LOS CHICOS "DE LA CIUDÁ"                           

(Por LC / Relatos verídicos recopilados por el autor)

Los pollos...

Historias de La Pampa - Leonardo Castagnino

Dicen que cuando los chicos de la ciudad van por primera vez al campo, vuelven cansados pero contentos, y contando las novedades:

-Mamá...¿a que no sabes que vi en el campo?
-¿Qué viste querido?
-Los pollos caminando crudos.

Esto que parece mentira, y hasta despectivo, tiene su semejanza con anécdotas reales.

Las hélices...

Tengo un primo nacido y criado en el campo, provincia de Buenos Aires. Estudió veterinaria en la Capital, y se casó y se estableció en San Fernando, una localidad de mucho “ambiente náutico”. Lo chicos sabían ir desde chicos al Club San Fernando, donde navegaban con el abuelo, y hasta hicieron alguna experiencia desde chicos.

Mi primo, fanático de las cosas criollas, quería que los hijos al menos conocieran algo de las cosas criollas, y como él trabajaba en el interior de la provincia y viajaba regularmente, un día cargó los chicos en al auto, y se los llevo a todos a una jineteada.

Los chicos miraban todo con curiosidad, inclusive a esos “gauchos” que habían visto en los libros o por la televisión, pero nunca habían visto en la realidad, ni de lejos.

Andaban entre la gente del público, mirando para todos lados, y uno de los chicos, del ambiente náutico, le pregunta:

-Papi…¿Por qué los gauchos tienen hélices en los talones?

Los suecos...

Esa noche durmieron en el campo, y al otro día los levantó temprano, y como no podía ser de otra manera, los iba a llevar a “andar a caballo”.

Agarró tres caballos mansos y los arrimó a la pieza de los aperos. Mientras los ensillaba, los chicos que no entendían mucho, andaban entre los caballos, demasiado cerca de las patas. Mi primo no les prestaba mucha atención, porque eran “mansos”, pero uno de los chicos le advierte a otro: -Cuidado Martín, que el caballo te va a pisar con los suecos.

Los pulóveres...
Cuando volvieron a Buenos Aires, a los pocos días pasan por una talabartería, y en la vidriera habia un cuero de vaca holando:

-Mirá Martín, un saco de la vacas...
-No Maria- le aclara el padre.
-Bueno…- le contesta de mala gana- los pulóveres.

Parecen mentiras...pero son reales.

Leonardo Castagnino

Copyright © La Gazeta Federal

                          
Ver más anécdotas en el : Indice

Fuente:

- Castagnino Leonardo Historias de La Pampa. Anecdotario

Articulos relacionados


Los chicos "del campo"
Don Pedro Yeti
El Tola Cañada
Don José Casarrota
...es de Catriló?
Bala
Juan Sengo
El paisano Plaza
La canchita
Los descolgados
A ochenta...y capota baja
El "perro satelital"
La "Práctica de Bernoulli"
El Beto Casal: me le copié todo...

Fuente: www.lagazeta.com.ar



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook





Inicio