Home
Inicio



DON FRUTOS
                          


Fructuos Rivera.     Fructuoso Rivera

01 Los aliados
02 Referencias
03 Fuentes
04 Artículos relacionados

Don Frutos y sus aliados.

Fructuoso Rivera, apodado don Frutos, era un gaucho taimado nacido en la campaña oriental. Trataba a los gauchos con predilección “tomando de los bolsillos de los ricos fondos para distribuir entre los pobres –dice el almirante Le Blanc de la flota francesa- con los que se procuraba popularidad”. Rosas lo apodó "pardejón" (1)

Pero no sólo a los ricos les tomaba fondos. También tomaba fondos de los desprevenidos que caían en engaños y trampas. El general Paz referirá lo dicho por el científico Aimé Bombland, allegado de Rivera, quien le decía; “El general Rivera me ha referido hechos de su mocedad que no le hacen honor, como si no se apercibiera que, tan lejos de ser una virtud, debieran causarle vergüenza. Me refería un día que, de acuerdo con otro pillo, hicieron una expedición a un pueblo de su país llevando secretamente una partida de barajas o naipes compuestos, con los que desplumaron inhumanamente a todos los aficionados. Otra vez hizo otra excursión a correr carreras donde, corrompiendo a los corredores de profesión, hizo que sus caballos, que no eran mejores, llevasen el vencimiento de todas las carreras. Lo más singular es - continuaba – que lo decía con un aire de satisfacción que probaba estar lleno de ella dentro de si mismo”.

Don Frutos dilapidaba el dinero que le daban sus aliados, sin cumplir con ninguno. Deffaudis, en un informe al gobierno francés, traza un paralelo entre Rosas y Rivera: “Rosas obra según su voluntad calculadora y persistente, Rivera por instintos desordenados y caprichosos; Rosas somete y doblega todo lo que se la aproxima, Rivera se deja llevar por los que le rodean; Rosas admite las ideas de prácticas de Europa que lo que le conviene para su mejor éxito de sus planes; Rivera desprecia todo eso y persiste en creer que no hay nada mejor que sus guerrillas criollas con las que siempre es derrotado”.

Para 1938 don Frutos vio que los vientos le eran favorables. Apoyado por los unitarios exilados en Montevideo, el 2 de noviembre de 1838 propone una alianza con los franceses, para que estos “declaren a Rosas fuera de a civilización y lleven la guerra a su persona”. Los cónsules de Francia y el contralmirante Le Blanc acordaron en una conferencia, “No dejar escapar esta ocasión favorable para someter a Rosas o derrocarlo y establecer la influencia la influencia de Francia a la vez en Buenos Aires y Montevideo”. Nada de eso sucedió; los franceses tuvieron que avenirse a las condiciones de Rosas, y don Frutos terminó perdiendo hasta el chaleco en la disparada, después de su derrota en Arroyo Grande.

El 11 de octubre de 1838, los franceses se apoderan de la isla Martín García. Los unitarios se coaligaron con la alianza contra Rosas. En Buenos Aires, la Gaceta Mercantil publicaba: “…Ya que se nos fuerza a la guerra, corramos a las armas para no dejarlas sino cuando hayamos asegurado nuestra independencia y libertad”. Heridos en el sentimiento patriótico, las masas populares de dispusieron a defender a Rosas.

Apoyado por franceses y unitarios, Rivera desplaza a Manuel Oribe del gobierno oriental. y en marzo de 1839, entre compases de baile en una fiestas de disfraces, don Frutos firma la declaración de guerra contra Rosas, sin quitarse la máscara y con los guantes puestos.

El gobernador de Corrientes, Berón de Astrada, que en principio se había dirigido a Rosas diciendo que el bloqueo a las provincias confederadas determinaba “la necesidad de reunir su poder para repeler con la fuera al enemigo invasor”, poco después se unía a los invasores declarando al guerra a Buenos Aires, que designa a Echagüe para que lo combata. En la sangrienta batalla de Pago Largo, Berón de Astrada perdería la vida y una lonja de su espalda.

Rivera se mantenía inactivo y en actitud esquiva y dudosa. Ante el cariz de las circunstancias, don Frutos le ofrece la paz a Rosas, que éste rechaza. “…vive del robo y de la mentira –decían sus aliados. “Las proezas del ejercito oriental a las órdenes del célebre Fructuoso Rivera –anota en su diario al contralmirante Le Blanc- se limitan al pillaje. Mientras los correntinos combaten y mueren por una causa común, su aliado lo abandona a su fortuna y se ocupa pro su cuenta en saquear a su beneficio el país. ¡Que conducta¡ ¡Que hombre!

Mientras tanto los unitarios, dirigidos por la comisión de exiliados, complotan contra Rosas. En Buenos Aires estalla la conjuración Maza, y en la campaña un grupo de hacendados se levantan contra el gobierno. Lavalle, apoyado por los franceses inicia su “cruzada libertadora”. Domingo Cúllen y el agente francés Duboué, comisionado por Rivera, provocan el levantamiento de algunos gobernadores, e intentan adherir al resto.

Así les fue...


JUAN MANUEL DE ROSAS. La ley y el orden Referencias:

(2) "Pardejón": Apodo dado por Rosas a Fructuoso Rivera. En La Gaceta Mercantil del 22 de junio de 1843, se explicó el sentido del mote, tan conocido por entonces, que Rosas aplicó al caudillo uruguayo. “Pardejón – dice el redactor - , significa el macho toruno que llega a encontrarse en algunas crías tan malísimo y perverso que muerde el y corta el lazo, se viene sobre él y atropella a mordiscones y patadas, que jamás se domestica, y que si alguno de ellos llega a ser amansado, a lo mejor traiciona y pega una o dos patadas al jinete que lo carga, que lo ensilla o que lo monta. Así es que siendo tan de malas mañas, para designar un hombre perverso lo llaman los paisanos pardejón”. El 1° de noviembre de 1839, el comandante del Fuerte 25 de Mayo, José Maria Plaza, le expresaba al coronel Corvalán, edecán de Rosas, en una nota: “Muera el asesino agonizante parduzco pardejón Rivera, que se metió de puro bestia a declararnos la guerra”


Fuentes:

- Ibarguren Carlos: Juan Manuel de Rosas. Su vida, su drama, su tiempo.
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar


Artículos realcionados:

- El pardejon nos declara la guerra.
- La "mulita por el rabo"
- Guerra contra la Confederación Peruano-Boliviana
- La guerra del Paraná
- ¿Terminó la guerra?
- Las medias de lana
- La conspiracion de Maza
- La bandada de pájaros
- Los "auxiliares" unitarios
- Las actitudes unitarias
- La picardía de Rosas
- La sagacidad de Rosas
- Rosas, la roca nalterable
- El Restaurador de las Leyes

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLa Gazeta
Federal


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Home