Home
Inicio



EL PARACAIDAS

El "Cono" era un inventor nato; dueño de una frondosa imaginación, sus inventos fueron famosos en Catriló y la zona.

Un sábado nos habíamos juntado unos cuantos en el patio de Pía. Éramos una barra: el Beto Biscaro, Peca Scarpetta, Chimango, Caramelo y el Gorila Otrico entre otros. El Cono se había armado una herrería en el fondo del patio; hasta fragua le había puesto, y estaba fabricando un karting con rulemanes.

Al rato apareció el loco Branda con un muñeco y una especie de gomera, que lo impulsaba como a diez metros para arriba, desplegaba un paracaídas y caía flotando en el aire. Fue la sensación y el comentario de todos. El Cono le echó una mirada, lo probó dos o tres veces y comentó: “está bueno”.

Cono siguió enfrascado con la herrería, pero al rato pasó el avión Seesna del gordo Balbuena tirando papelitos de propaganda del "Remate Feria" de Quénuma y entonces Cono se incorporó mirando el avión:

- Me voy a hacer un paracaídas – dijo.

- Comprate uno - le dijo el loco Branda.

- No. Me voy a hacer uno de verdad.

Al principio nos miramos y hubo algunos comentarios, aunque no nos extrañó demasiado.

- No creo que el gordo Balbuena te preste el avión – dijo el gorila

- No importa – le aclaró Cono - mirá la altura que tiene el molino.

Nos embalamos enseguida; Cono le escamoteó unas sábanas de dos plazas a Pía, el Beto Biscaro trajo de la tienda una tijera de sastre, y el Afredo consiguió piola y algunos elementos más en “Casa Branda”. Al rato estábamos manos a la obra.

Al rato Pía echó en falta las sábanas y protestó fuerte, pero ya estaban cortadas; doña Felisa, que estaba hilando lana en el corredor, intuyó algo raro y se tomo tres genioles al hilo. Para las diez de la noche, el paracaídas ya estaba casi listo.

- Mañana domingo lo probamos – dijo Cono – cuando mi vieja se vaya a misa.

- Si, mejor que tu vieja vaya a rezar a misa - dijo el gorila – por si pasa algo.

La noticia se filtró, porque al otro día aparecieron algunos espectadores más. Eramos como nueve o diez.

- No armen barullo – dijo Cono – si la abuela Felisa se aviva va a armar escándalo y si se entera mi viejo me faja - y comenzó a trepar al molino con el paracaidas a la espalda.

- Apartémonos un poco – aconsejó Beto - a ver si éste mata a alguien.

El molino era bien alto, pero algún cálculo aerodinámico debe haber fallado, porque tuvieron que venir varios vecinos con una escalera larga para desengancharlo a Cono de arriba del pino. Menos mal que lo atajó el follaje, porque si nó, le abolla todo el galponcito a los Mencaccini.

(Anecdotario de HT)

Ver más anécdotas en el : Indice

- Don Pedro Yeti
- El Tola Cañada
- Don José Casarrota
- ...es de Catriló?
- Bala
- Juan Sengo
- El paisano Plaza
- La canchita
- Los chicos "de la ciudá"
- Los chicos "del campo"
- Los descolgados
- A ochenta...y capota baja
- El "perro satelital"
- La "Práctica de Bernoulli"
- El Beto Casal: me le copié todo...
- Bala perdida
- El alambrado puesto
- La Plomada miente
- El gato chofer
- Derrape en calle de tierra.
- El helicóptero

Fuente: www.lagazeta.com.ar



Inicio