "carnicería"de Don Gonzalo
- Urquiza
- Caseros y el milagro de Braganza
- Caseros: el principio del fin
- Mitre
- Cria cuervos...
- Juan Manuel de Rosas
- Lo que Rosas no hizo
- Rosas no ha muerto

Ver más batallas y combates en el indice.
Ver más biografías en el indice.

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio