Home
Inicio


ARTIGAS Y LA INVASION INGLESA DE 1806
                          


José Gervacio Artigas    
Protector de los Pueblos Libres.    
José Gervasio de Artigas

(01) Artigas en la defensa de Bs.As.
(02) Testimonio de Artigas
(03) Testimonio de Ruiz Huidobro
(04) Fuentes.
(05) Artículos relacionados.


Artigas en la defensa de Bs.As.

Ya por aquellos tiempos se rumoreaba sobre una posible invasión inglesa a las colonias americanas. Se anunciaba el arribo de un convoy británico a aguas lusitanas, cuya noticia alarmó a los habitantes de Montevideo, ante la sospecha que obedecían a intenciones de conquista.

Comandaba esas fuerzas navales Sir David Baird, figurando entre los acompañantes Sir Home Popham y Sir William Bereseford, y si bien se supo a posteriori que iba dirigida a la conquista de la colonia holandesa de Cabo de Buena Esperanza, en el momento causó alarma en el Río de la Plata.

En previsión de un ataque inglés, un acaudalado saladerista español de Montevideo, Juan José Seco, equipó de su propio peculio un escuadrón de 200 hombres armados, que puso a disposición del gobernador Ruiz Huidobro. Otra vez entra Artigas al ruedo, asumiendo la jefatura que le fue ofrecida de este cuerpo volante. Sobremonte por su parte, reforzó la plaza de Montevideo con una compañía de dragones traídos desde Buenos Aires.

Artigas suspende entonces su licencia y se reincorpora a la milicia donde cumplirá importante actuación. A sus órdenes se ponen 300 voluntarios armados de espada, carabina y chuzas, en su mayoría hombres de campo, a los que se suman sesenta y ocho presos liberados de la Real Ciudadela de Montevideo, entre los que se encuentra el mismo cuatrero portugués Mariano Chávez que años atrás se rindiera ante Artigas (Ver El Blandengue)

Bien montados, recorrían la costa desde el Buceo hasta la costa del arroyo Pando, oteando el río desde las alturas de la costa y dando aviso a Montevideo mediante señales de humo durante el día o fuego durante la noche.

En 1806 se avista la flota inglesa en el Río de la Plata, pero siendo Montevideo una ciudad amurallada, la flota inglesa, al mando de Popham, pasa de largo y se dirige directamente a las costas de Buenos Aires y desembarcan tropas al sur de la ciudad.

El Virrey Sobremonte huye hacia Córdoba y las tropas al mando de Beresford, después de algunas refriegas, entran triunfantes en Buenos Aires el 27 de junio de 1806, ante la bronca y la impotencia de la mayor parte de la población, salvo algunas “señoras paquetas” que desde las persianas entreabiertas saludaban a “los elegantes escoceses” que con sus polleritas a cuadros avanzaban por las calles despejadas al compás de las gaitas. Y como siempre, no faltaron traidores. Los ingleses se apoderan de la ciudad, estableciendo gobierno, y hasta logran la adhesión de algunos habitantes que se sometían a la nueva situación, mientras otros emigraban para no firmar el compromiso de fidelidad a “Su Graciosa Majestad”.

Pero lo único de “graciosa” que tenía Su Majestad para los habitantes del Río de la Plata era el nombre, porque la población en general tenía gran aversión a los ingleses, sobre todo en las clases bajas, y mientras en Buenos Aires masticaban la bronca, en Montevideo se preparaban para auxiliar a sus vecinos.

De inmediato comienzan a movilizarse en Montevideo para la reconquista. El Gobernador Ruiz Huidobro es nombrado Virrey y éste designa a Santiago de Liniers, -marino de origen francés y al servicio español-, para que se encargue de los preparativos.

La causa tuvo gran adhesión entre la población en general, que colaboraba en la medida de sus posibilidades, y el propio padre de Artigas, Don Martín, entregó caballadas sin compromiso de devolución.

Al principio se pensó que José Artigas participaría en la expedición a cargo de la caballería de Blandengues, pero ésta quedó en Montevideo de resguardo de la ciudad, decidiéndose enviar infantería para la reconquista. Pero cuando los diecisiete buques y barcazas partieron con tropas desde Colonia, Artigas se presentó ante Ruiz Huidobro pidiéndole ser de la partida. El Gobernador accede y le ordena que lleve correspondencia a Liniers, y esperara para volver con noticias de los acontecimientos.

Artigas parte de inmediato, y llega a Buenos Aires en el preciso momento que las tropas, ayudadas por el pueblo, arrastraban a mano y cincha de caballo los cañones desde la Plaza del Retiro al centro de la ciudad, acción en la que toma parte Artigas.

Las tropas llegan a la Plaza Mayor y ponen sitio al fuerte, ocupado por los ingleses. La lucha es ardiente y tras la pérdida de no pocos hombres de tropa y oficiales, los ingleses se rinden el 12 de agosto de 1806.

Inmediatamente Artigas se retira para dar parte en Montevideo, pero una tormenta hace naufragar la frágil embarcación que lo conduce, y perdiendo sus aperos, pone a salvo los papeles y a nado alcanza la costa para dar noticias de lo sucedido. Los tesoros reales ya iban rumbo a Inglaterra. Aún antes de enterarse de la reconquista, el botín era transportado en grandes carros por las calles de Londres con la leyenda “Tesoro – Popham – Beresford – Buenos Aires – Victoria”


Testimonio de Artigas

Para una mejor comprensión de la participación de Artigas en la primera invasión inglesa, recurrimos a su propio testimonio relatado en el “Expediente de servicios del vecindario de Montevideo en la guerra contra los ingleses”, existente en el Archivo General de la Nación de Uruguay.

“Don José Artigas, ayudante mayor del cuerpo veterano de caballería de blandengues de las fronteras de esta plaza, de que es primer comandante el sargento mayor don Cayetano Ramírez Arellano. Certifico que hallándome enfermo en esta plaza, supe que se preparaba en ella, de sus tropas y vecindario, una expedición a las órdenes del capitán de navío don Santiago de Liniers, actualmente virrey de estas provincias, para reconquistar del poder de los enemigos la capital de Buenos Aires, con cuyo motivo me presenté al señor gobernador don Pascual Ruiz Huidobro, a efecto de que se me permitiese ser uno más de los de dicha expedición, ya que no podía ir con el cuerpo de que dependo, por hallarse éste, en aquella época, cubriendo los varios puntos de la campaña, lo que se sirvió concederme dicho señor, ordenándome quedase yo en esta ciudad (como lo verifiqué), para conducir por tierra un pliego para el citado don Santiago de Liniers, destinándome después este señor al ejército nuestro, que se hallaba en los Corrales de Miserere, de donde pasamos a atacar el Retiro, en donde advertimos que la tropa, milicias y demás gente de que se componía la citada expedición, y a un número de aquel pueblo, que se juntó en aquel paraje, se portaron con el mayor espíritu y valor. Rendidos los enemigos a discreción, regresé desde aquella plaza con la noticia, por ser la comisión a que mi dirigía por el nombrado señor gobernador, que es cuanto puedo decir bajo mi palabra de honor, en obsequio de la verdad y la justicia.

Montevideo, 10 de junio de 1808

José Artigas”


Nótese en algunos detalles de la nota, que Artigas no fue a Buenos Aires “a defender lo ajeno, sino lo propio”, sentimiento de pertenencia a las “Provincias Unidas” que guardó siempre, hasta su muerte, como veremos.


Testimonio de Ruis Huidobro

Ruiz Huidobro nos brinda detalles adicionales:

“El Ayudante Mayor de Blandengues don José Artigas acaba de regresar de Buenos Aires en una comisión interesante de real servicio en que fue destinado por mi, y en la que estuvo por perecer en el río, por haber naufragado el bote que lo conducía, en cuyo caso perdió la maleta de su ropa de uso, apero, poncho y cuanto traía; por cuya pérdida y los gastos que le ha ocasionado la misma comisión, estimo de justicia se le abone por esta Real Tesorería del cargo de usted, trescientos pesos corrientes, y se lo aviso para su debido cumplimiento a la mayor brevedad.

Dios guarde a usted muchos años

Montevideo, 15 de agosto de 1806

Pascual Ruiz Huidobro. Señor don Ventura Gómez”



Fuentes:

- Castagnino Leonardo. Artigas. Protector de los Pueblos Libres
- Pereda Setembrino. Artigas. p.62
- Reyes Abadie, Washington. Artigas y el federalismo en el Río de la Plata
- Obras citadas
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar


Artículos relacionados:

- Artigas, "El blandengue"
- Artigas y la invasion de 1807
- Jose Gervacio Artigas
- Brasil y la Banda Oriental
- Invasion portuguesa
- Invasion porteña
- El agente en Río
- Se nos vienen...
- El doble juego
- Toma y daca
- Nueva Metrópoli
- Artigas
- Artigas y el librecomercio
- Asamblea del año XIII
- Andresito Guacurarí
- Artigas y el revisonismo histórico" (conferencia de José Maria Rosa )
- Bandeirantes y otras yerbas
- Cepeda (1820)
- Tratado de Pilar

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio